domingo, 23 de febrero de 2020

Montejo de la Sierra, La Hiruela. De nuevo avería


Si nuestro amigo Luis Ángel hubiera escrito hoy la crónica de la ruta, nos contaría que a él se le hizo especialmente corta, que tuvo dureza sí, que disfrutó de bellos parajes, pero que lo más duro fue esperar el regreso de los compañeros…

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela

Para este domingo se decide volver a la Sierra del Rincón, aun a sabiendas de que el otoño no está en su mejor momento y obligándonos a un desplazamiento más largo de lo habitual hasta el lugar de encuentro.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
En la preciosa localidad de Montejo de la Sierra, pero aprovechando a la salida del pueblo un aparcamiento como si lo hubieran tenido reservado, acuden unos cuantos coches y de su interior emergen caras conocidas.
Andrés, Ángel, Enrique, Fer, Jesús, Juan, Luis Ángel, Pawel, Santi y Alfonso.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
La temperatura es más que fresca, es fría, pero deja adivinar que a lo largo del día nos arrepentiremos de abrigarnos demasiado. Hoy ya se ha atrevido alguno más a vestir de corto y estamos en febrero.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Los compañeros recuerdan parte del trazado de la ocasión anterior, pero hoy tenemos propuesta diferente, dejándonos caer por camino que cruza el Arroyo Nazaret, el mismo que da nombre a la Ermita de Nazaret, que será nuestro primer destino.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
¡Qué pronto empieza a sobrar ropa! cuando iniciamos en frío el ascenso a la Ermita por un camino que parece trazado como para atajar pero que nos hace llegar arriba con el primer sofocón del día. Ya hemos dejado atrás un Montejo de la Sierra que ahora destaca iluminado por el sol.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Descendemos de la ermita y cogemos camino por zona de La Umbría que se sigue fácilmente, pisando hoja caída y seca que ahora ya ha perdido su color. Siempre en ascenso, acumulando desnivel poco a poco, por pistas o por pequeños senderos.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Un canchal que destaca en una inmensa pradera nos permite realizar una parada para hacernos unas fotitos, antes de tomar desvío por la derecha por el camino de Monte Negro y extraviar a medio equipo que se ha demorado en la partida. Los walkie talkies arreglan el entuerto.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Unos cientos de metros en descenso oxigenan antes de afrontar los 650 metros con el desnivel más duro de la ruta, con porcentajes del 13, 19 y 20% mantenidos, que no dan un respiro. Fer y yo nos esforzamos en superarlos con la potencia mínima de las e-bikes (él intenta tramo incluso con la máquina apagada) y los compañeros contraen las lumbares, aguantan el ardor de los cuádriceps, jadean, resoplan y avanzan cada centímetro con garra y pundonor.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela

¡Bravo!, ¡bravo! y otra vez ¡Bravo!


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Una vez arriba, en cruce de carreteras, intento comunicar a todos que había una variante para evitar este duro repechón y calentón, pero a nadie parecer interesarle. Están contentos con el esfuerzo realizado.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Recuperado el aliento, un pequeño tramo por carretera y nos desviamos a la izquierda para coger la espectacular pista forestal de La Morra, hacia el punto más alto de nuestra ruta a 1558 m en el Collado Salinero.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Se diría que es sólo apto para senderistas el sendero que se deja caer frente a nosotros, marcado como GR-88, pero ya vemos a Fer descender con habilidad por un primer tramo complicado y marcar el camino a los que vamos detrás.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
De a uno, dejando espacio suficiente por si alguno se detiene, rodeados de vegetación alta que alguna vez hay que esquivar y algún paso complicado que se va solventando sin problemas…


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
¿He dicho problemas? Santi, que ha quedado más atrás, avisa por su walkie de que Luis Ángel tiene alguna avería. A los pocos minutos confirma que se trata de una rotura del núcleo que, al revés de lo que suele ser habitual, esta vez no ha quedado “loco” sino trabado y es imposible aplicar solución con bridas que ya nos recomendaron en otra ocasión nuestros amigos de Mybikesport


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
No queda más remedio que tomar una determinación. Es imposible que Luis Ángel siga adelante con la ruta dura que aún nos resta. Optamos por agruparnos en el Cerro el Morro, al que merece la pena acceder cargando un tramo con la bicicleta por las vistas impresionantes que se pueden disfrutar. Se distinguen perfectamente las localidades de El Cardoso, al fondo, y de La Hiruela, a donde tenemos que descender.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Descenso vertiginoso, muy complicado a tramos, que se solventa sin problemas pero que te hace pensar en más de un momento que te has quedado sin frenos. Ya abajo, un primer planteamiento para regresar juntos hacia los coches, pero Pawel “el increíble” se ofrece a regresar él solo en busca de su coche. ¡Tóma ya! Casi 10 kilómetros por carretera con puerto incluido.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Así que, a los pies de La Hiruela estaremos unos minutos (menos de los pensados) reponiendo fuerzas y charlando relajados mientras Pawel se emplea más a fondo que el Pony Express. ¡Qué morro le habéis echado! – nos diréis. Pues tenéis razón, pero va a ser el único día que nuestro amigo regrese a casa cansado.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Luis Ángel carga su bici maltrecha en el coche de Pawel, cesión de llaves y ¡Nos vemos a vuestro regreso!  La ruta sigue adelante, pero por cuestiones obvias de horario tendremos que recortar unos 6 kms de ascenso y vuelta a la Morra de la Dehesa.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
La senda que conduce al Área Recreativa del Molino, que nos dejó tan mal recuerdo, queda a nuestra derecha y todos pasan de largo sin mirar, no vaya a ser que se le ocurra a alguno… Hoy optamos por seguir trazado del GR-88, complicado en algunos tramos y que bien podría tratarse de calzada romana (¿), pero que se supera sin problemas.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Muy divertida toda la zona, estamos cruzando hoy por puente el Río Jarama, ¡donde va a parar! y aunque nos dirigimos por lugares espectaculares hacia El Cardoso de la Sierra, los senderos parecen jugar al escondite.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Senda ganadera a la salida del pueblo con toboganes engañosos y después tramo pedrolero, donde en anterior ocasión rompió Miguel Ángel el desviador, que nos acercan al acceso al Hayedo de Montejo. Fotito y seguimos adelante.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Hasta el puerto de El Cardoso a buen ritmo y es Pawel el que tira del grupo, creemos que es porque ya tiene hambre. Son las 13:52 y ya “solamente queda bajar”. Y lo haremos cogiendo en descenso el tramo largo que en anterior ocasión se tomó en ascenso de inicio.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Al llegar a las cercanías del Camping de la Dehesilla habrá que tener mucha precaución. Apenas se logran seguir los senderos, ocultos tras las hojas caídas. Pero hay restos de vallado metálico, alambres sueltos por el suelo y otros a la altura del cuello. Muy, muy peligrosos.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Más adelante, después de cruzar la M-139, ya son kilómetros muy rápidos, por laderas increíbles, por senderos en los que hay que esquivar tocones y ramas sueltas, acaso con sorpresas escondidas bajo manto de hojas secas. Vadeando pequeños arroyos que arrastran defecaciones del ganado y barro.


AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela
Al llegar a los coches, allí nos espera Luis Ángel con los brazos abiertos y una gran sonrisa. Aún compartiremos unas horas comiendo juntos... Y a casa, más alegres que unas pascuas.

AlfonsoyAmigos - Montejo de la Sierra - La Hiruela


    

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Sígueme en Instagram

4 comentarios:

  1. En cada ruta, una aventura¡¡¡
    Un grupo que solventa cualquier problema que se presente, y a pesar de todo, final feliz, como en los cuentos.
    Me alegro que disfrutárais de una comida juntos. Qué mejor manera de terminar.
    un saludo. Charo

    ResponderEliminar
  2. Que envidia de ruta ¡¡¡ y de corto encima ¡¡ ganas de hacerla.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a mis compañeros de hoy por la ayuda y apoyo. Siento haber retrasado la ruta en esa parte intermedia. Y aunque tuve que retirarme de la excursión muy pronto debido a esa avería, por lo menos pude comer con vosotros. Porque de eso se trata, de poder compartir no solo la bici y los caminos que es el objetivo domingo a domingo, si no también esos ratos donde estirar un poco mas nuestras reuniones semanales.

    Gracias de nuevo y un abrazo tan grande como cada uno de vosotros.

    El PINO que viene.............cada vez mas cerca.

    ResponderEliminar
  4. Rutón durísimo con vistas maravillosas..pero, marcado por la insalvable avería del núcleo de Luis Ángel..y, aunque terminamos la ruta, menos él, se nos quedó todos un sabor agridulce. Por supuesto, por no poder continuar y por la avería.. él lo paso peor, seguro!!
    Por sacar algo muy bueno, porque bueno es siempre, fue qué el grupo funciona como uno,con un compañerismo total y le hace a uno sentirse orgulloso.

    Mención, en mayúsculas, merece Pawel con su muestra de solidaridad y, su poderío físico. Un fuerte aplauso Pablo, por tú generoso esfuerzo para con el grupo.
    Y como dice Luis Ángel... el Domingo cada vez más Cerca.

    Gracias por estar ahí. Sed felices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.