jueves, 5 de junio de 2014

El Camino Schmid nos conduce a El Espinar

El Camino Schmid resulta muy familiar para senderistas, montañeros, ciclistas y deportistas en general, para los que se ha convertido en una Ruta Clásica de la Sierra del Guadarrama.


El Camino Schmid nos conduce a El Espinar - Alfonsoyamigos
El Camino Schmid nos conduce a El Espinar

Estamos hablando de un sendero de montaña que discurre entre el Valle de la Fuenfría y el Puerto de Navacerrada. Está considerado como sendero balizado de Pequeño Recorrido PR-M/SG-5.

Pero...  ¿de dónde viene su nombre?, ¿quién fue Schmid?

RSEA Peñalara

Repasemos la historia:

En 1913 se funda en Madrid la Asociación Peñalara “Los 12 amigos”El nombre contiene el de la cumbre más alta del Guadarrama y el número de sus componentes.

Precisamente el año pasado celebraron su centenario y homenajearon a los primeros 12 amigos que formaron el grupo:

En el recuerdo del centenario de la R.S.E.A. Peñalara los doce amigos fundadores: Juan Almela Meliá, Joaquín Aguilera Alonso, Constancio Bernaldo de Quirós y Pérez, Alejandro Caneti, Ángel Castellanos, Victoriano Fernández Ascarza, José Fernández Zabala, Ramón González Domínguez, Enrique de Mesa Rosales, Alberto Segovia Pérez, José Tinoco y Acero, Enrique de la Vega Herreros.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos

En 1915, la Asociación se transforma, dando paso a partir de entonces a la entrada de nuevos asociados.

De la información que podemos encontrar en internet se deduce que Schmid, era de nacionalidad austriaca. Algún otro documento más fiable nos dirá que era alemán, nacido en la localidad de Bad Grund, en la Baja Sajonia.

También se nos dice que Eduardo Schmid Weikan (ya tenemos el nombre de pila y segundo apellido) fue el socio número 13 de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, el primero en incorporarse después de su apertura a nuevos socios.

Lo primero que se nos ocurre es ponernos en contacto con la RSEA Peñalara.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
A la derecha el Albergue de RSEA Peñalara

Se da la circunstancia de que el socio que ejercía como bibliotecario de la sociedad dejó su cargo no hace mucho y su sucesor todavía tiene que ponerse al día. No obstante, alcanza a confirmarnos aquello que era lo que realmente nos interesaba:


 Eduardo Schmid  Weikan murió en El Espinar (Segovia)

El Camino Schmid nos conduce a El Espinar - Alfonsoyamigos
La bandera de Peñalara izada en Navacerrada
Ya tenemos el rostro de Eduardo Schmid y de su esposa Paquita

¡Bién!, se nos dice además, que Eduardo estuvo trabajando como Encargado del Refugio que el Club tenía en la Pradera de los Corralillos, en la cabecera del Valle de la Fuenfría.

Se le atribuye, junto con Antonio Victory, la marca y señalización de los primeros caminos de la Fuenfría, entre los años 1913 y 1920. Caminos de los que ya se hablaba en escritos del siglo XIII y que sirvieron para cruzar desde Madrid a Segovia.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
Antiguo Restaurante las Brañas 

Será más adelante, en 1926, cuando Schmid finalizará la marca y señalización del sendero que hoy lleva su nombre, labor en la que según nos cuentan tuvo el apoyo de Nicolás Sánchez, que por aquel entonces era propietario del Restaurante Las Brañas en el Puerto de Navacerrada.

Siguiendo las pistas que cuesta encontrar, quedo para entrevistarme con Celia Lamas Sánchez.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


Celia me recibe en el Hostal 7 Picos de El Espinar, del que es propietaria. Saludo también a su hijo Ramiro, que actúa como Director del establecimiento.

Desde el primer momento el trato es muy afable y la entrevista transcurre mientras estamos sentados cómodamente en salón acogedor que preside una chimenea, ahora apagada.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
Salón de la entrevista - Hostal 7 Picos

Celia es mujer fina, menuda, de aspecto muy agradable, al borde de edad de jubilación, pero en la que se percibe que ha tenido que ser muy guapa años atrás. Su rostro conserva cierto aire juvenil.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos

Cubre sus hombros con chaqueta de buena lana.

Educada y cordial, se le iluminan los ojos cuando echa la vista atrás para recordar algún pasaje de su adolescencia.

Jugando al escondite con su memoria me contará:

Eduardo Schmid Weikan, nacido en 1886, llegó muy joven a España, tal vez alejándose de los tiempos revueltos que corrían por Europa (no profundicemos más).

Joven, soltero, dejando en su país un puesto en la que tal vez fuera por esa época la compañía eléctrica más importante, la Stándar Eléctrica, de la que percibiría una paga o pensión durante unos años.
Debió pasar algún tiempo en la localidad de Trillo (Guadalajara), donde conoce a la que acabaría siendo su esposa.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
Calle Infantas 30 de Madrid

Por avatares de la vida, hizo amistad con los propietarios del Restaurante 7 Picos, que se encontraba en la calle Infantas número 30 de Madrid, regentado por familiares de Celia.

Restaurante muy popular en la época, que disponía de no menos de 10/12 empleados de cocina.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


Difícil encajar fechas y hechos acaecidos.

Eduardo es persona culta y preparada, maneja varios idiomas.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos

Ya se le conoce como encargado del Refugio del Club Peñalara pero, a él y a su compañera Paquita, española que conoció en Trillo y que fue su ama de llaves, se les cede la vivienda del 2º Izqda. de la calle Infantas 30, a cambio de prestar sus servicios en el Restaurante como contable y tenedor de libros.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


Empieza a ser habitual en Schmid una tos persistente que no le abandona y padece algunos estados de crisis que le llevan incluso al borde de la muerte. En una de esas ocasiones, la pareja decide formalizar su situación. Corre el año 1951.


Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


En El Espinar (Segovia), la familia Lamas-Sánchez ha adquirido en 1956 dos parcelas en el actual Paseo del Doctor Martí Estévez y decide construir en una de ellas una edificación que dedicará a establecimiento hostelero: "Restaurante y Venta de Los Picos", que será inaugurado en 1958. Se conocerá también como “La Casa de Piedra

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
Vista aérea de El Espinar
Se distingue la Casa de Piedra - Venta de los Picos - Plaza de Toros
Fotografía cedida por Hostal 7 Picos

Unos años más tarde y siendo ya muy amigos de la familia, el matrimonio Schmid toma la decisión de trasladarse a El Espinar, donde ocuparán dos habitaciones, dormitorio y salón, en la planta baja de la Venta de los Picos.

Sabemos de Eduardo que era de buena estatura y complexión fuerte, (con nariz que no dejaba indiferente), pero en estos años ya no abandona una bufanda al cuello, su salud se resiente.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


Son momentos de retiro, de tranquilidad, de pequeños paseos por los pinares cercanos, pero su enfermedad crónica de bronquios le tiene muy afectado.
Será una mañana cuando Paquita (siempre conocida como Dña. Paquita) reclama ayuda al comprobar que su marido no despierta. Ha fallecido. Es el 7 de Febrero de 1962. Eduardo tenía 76 años de edad.




A Celia se le queda muy grabado en la memoria que, con 14 ó 15 años, ayudó a amortajar a aquel buen amigo de la familia.

Luisa Sánchez Sanz, madre de Celia, se hará cargo de los gastos de sepultura. La familia Schmid carecía de recursos por entonces.


Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos


Paquita vivirá todavía un tiempo en El Espinar, no mucho, antes de partir hacia Ávila; se dice que a una Casa de Caridad regentada por monjas.

En el salón en el que converso con Celia, podemos ver colgados de la pared tres platos grandes de cerámica que dejó Paquita de recuerdo.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos

Es en el año 1967 cuando Luisa Sánchez abona al Ayuntamiento del Espinar la cantidad de Doscientas Cincuenta pesetas, por convertir la sepultura donde se encuentra Schmid en perpetua.

Los restos de Eduardo serán inhumados, recogidos en bolsa y vueltos a depositar junto con los cadáveres de Luisa y Ramiro, padres de Celia.

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
El autor acompañado de Celia y de su hijo Ramiro
Hostal Siete Picos

En la tumba, que ahora lo es de la familia Lamas-Sánchez permanecen los restos de Eduardo Schmid, pero su nombre no figura en la lápida que podemos encontrar en el Cementerio Municipal de El Espinar, en el Patio 2º, Manzana A, Parcela 4ª, Fila 2ª, nº 2 

¡Descansen en paz!


Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos




En el año 1969 la Casa de Piedra, la Venta de Los Picos, pasará a ser residencia familiar y se construirá el actual Hostal 7 Picos

Camino Schmid - El Espinar - Alfonsoyamigos
El Camino Schmid nos conduce a El Espinar
Establecimiento hostelero con 20 habitaciones, modernamente equipado pero que conserva un aire familiar y acogedor ideal para reuniones familiares o encuentros con fines deportivos. Y tan cerca de los pinos y de la montaña, como a Eduardo Schmid le gustó vivir.


© Alfonsoyamigos





34 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho leer esta historia! que currante hay que ser para que podamos disfrutar historias así! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que interesante y gran reportaje de investigacion Alfonso! Enhorabuena por el articulo...muy profesional. Por fin sabemos algo mas de este hombre que da nombre al camino que tantas veces hemos recorrido en bici. Es justo honor recordarle cuando pasemos por su camino la proxima vez!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el reportaje y el trabajo que has hecho, desde las fotografias, hasta la entrevista personal con la dueña del restaurante, que te dio tan importante imnformacion.
    Conozco a su hijo personalmente, es amigo de mi sobrino y el sitio me gusta mucho.
    Gracias una vez mas por todo lo que aprendo siendo participe de este blog.
    Un saludo. CHARO.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por el periodismo de investigación que además de aclarar el origen del apellido, confirma su grafía correcta.
    Muchas gracias por el esfuerzo

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Alfonso!! Me ha encantado el reportaje, de verdad

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena, Alfonso. Espectacular trabajo!!!!
    Nos has dejado alucinados con este gran trabajo de investigaciòn. No se que puedo decirte más. Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  7. Fantástico reportaje que aporta información e historia de nuestra localidad que seguramente no aparezca en los libros.
    Muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes estar seguro Santiago de que no aparece en los libros. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Alfonso gracias por citar mi nombre pero, además del apoyo moral, nada he aportado.
    El trabajo es sólo tuyo y a tí te lo debemos.
    Gracias por divulgar la historia de nuestra tierra.
    Luis López
    PD.- Y ahora comparto.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena, Alfonso, por tan extraordinario trabajo. Sorprendido por el fruto que ha dado una "conversación" de no más de treinta segundos.
    Comparto plenamente el comentario de Luís.

    Manuel Martín

    ResponderEliminar
  10. Un fenomenal reportaje con un importante plan de investigación detrás. Enhorabuena Alfonso un fantástico trabajo.

    Jose Antonio. del grupo Mybikesport

    ResponderEliminar
  11. El viernes me dijistes que ibas a publicar algo que me iba a sorprender, efectivamente me ha sorprendido gratamente y lo voy a compartir ahora mismo con mis amigos de Facebook que seguro que los va a encantar

    ResponderEliminar
  12. Se me pone la piel de gallina leyendo cada una de estas líneas, en las que sé que has puesto grandes dosis de cariño e ilusión. Una vez más has conseguido sorprenderme y, por lo que veo, también a los demás. Admiro tu dedicación y entrega en todo lo que haces... Eres muy grande!!

    ResponderEliminar
  13. Menuda labor de investigación!! muchas gracias por toda la labor. --Cristina

    ResponderEliminar
  14. Fantástica crónica Alfonso, enhorabuena por el magnífico trabajo de documentación que has llevado a cabo. El camino Schmid es uno de los senderos más recorridos de nuestra sierra y ahora que conocemos su origen, bien se merece nuestro recuerdo y agradecimiento
    Un abrazo
    Paco Pérez

    ResponderEliminar
  15. Como nos dejas de alucinados con todas tus cronicas. Encima nos regalas una preciosa que tiene que ver con nuestro entorno y sobre todo con El Espinar, vecinos y veraneantes antiguos jajajaja. Menos mal que escribes mejor que montas en bici, si te igualaras de montar a como escribes y nos embelesas, no habria quien te hechara mano.
    Gracias por culturizarnos y hacernos pasar un rato de lectura tan agradable.

    ResponderEliminar
  16. Que interesante documento el que nos relatas hoy. de un senderista y montañero que creía conocer un poco...

    Siempre agradecido por el espectacular trabajo que realizas sin descanso, supongo que en pos, de tu satisfacción personal, y de hacernos participes de la vida cotidiana de este rincón de Segovia que tanto nos gusta, del pasado y presente que es la verdadera HISTORIA.

    Un abrazo, Alfonso

    ResponderEliminar
  17. Impresionante historia.
    Cuanto queda por apreder de estos lares.
    Currandotelo asi llegaras a las 400.000, 500.000...visitas enseguida.

    un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  18. Un bonito y emotivo reportaje, mi primera escursion a la sierra de Madrid fue con el colegio y pasamos por el camino

    ResponderEliminar
  19. Alfonso, desde Peñalara quería felicitarte por el reportaje, agradecerte la mención y animarte a seguir descubriendo los secretos del Guadarrama.
    Miguel Tébar. Bibliotecario de Peñalara

    ResponderEliminar
  20. Leyendo el reportaje le he puesto rostro, maneras, gestos, afanes a ese que hasta ahora solo era una referencia allí en la sierra de Guadarrama.
    Razones tendría uno que amante de nuestra sierra decide vivir sus últimos días en el Espinar.

    Deberíamos pedir autorización a la familia para que en la tumba de acogida pueda figurar una placa con el nombre del ilustre compañero de viaje.

    Un abrazo y gracias Alfonso

    Javier Baranda

    ResponderEliminar
  21. Perfecto tu relato y bien documentado, aunque echo en falta alguna fotografía del camino de Smidt.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  22. Descubro por casualidad vuestro reportaje y me parece sensacional. Os felicito.
    Richard Pelayo

    ResponderEliminar
  23. Por fin una foto del señor Schmid!!! Gran trabajo de investigacion otra vez de Alfonso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Releo el artículo y con las últimas aportaciones ha quedado excelentemente documentado.

    Sin duda será un artículo de referencia para cualquiera que quiera hablar de este personaje histórico.

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno, Alfonso. Sin duda sabrás que, en el 'Viaje a la Alcarria', cuando Cela pasa por Trillo, habla de Schmid, "un veterano alpinista (....) que piensa construirse una casa enfrente de la cascada del Cifuentes, poco antes de caer en el Tajo". También dice: "Fue un montañero famoso; en la sierra de Guadalajara hay un camino que lleva su nombre". Lo de la sierra de Guadalajara es clarmente una errata (que, inexplicablemente, se ha mantenido en todas las ediciones del libro); se trata del camino Schmid, en la sierra de Guadarrama. Cela conocía bien la sierra, como lo demuestra su libro 'Cuaderno del Guadarrama'. Su viaje por la Alcarria lo hizo en 1946, seis años antes, pues, de que falleciera Schmid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andrés Campos por tu interesante aportación. Un placer leer tus magníficos reportajes en elviajero-digital.com
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Queridos amigos, el 12 de junio deje mi comentario sobre la crónica que en esas fechas hizo Alfonso.
    Me sorprende encontrarme con un articulo firmado por Javier de la Nava en el periódico mensual del Espinar sin que se haga referencia alguna al trabajo de investigación de Alfonso. Casualmente de la Nava acude a las fuentes que aparecen en el trabajo de Alfonso.
    A cada uno sus méritos.
    Felicidades Alfonso,
    Javier Baranda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene internet, que cualquiera puede "aprovecharse" del trabajo de los demás, pero claro, hay que ser honesto para decir de dónde provienen los datos y cómo se han obtenido.
      Eso no desmerece el fenomenal artículo escrito por Alfonso.

      Eliminar
    2. Querido Baranda:
      Siempre ha habido clases...
      (Hay que saber elegir de quien rodearse).
      Un beso para todos, y especialmente, para Alfonso.
      Lourdes

      Eliminar
  27. Parece mentira que allá gente que se aproveche de artículos como este echos con el mayor de los cariños y venga gente y lo publique sin el menor de los respetos.
    A Cesar lo que es del Cesar y Alfonso lo que es de Alfonso

    ResponderEliminar
  28. Soy espinariega y una asidua lectora del blog de Alfonso y Amigos.
    A la lectura del articulo publicado hace días en el periódico del Espinar firmado por Javier de la Nava me sonrojó el uso que algunos hacen de trabajos previos.
    Así nos luce.
    Alfonso reitero mi interés por tus trabajos.
    Un abrazo de esta espinariega.
    Lucía

    ResponderEliminar
  29. Interesante entrada en un Blog sobre la sierra de Guadarrama en 'Acueducto2.com'. Trata sobre la Senda Schmid y la vida montañera de Eduardo, con enlace a este estudio para la vida personal de Schmid. De manera muy profesional, citando fuentes y dejando claro la brillante aportación de este estudio. ¡Enhorabuena! Dejo el enlace.
    http://www.acueducto2.com/la-senda-de-schmid-1/17847

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante y trabajado el post. Las fotos antiguas están muy bien. Ya tenemos algo más que contar cuando vayamos realizando alguna ruta y nos acerquemos al camino Smith.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.