domingo, 31 de enero de 2021

Embalses Puentes Viejas, El Villar y El Atazar con AlfonsoyAmigos

 

El domingo es para descansar, sí, pero después de la ruta con AlfonsoyAmigos

AlfonsoyAmigos

Por culpa del coronavirus y su alto índice de contagio, ya nos resulta sobradamente complicado encontrar destino para una nueva convocatoria y encima tenemos que bregar con fuertes temporales que empujan la lluvia de acá para allá impidiendo que se realice una predicción coherente.

AlfonsoyAmigos

Pues nada, ¡qué se le va a hacer!, se fija un destino y los afortunados que podemos allá que vamos a afrontar lo que haya que afrontar, salvo que te quieras quedar en casa y acabar lamentándolo el resto del día. Además, más vale aprovechar, que nadie sabe qué panorama habrá la semana próxima.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

En la localidad de El Berrueco, a orillas del embalse del Atazar y a la hora prevista aparecemos: Ángel, Enrique, Miguel Ángel, Rafa y Alfonso.

AlfonsoyAmigos

Lo cierto es que la mañana está muy desapacible, con un fuerte viento que provoca sensación térmica muy baja y además parece que comienza a caer un ligero chirimiri. Rafa, que ha llegado el primero, hace dos amagos de sacar su bici del coche, pero va a ser que no tiene dolores en la espalda y cierto malestar. Duda y re que te duda, pero finalmente decide desistir, despedirse de nosotros y regresar a casa. ¡Mejórate Rafa!

AlfonsoyAmigos

Ya sobre las bicis nos alejamos y perdemos de vista el Embalse del Atazar  para rodar hacia las localidades de Sieteiglesias (¿por qué le pondrían este nombre?) Navas de Buitrago y Mangirón y avanzar hacia el curso medio del río Lozoya al encuentro del embalse de Puentes Viejas.

AlfonsoyAmigos

El viento se ha calmado, no hay lluvia y recorremos vías pecuarias a buen ritmo a pesar de la gran cantidad de agua que encontramos por el camino. Encantador el paisaje, la hierba alta, las vacas curiosas e incluso una llega a decirme: “Espera, que yo también quiero salir en la foto”. No lo puedo remediar, un recuerdo en ese instante para Luis Ángel.

AlfonsoyAmigos

A la salida de Mangirón, restos de una antigua cantera, estamos en la zona más oriental del Macizo Granítico de La Cabrera, pero algún guarro, que los hay en todas partes, ha utilizado el lugar como vertedero para abandonar varias máquinas de escribir, una hasta con carrito, del estilo a las Hispano Olivetti. ¡Señor, señor!

AlfonsoyAmigos

Se escuchan muy claros varios tiros de escopeta, audibles por su cercanía y por el eco que provocan, la verdad es que intimida y cuando nos disponemos a atravesar varias fincas de libre paso, se nos advierte amablemente que no es recomendable seguir adelante, pues en toda la zona está decretada montería. Por si teníamos poco con lo que lidiar.

AlfonsoyAmigos

Enrique, que ya sabemos cómo maneja el GPS y que además no necesita ponerse gafas, estudia y localiza variante que nos obligará a dar gran rodeo sobre el trazado previsto, pero no hay otra solución.

AlfonsoyAmigos

Senderillo por aquí, senderillo por allá tralará lalá y algún pequeño extravío que otro por terreno que se va complicando a marchar forzadas. En el track se ven claramente varios “voy pa na y vuelvo” que en próxima ocasión se procurarán evitar.

AlfonsoyAmigos

Se diría que por esta zona ha llovido más que por otras, el terreno se va volviendo más pesado, mientras en el valle ya se escucha con claridad el eco de estruendo de agua escapando de la presa del embalse de Puentes Viejas  (1939), que se construyó porque el embalse de El Villar  (que vamos a visitar más tarde) ya no resultaba suficiente para abastecer a la Capital.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Curioso, un semáforo en rojo detiene nuestra marcha por un buen rato antes de acceder a la pantalla y quedar sorprendidos con lo que vemos y oímos: Sonido atronador y el agua escapando libre de la presa provocando una gran nube. Todos queremos una foto, todos queremos un recuerdo.

AlfonsoyAmigos

Nuestro próximo mini-extravío al llegar al bonito pueblo de Paredes de Buitrago, donde no alcanzaremos a ver un alma por las calles. Y a partir de aquí unos siete kilómetros por sendas más que senderos, que se pierden en medio de dehesas por las que el avance resulta bastante duro, pero siempre en un entorno de belleza y con las vacas animando nuestra marcha.

AlfonsoyAmigos

Ya estamos en recorrido de retorno y nuestra marcha nos lleva hasta las localidades de Serrada de la Fuente y su iglesia de San Andrés Apóstol (un recuerdo amigo Andrés), Berzosa del Lozoya y Robledillo de la Jara que, contado así, parece un paseo dominguero pero que se aleja bastante de la realidad.

AlfonsoyAmigos

AlfonsoyAmigos

Más o menos paralelos a las carreteras principales discurren sendas pecuarias con trazados caprichosos que obligan, una y otra vez, a perder bastante desnivel, vadear algún arroyo cabreado y volver a tomar altura mientras resbalas por no se sabe muy bien si es barro, excremento de vacas o una mezcla batida de ambas para conseguir la masa más pegajosa posible. Afortunadamente esta mezcla no queda adherida a las ruedas, pero te agarra con más cariño del deseado.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Desde Robledillo tenemos un tramo por carretera que parece que no se puede evitar, como tampoco podemos evitar que el aire se tome la revancha de haber estado tranquilo toda la mañana. Y así llegamos a El Villar, cogemos desvío y nos vamos directamente hacia la presa.

AlfonsoyAmigos

Desde un alto de vistas privilegiadas ya podemos ver el embalse de El Villar (1873), en el curso bajo del río Lozoya, en la Sierra de Guadarrama, el más antiguo en funcionamiento de toda la región. Sus aguas proveen de agua potable a Madrid.

AlfonsoyAmigos

Cuentan, que en el fondo de cada embalse hay un pueblo fantasma (más de 500 en España), también en éste llamado El Villar y puede que desde el fondo observe el mismo espectáculo que nos deja a nosotros sorprendidos.

AlfonsoyAmigos

Como si estuviéramos en medio de una tormenta de truenos, remolinos y nubes de agua que intenta escapar feroz de su cautiverio, como si el rey Neptuno, dios de las aguas del mar, de los ríos y de las fuentes, hubiera cogido algún cabreo monumental con los humanos y quisiera demostrar su poderío y a fe que lo consigue.

AlfonsoyAmigos

Las fotos no serán suficientes para reflejar lo que hemos tenido el privilegio de ver en directo, que se ha merecido sobradamente todo el esfuerzo que hemos realizado hoy.

AlfonsoyAmigos

Absortos en el espectáculo, Enrique tiene que avisar por los walkies que debemos arrancar, que no hemos traído bocadillos. Y todavía asombrados retomamos la marcha, cogiendo un tramo de la Senda del Genaro y muchos tramos del Carril del Villar, zigzagueantes, divertidos, sobre las canalizaciones del Canal de Isabel II, a tramos maltrechos por los efectos de una Filomena que en todas partes ha dejado huella.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Últimos kilómetros más complicados, pedregosos y resbaladizos al acercarnos a El Berrueco, haciendo caso omiso del cansancio acumulado en las piernas, Miguel Ángel con una rodilla maltrecha, pero la adrenalina ya puede con todo.

AlfonsoyAmigos

Enorme satisfacción al llegar a los coches. Miguel Ángel comenta: “Pensaba que iba a ser una ruta más, pero se ha convertido en una ruta épica”.

AlfonsoyAmigos

AlfonsoyAmigos

Sí amigos, ruta muy dura, pero espectacular por todas las circunstancias que han coincidido. Un orgullo haberla podido compartir con vosotros.


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Sígueme en Instagram

viernes, 29 de enero de 2021

El buen rollo ni se crea ni se destruye, sólo se transmite

 

Seguro que tienes buenas y grandes razones para permanecer instalado en un permanente cabreo pero piensa que, por cada minuto que estás de mala leche, pierdes la oportunidad de alcanzar sesenta segundos de paz contigo mismo.

AlfonsoyAmigos

Por culpa del Coronavirus vivimos de manera continuada al borde del abismo, jugándonos día tras día las amistades, las relaciones familiares y todo aquello que nos hacía sentirnos seguros.

Aparecen temores no antes conocidos e independientemente de la edad que tengamos el peor de ellos: El temor a la pérdida de nuestra vida o la de los seres que queremos.

AlfonsoyAmigos

Los pesimistas y negativos tienen caldo de cultivo más que suficiente como para disfrutar “como cerdos en el barro” y a los optimistas nos van quedando cada vez menos argumentos con los que intentar convencer pero, ¿convencer de qué?

De que, a este mundo hemos venido para ser felices o para, al menos, intentarlo con todas nuestras fuerzas y sin desfallecer.

AlfonsoyAmigos

Un año largo de crispación y desasosiego capaz de agotar la paciencia del santo Job, cuanto más la nuestra. Nos queda mucho camino por recorrer y el viaje aún será más duro si hay quien se empeña en provocar vías de agua o en poner palos en las ruedas.

Los sanitarios darían la vida por nosotros, ya lo han demostrado, pero no quieren ser valientes, no quieren acabar siendo héroes, sólo quieren ser personas normales en un MUNDO NORMAL. Ya han entregado mucho, no los obliguemos a más con nuestras malas actitudes.

AlfonsoyAmigos

La sociedad se vuelve triste, cuando te cruzas con alguien parece que cuesta sonreír, no hay ganas y “total para qué si llevo la mascarilla”, pero de momento, la próxima vez, haz un esfuerzo y deja escapar al menos un saludo amable.



Domingo 31 de Enero de 2021

Vertiente madrileña

Hora de encuentro: 8,45

Lugar de encuentro: Calle de las Escuelas en El Berrueco (Madrid) 


Precioso recorrido sin perder de vista el Río Lozoya y el Embalse del Atazar.

AlfonsoyAmigos
Embalse del Atazar
AlfonsoyAmigos en 2017
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Sígueme en Instagram



domingo, 24 de enero de 2021

AlfonsoyAmigos en los senderos y trialeras del Embalse de San Juan

 

Tenía preparada una crónica que hablaba del desafortunado 2020 y de este 2021 que da sus primeros pasos con los peores presagios, pero el fuerte viento provocado por la borrasca Gabriel me arrancó de las manos los folios que había escrito y los hizo perderse por los aires.

Ya que no podemos cambiar lo que nos rodea  intentemos cambiar de tema


AlfonsoyAmigos

Costó hallar en la Comunidad de Madrid un oasis, una zona aparentemente libre del COVID-19 pero, una vez localizado y siempre con las debidas precauciones, decidimos encontrarnos:

Ángel, Enrique, Eva, Luis Ángel, Patrick, Rafa y Alfonso.

AlfonsoyAmigos

Por supuesto, seguimos sin poder compartir rutas con nuestros amigos segovianos y hoy además echamos de menos a otros compañeros cuyas áreas de salud han quedado restringidas. Con miedo que no se puede ocultar y precauciones a primera hora de la mañana, pero nuestros ojos se iluminan y casi lanzan destellos con el encuentro.

AlfonsoyAmigos

La mañana parece fría pero no lo es y más de uno nos hemos abrigado más de la cuenta, por lo que pronto lo notaremos al afrontar los primeros repechos.

AlfonsoyAmigos

Ya disfrutamos de magníficas vistas del Embalse de San Juan en ocasión no muy lejana, pero hoy iniciamos ruta acercándonos al pie de la pantalla, construida en 1955 para abastecer de agua y electricidad el suroeste de la Comunidad de Madrid.

AlfonsoyAmigos
Increíble que todavía se tenga que advertir
 de que no seamos guarros

Hasta no hace mucho, el visitante podía disfrutar en un entorno privilegiado de sus 14 kms de playas, practicar deportes acuáticos o simplemente bañarse en sus orillas, pero estas actividades están ahora limitadas y las aguas del Embalse, hoy crecidas gracias a las recientes nieves y abundante lluvia, esconden un puente medieval de ocho ojos y las ruinas de la originaria ermita de la Virgen de la Nueva del siglo XIII.

AlfonsoyAmigos

Nuestro track nos adentra por senderos, muchas veces casi perdidos entre la vegetación y las consecuencias de Filomena, lo que será casi la tónica general de la mayor parte de la ruta. Los árboles caídos, de gran tamaño, allí seguirán probablemente en espera de que el transcurrir del tiempo los vaya deshaciendo, pero se nota que por una gran parte de los senderos ya han ruteado andarines o ciclistas, también motos, que han dejado muchos tramos muy limpios. Nosotros también nos tomamos un buen tiempo en apartar ramas del camino.

AlfonsoyAmigos

Habremos empleado más de una hora de nuestro tiempo y apenas se habrán recorrido 8 kms, ¿sólo? Sí, pero muy duros, subiendo por lanchas de piedra húmeda que hacen temer algún resbalón y por senderos muy habilidosos con fuerte pendiente que todos ponen a prueba.

AlfonsoyAmigos

Geniales las vistas del Embalse desde su cara oeste, pero aún no ha cogido el nivel de agua que sería idóneo y los pequeños barcos aparecen amarrados tristes junto a sus embarcaderos.

AlfonsoyAmigos

Tras tomar buena altura, bajamos nuevamente hacia una de las playas por genial sendero pedrolero, complicado a tramos pero que superamos bien hasta que los árboles caídos nos obligan a detenernos por cortar el paso.

AlfonsoyAmigos

Unos pocos kilómetros y de nuevo toca ascenso duro, más si cabe que el anterior, donde nos toca a todos cargar con las máquinas por muy eléctricas que sean. Se diría que es un trazado muy a propósito para rendirse y darse la vuelta, pero no hay dolor si hay que empujar se empuja y si hay que cargar se carga, faltaría más.

AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

C
uando te das cuenta de que tras las subidas llegan fenomenales descensos, con desniveles en los que se agradece la tija telescópica si la tienes, empiezas a olvidarte mentalmente del esfuerzo pasado, pero las piernas se van cargando más y más.

AlfonsoyAmigos

Pero el subir y bajar no se va a acabar no hay nada más que ver los dientes de sierra del trazado y en ocasiones llegan algunos tramos de sendero rodador que te permite coger más velocidad y bajar la tensión. El Cerro Calderona, el Cerro San Millán, el Cerros Cabrillas y otros que Filomena no nos dejó enfrentar.

AlfonsoyAmigos

Siempre lo he dicho, las peores rutas para sacar buenas fotos son las de trialeras, salvo que te detengas aquí o allá y esperes a que los compañeros hagan filigranas con la bicicleta, pero hasta el fotógrafo quiere seguir disfrutando de aquello y no desea perder el flow tan necesario para solventar los tramos más complicados.

AlfonsoyAmigos

Alcanzamos campos de viñedos y doy cuenta de que atacamos los últimos repechos, pero mis compañeros no me quieren creer. La tierra húmeda, sin llegar a ser barro, se adhiere a las ruedas como chicle y tienes la sensación de no avanzar.

AlfonsoyAmigos

AlfonsoyAmigos
Llegamos ya faltos de fuerzas al centro urbano de San Martín de Valdeiglesias y nos acercamos al Castillo de la Coracera construido por Don Alvaro de Luna, Condestable de Castilla, en 1434, aunque ha sido restaurado recientemente. Foto aquí y allá.

AlfonsoyAmigos

Emprendemos ya regreso hacia nuestro punto de partida, con unos 8 kms por pista agropecuaria que coincide con el GR10. Dejamos a nuestra derecha el Monasterio de Santa María de Valdeiglesias (o Monasterio de Pelayos) del siglo XII, Bien de interés cultural desde 1983.

AlfonsoyAmigos

O nos ha pasado factura las 3 semanas de inactividad (dos domingos) o es que realmente ha sido muy duro nuestro recorrido, en el que resultaba imposible poder coger buen ritmo de marcha sin tener que apearse continuamente. ¡Filomena, Filomena!, que mal te has portado.

AlfonsoyAmigos

Buen trabajo les queda a los agentes forestales y responsables de tantos y tantos lugares para evitar que tanta vegetación caída se convierta en pasto de las llamas en verano.

AlfonsoyAmigos

Mientras tanto, si podemos y nos dejan, seguiremos limpiando senderos a nuestro paso y haremos lo imposible por seguir siendo felices. Igual os deseamos.


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Sígueme en Instagram