domingo, 28 de enero de 2024

La Garganta del Río Moros plagada de emociones

 

Animado por la familia y extra motivado por los amigos, guardo mi dolor en el fondo de la mochila y acudo a la convocatoria de este domingo


AlfonsoyAmigos

Por primera vez, no cargo track en mi GPS y tampoco he preguntado. Conozco, eso sí, la hora y el punto de encuentro, qué menos, y estoy dispuesto a dejarme guiar como un niño chico.

AlfonsoyAmigos

Me pesa el cansancio, la tensión, los nervios y extremas emociones de estos días, pero confío en que el cuerpo recuerde lo que es pedalear al aire libre.

Os lo quiero transmitir

AlfonsoyAmigos

Nos vamos a encontrar en La Estación de El Espinar: Andrés, Ángel, Enrique, Fer, Juan, Luis Ángel, Miguel Ángel, Patrick, Pawel, Rafa, Rafael, Santi y Alfonso.

De nuevo, al encontrarnos, cruce de abrazos, pero hoy más prolongados de lo habitual y cargados de una emoción que no pasa desapercibida. Todos quieren aliviar una parte de mi dolor.

AlfonsoyAmigos

Bueno, parece que estamos listos para la partida, pero una cadena se resiste a trabajar en silencio y pretende hacerse notar. Malo, por la demora y porque se ha dado tiempo a que abrieran la cafetería y varios compañeros, haciendo bastante menos ruido que la cadena averiada, se han escapado, casi de puntillas para no llamar la atención, en busca de un cafetito.

AlfonsoyAmigos

Pues deben haber pedido que les pongan un croissant a la plancha” – comenta alguno de los que estamos esperando al límite de la paciencia.

No tengo muy claro si la ruta de hoy se prevé corta, si hay consigna de no forzar el ritmo, o si tenemos la intención, tantas veces infructuosa, de rodar en grupo, pero lo cierto es que el inicio no es de los que baten récords.

AlfonsoyAmigos

Superamos La Panera, más allá Puente Negro, el refugio y la fuente del Guijo, nada que no hayamos recorrido, me atrevería a decir, más de cien veces. Y tras tomar el desvío por la izquierda hacia la pista alta algo cambia, el grupo se va fragmentando: La cadena que vuelve a reclamar protagonismo por aquí, un desviador que rechina por allá, un pique sano más adelante, otros que prefieren seguir hablando animadamente y tranquilos...

AlfonsoyAmigos

Para reagrupar, hacemos una parada ineludible en las peñas de la ladera de Cerro Pajoso, con el Montón de Trigo a la espalda. La cámara echa chispas plasmando recuerdos y muestras de cariño que me recargan las pilas.

AlfonsoyAmigos
AlfonsoyAmigos

Parece que hay algún acuerdo de recorrer hoy solo pistas, buenas para los que hemos perdido fondo o para los que no están en su mejor forma, pero después de recorrer toda la Garganta y pasar la puerta de Campanillas me parece percibir una especie de chispazo en la cabeza de Fernando, nuestro guía de hoy.

AlfonsoyAmigos

Adiós a la pista. Ya no sorprende ver a Fernando lanzarse con fluidez y soltura por la entrada de la “alfonsina”, nada, facilísimo. Uno, dos, tres, cuatro…, saltan detrás de él siguiendo su trazado, pero con más precaución.

AlfonsoyAmigos

Yo mismo, pierdo la cordura y me lanzo tras ellos, supero los tramos más difíciles y a punto de culminar el logro… pillo zona muy embarrada, se hunde la rueda delantera, se gira y aterrizo de pleno en todo el barro. Tranquilos, ya me levanto solo, ni me toquéis que mancho.

AlfonsoyAmigos

Nos han robado el invierno

Ascendemos, de nuevo por pista, hacia Cabeza Reina. Miguel Ángel se detiene para quitarse ropa, no aguanta el calor que hace hoy a estas horas, es increíble en las fechas que estamos y no es el único que se queja. Yo voy muy fresquito, calado y dejando reguero del barro que se me va desprendiendo de la ropa.

AlfonsoyAmigos

Cruce de Los Navazos y descenso hacia La Estación de El Espinar. Fin de ruta atípica, muy emotiva, en la que me ha resultado imposible rodar en solitario.

AlfonsoyAmigos

Me da mucho apuro por lo sucio que voy, pero a los amigos parece no importarles y se lanzan a abrazarme.

¡Qué grandes sois!

AlfonsoyAmigos 

A TOD@S

Desde aquí quiero agradecer todas y cada una de las numerosas muestras de apoyo y cariño que he recibido y sigo recibiendo. Muchísimas gracias. Un fuerte abrazo.



sábado, 27 de enero de 2024

Os lo quiero transmitir

 

Finalmente ha sido vencida, sí, vencida, porque nunca se rindió.

La enfermedad implacable y cruel que durante 14 años la fue arrebatando sus facultades finalmente venció su cuerpo, pero no pudo vencer su espíritu de lucha por seguir adelante.

Se ha ido, mi compañera, mi amiga, mi confidente, mi amante, más de 45 años de mi vida y un pedazo enorme de un corazón roto y frío al que ahora le cuesta funcionar.

Me dicen que un día volveremos a estar juntos, y yo les digo que sí, que es posible que así sea cuando tenga que ser. Mientras tanto, que el tiempo pase volando. Mi amor, te quiero.

Claro que sé que esto es ley de vida y que ocurre a cada segundo que pasa, pero ahora mismo creo estar perdido en el centro del universo y aún estando ahí, siento todo el cariño que me transmiten la familia y buenos amigos. A todos y cada uno tengo que agradecer su empeño.

Hoy, mis compañeros AMIGOS “ciclistas”, aquellos con los que he compartido cientos de rutas, anécdotas y emociones, me han parecido más grandes que nunca.

Familia y amigos me animan, no, me empujan a tomar las riendas de mi nueva vida desde ya y sin dudarlo. No les puedo defraudar. ¡Allá vamos!