domingo, 14 de noviembre de 2021

AlfonsoyAmigos en la Sierra Norte de Guadalajara - Hayedo Tejera Negra

 

Hasta al mismísimo despertador ha tenido hoy pereza para ponerse a sonar pero, afortunadamente, ha cumplido puntual con su encargo


AlfonsoyAmigos


Había que madrugar, no quedaba más remedio, pues por delante teníamos largo trayecto en coche hasta nuestro punto de encuentro y ni el reciente cambio horario iba a impedir que este domingo nos pusiéramos en carretera bajo el manto de la noche.


AlfonsoyAmigos

Sabíamos que ni alineándose los astros iba a ser esta una ruta multitudinaria, pues requería de la conjunción de Júpiter y Saturno y de una gran dosis de voluntad que en esta ocasión sólo han logrado hacer aflorar: Ángel, Juan, Jesús Blanco, Luis Ángel, Patrick, Rafa y Alfonso.


AlfonsoyAmigos

Probablemente ya todos desayunados en casa, pero el intento de tomar un café de refuerzo en Cantalojas ha resultado fallido. Todo cerrado a nuestra hora de llegada. La próxima vez, un termo a la mochila.


AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

Se ve que presentíamos una mañana fresca y hemos acertado poniéndonos los culotes largos. El sol ya está presente a primera hora, pero le cuesta hacerse notar y se aprecia con claridad que durante la noche ha caído una buena helada.


AlfonsoyAmigos

Apenas un kilómetro y medio y nos encontramos a las puertas del Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara y el Hayedo de la Tejera Negra. En el aparcamiento ya vemos a quienes han madrugado más que nosotros. Es que hay gente para todo.


AlfonsoyAmigos

En la primera bifurcación, cogemos la pista de la derecha para ir en busca de los primeros desniveles que nos ayudarán a calentar las piernas, marcando altura a 1551m para tomar después un pequeño respiro en descenso.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Prácticamente no nos detenemos hasta alcanzar el Collado del Puerto de los Infantes (1484m), en el límite de la provincias de Guadalajara-Segovia, donde nos detenemos por unos minutos con la vista puesta al norte, para mirar sin ver que al otro lado se encuentra la localidad de El Muyo, que en muchas ocasiones fue punto de partida de nuestras rutas por estos lares.

 

AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

De haber partido de tierras segovianas como otras veces, hubiéramos tenido que alcanzar el mismo punto en el que nos encontramos, pero superando una fuerte subida conocida como la “Cuesta de Revienta Burras” (por algo será), que a ninguno se nos escapa del recuerdo.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

En esta larga sucesión de toboganes que componen nuestra ruta ahora nos toca descender, dejando atrás tres pequeños afluentes del arroyo del Puerto. Avanzamos a buen ritmo y disfrutamos de las vistas hacia tierras alcarreñas.



Sube, baja, sube, baja, avanzando por la pista. A los pies de la ladera de Cabeza Gorda estamos atentos para coger desvío por la izquierda, disfrutar de las espléndidas vistas y hacernos unas fotitos ¿cómo no? Después, dejarnos caer con habilidad por trialera hacia el río Lillas, que recoge aguas de un montón de afluentes y a pesar de ello se deja vadear sin problemas.


AlfonsoyAmigos

Estamos en el aparcamiento principal del Parque, pero nos espera un largo ascenso de casi ocho kilómetros hacia el Collado del Hornillo (1626m), cruzándonos en el primer tramo con los vehículos que acceden en sentido contrario.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Rodamos por zona de umbría donde el frío de la noche aún no se ha recuperado y ha dejado zonas heladas en la carretera que provocarán un buen resbalón de Jesús y Rafa, haciendo que ambos acaben por los suelos. Han recibido un buen golpe, pero se irán recuperando poco a poco.


AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

Abandonamos zona de vehículos desviándonos por la derecha y nos adentramos en zona de pinos y robles, aunque ya alcanzamos a ver las primeras hayas. Por aquí hubiéramos podido ver, generaciones atrás, a los carros transportando el carbón producido en las carboneras del hayedo.


AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

Tenemos delante el gran rótulo de madera que nos indica que estamos en pleno Parque Natural del Hayedo, el mismo que durante tantos años ha servido de decorado para una foto de nuestro Grupo. En esta ocasión, también. No tenemos pase a la Senda de las Carretas, seguimos adelante.


AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

Desde la Loma de Calamorro iniciamos rápido descenso, sin perder de vista por nuestra izquierda el arroyo del Hornillo y disfrutando del hermoso colorido que nos rodea, provocando que desviemos la vista continuamente con el riesgo de realizar mal trazado de alguna curva.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos


Cuando ya llevamos recorridos casi 32 kms, optaremos por abandonar el recorrido circular para adentrarnos un 4 kms más en la zona permitida del hayedo, aun sabiendo que después tendremos que recuperar esta distancia y los desniveles que ahora estamos perdiendo. Ladera abajo, por nuestra izquierda, discurre en mantillas el río Sorbe, tras nacer en la cercana Sierra de Ayllón.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Hayas, robles melojos, pinos silvestres, tejos, acebos y abedules ofreciendo su mejor estampa, aunque nuestro pobre conocimiento no nos permite diferenciarlos. Una auténtica maravilla y disfrute para la vista y el olfato fino.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Tras regresar al punto el desvío, nos encontramos con fuerte descenso que tomamos con precaución hasta vadear el arroyo del Hornillo, justo antes de tener que meter plato grande y que apretar los riñones para remontar las cuestas que se nos ofrecen cariñosas. Quinientos metros durísimos pero, algunas veces, es de agradecer que las pistas estén más niveladas y arregladas que tiempos atrás.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

La pedalada se suaviza a partir de ahora, avanzando por lo más profundo de un hermoso valle que zigzaguea entre verdes praderas. Más adelante, los dos valles se unen y el río Lillas cede protagonismo volcando sus aguas sobre el río Sorbe.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

No faltarán algunas pequeñas lomas que remontar cuando ya las piernas están algo resentidas, pero el ritmo aumenta en los kilómetros finales, con la euforia de todos por la genial ruta que nos hemos marcado y que en el sentir general casi se nos ha hecho corta.


AlfonsoyAmigos

Ya en el Camping Bonales recibiremos formidable trato y unos suculentos bocatas de gran tamaño que con tartas, café y muchas risas darán por finalizada nuestra jornada.


AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Dicen, que aquel que regresa de una aventura no es el mismo que se fue. Puede que tras la ruta de hoy algo hayamos cambiado pero, no tanto como para que no nos hayan reconocido a nuestro regreso a casa.


¡¡Hasta la próxima!!


AlfonsoyAmigos

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Sígueme en Instagram

3 comentarios:

  1. Nunca un madrugon de tal categoría y un desplazamiento con tantos kilómetros tuvo tanta recompensa para un día tan excepcional.
    Viva la bici!!

    Grandioso dia.
    Un abrazo para todos.

    Pues eso, nos gusta la bici........?

    ResponderEliminar
  2. Tanto la crónica como la fotos, todas las fotos son geniales pero, no muestran todo el esplendor vegetal del parque natural y lo que disfrutamos en una ruta conocida pero dura, se hace fácil, por lo expuesto y porque la excelente compañía.

    A mi madrugar me cuesta menos, ya me lo decían hace años, cuándo es algo que me gusta, hace años era jugar al fútbol, y ahora es acudir a la "llamada" de AyA y es que me gusta la amistad que me brindan todos sin excepciones y que me gustaría que para todo fuera igual, diferencias tenemos, lógico.
    Pero, nos gusta la aventura, conocer lugares, compartir experiencias, etc.
    Y nos gusta la bici...

    Ayer, despues del bocata y del limón con cerveza, nos despedimos con abrazos y de Jesús hasta que quiera volver, comentando el buenísimo y no exagero, sabor de boca que nos dejó el día.
    Antes de poner el coche en marcha puse el Waze para que me llevase a casa lo más rápido posible.
    Para sorpresa mía la ruta recomendada era por Azuqueca de Henares y por más que miraba la otras posibilidades, era la mejor.
    Y fue mejor, mucho mejor y rápida.

    Cuándo salí de Cantalojas giré a la derecha en vez de la izquierda por donde llegué, en busca de un café a Cantalojas... y, no sé si alguien más hizo lo mismo, me adentré en una carretera durante 35 km. más o menos en los que fui solo, adelanté a una caravana y me crucé con tres o cuatro coches.
    El espectáculo de paisajes otoñales fue magnífico y lugares como el puerto del Campanario o pueblos como Zarzuela de Jagraque, fácil de recordar, Cogolludo..
    Cómo iba solo pues recordaba con satisfacción lo recién vivido, incluido el madrugón y me acordaba de mucho miembros A&A de rutas como el Cañón del Río Lobos, el Huecar en Cuenca, La hirala cerca del Hayedo de Montejo, cuando empezábamos en el Muyo y muchas más, en las que hacemos más "habituales" como el Collado Hornillos o Lagasca..., y está claro nos gusta la bici pero, nos gusta creó, juntarnos compartir amistad, experiencias, risas, averías, viajes, algún dolor...y lo que nuestra vida particular nos deja, porque nos limita en ocasiones, dónde no puedes decir que no y en otras porque las circunstancias en donde no se alinean los astros, te dejan en tierra..

    Lamentó el soponcio.

    Gracias por estar ahí

    Sed felices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la crónica y las fotos son chulísimas. Muchísimas gracias Alfonso por todo. Es un placer pedalear con vosotros y leyendo la crónica y viendo las fotos saboreo otra vez la ruta y las emociones vividas.
    Muchas gracias a todos por hacerme
    participe de tan buenos momentos.Y éso, viva la bici!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.