domingo, 11 de julio de 2021

AlfonsoyAmigos en el Refugio de Vallenmedio

 

Acudí a la cita confiando en que allí apareciera un grupo reducido de amigos, más fácil de manejar en situación adversa y de controlar en caso de rebelión o queja masiva

AlfonsoyAmigos

Avisé, que conste, de que la ruta sería “diferente y dura” e incluso todos conocíamos que las temperaturas se iban a disparar este domingo. Puede que por tanto avisar o porque la mayoría prefiere estar de vacaciones a montar en bicicleta, en el Paseo Rivera aparecemos:

Ángel, Fernando, José María, Juan y Alfonso. ¡Ah! y Galo, que se nos unirá más adelante.

AlfonsoyAmigos

Saludo afectuosamente a unos compañeros que sonríen como siempre y se alegran del encuentro, aunque hoy parece que me miran de manera diferente a la habitual (o a mí me lo parece), pero sigo ocultando nuestro destino y en pocos minutos comenzamos la marcha. Hoy nadie lleva el track, la ruta solamente se cuece en mi caldero.

AlfonsoyAmigos

Ya conocemos todas las variables que nos acercan a la Cerca de las Monjas y por ende a Arroyo Mayor, el mirador de Peña El Águila y el tramo de la Cañada Real Leonesa hacia el Collado del Hornillo (1637 m). Nombres ya míticos, paisajes familiares que forman parte de las rutas de AlfonsoyAmigos desde hace más de 12 años.

AlfonsoyAmigos

Una rueda de José María quiere dar guerra, pierde aire con facilidad, pero un par de buenos apretones de bomba y parece que aguantará. En lo alto del Collado nos tomamos un pequeño descanso mientras, por un momento, pienso en la importancia que debió tener este paso de la Cañada a lo largo de la historia de la trashumancia en el Guadarrama.

AlfonsoyAmigos

Ya se aprecia que el calor va a apretar de lo lindo Pero estamos en Julio, apunta Fernando. Sí, sí, ya, ya, pero hoy creo que voy a sudar más de lo habitual.

AlfonsoyAmigos

¡Esperad!, no os dejéis caer por la trialera hacia la fuente del Hornillo, aviso presto,  que aparte de que hace tiempo que no da agua, hoy nos vamos a desviar antes. Y así es como tras dejarnos caer por la primera recta, justo antes de tomar la curva nos desviamos por camino que surge a la derecha con un pequeño y duro repecho.

AlfonsoyAmigos

Puede parecer duro, vale, pero lo peor está por llegar. El camino se convierte en sendero y el sendero en casi “paso de cabras” no diseñado precisamente  para las bicicletas y como ya avisé, una tortura para quien tiene que cargar y elevar la e-bike por encima de pedrolos de gran tamaño. Siempre surge alguna voz amiga con un tímido “¿te ayudo?”, pero me tengo que ver muy necesitado. Gracias de todas formas.

AlfonsoyAmigos

Partíamos ya de la altura del collado (1637m) y no hemos parado de ascender, aunque sea poco a poco, intentando hacer montados los tramos que nuestra fuerza y habilidad nos lo permiten. Las vistas son impresionantes aunque el día está algo brumoso y no nos importa detenernos unas cuantas veces solamente para disfrutar del entorno; bueno, y para tomarnos un respiro.

AlfonsoyAmigos

El entorno es conocido como Navas del Toril y no encuentro en mapas más reseñas a nombres de montes o picos, salvo el de Cueva Valiente que queda a nuestra derecha y el del Cerro de la Salamanca que hemos dejado a nuestra espalda.

AlfonsoyAmigos

Un buen rato en lo alto, subidos a unas peñas, dejando que la vista de todos se pierda en el horizonte, disfrutando de una brisa suave que se agradece. ¡Qué maravilla! Y nos empeñamos en irnos lejos sin conocer lo que tenemos, apunta alguno.

AlfonsoyAmigos

Emprendemos el descenso por senda que se ve clara a nuestro frente, aunque a derecha e izquierda abandonamos otros senderos para próxima ocasión. Disfrutamos en nuestro avance varias decenas de metros pero inmediatamente aquello se inclina y se deja caer casi en picado por zona resbaladiza de piedra suelta y pedrolos.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Hacemos lo que podemos por seguir montados, pero una vez que resbalas ya no hay quien te pare salvo que acabes estrellado contra un árbol o caído de mala manera. Mejor tener precaución y poner pie en tierra.

AlfonsoyAmigos

Hemos dado con el trazado correcto, pues a la vuelta de curva nos damos de frente con el Refugio de Vallenmedio, nuestro objetivo de hoy. Alegría de todos al aparecer por detrás de los tremendos bloques de piedra que mantienen en pie la construcción.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Escondido entre pinos, impertérrito con el paso del tiempo, con el techo desvencijado y aún en parte haciendo su cometido, pero queriendo ser encontrado para darte cobijo y abrigo si lo necesitas y con una chimenea dispuesta a dar calor en invierno.

AlfonsoyAmigos

La misma construcción, las mismas formas, el mismo porche, acaso idénticas medidas a los refugios de La Salamanca y de La Naranjera que ya conocíamos. “El adiós a los refugios de montaña

AlfonsoyAmigos

Estando en estos parajes nos da alcance Galo que a buen seguro se ha empleado a fondo y juntos seguimos por el descenso que pierde desnivel pero no mejora en el trazado. En estos terrenos parece nacer el arroyo de Valle Enmedio, cuyo cauce casi seco empezaremos a ver por nuestra derecha.

AlfonsoyAmigos

Tras seguir unos senderos que son del gusto de todos y apenas rozar extremo del Camping Vallenmedio, giramos para acercarnos al pequeño embalse de Prado Toril. ¿Hemos dicho que hoy la ruta era diferente? Pues eso. Soy el primero en descalzarme para meter los pies en las frías aguas embalsadas, pero en un plis plas estamos todos con el agua fresca hasta las rodillas.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Disfrutamos como críos sin prisa por arrancar y nos costará ponernos de nuevo en movimiento. Alguno se ha quedado con ganas de pegarse una zambullida, pero ha salido más mojado de lo que esperaba.

AlfonsoyAmigosAlfonsoyAmigos

Repecho, otro repecho, uno más y llegamos a zona de bunkers y trincheras que no todos conocían. Parada, relajo, charla. De habernos visto, más de un purista del ciclismo se habría tirado de los pelos ¿Pero esto que es?

AlfonsoyAmigos

Marchamos a buen ritmo por pista hacia el embalse de Cañada Mojada y en cuanto lo tenemos a la vista giramos a la derecha para tomar senda por el trazado del arroyo Chubieco, (con b según los mapas, en la zona de El Chuvieco con v – No es el primer caso) disfrutando del fácil rodar, de los parajes, del ganado que nos observa con descuido, de caballos que galopan por nuestra izquierda una auténtica maravilla.

AlfonsoyAmigos

El último tramo más complicado, algo más duro, pero siempre divertido hasta llegar al collado de La Gargantilla (1630m) y acercarnos a tomar agua fresca en la fuente de Juan Bellver.

AlfonsoyAmigos

Descenso por el arroyo Gargantilla, con sus tramos divertidos, con sus complicaciones ya conocidas y dominadas por todos hasta cruce con el Camino del Ingeniero, por el que recorremos pequeño tramo antes de dejarnos caer directamente hasta La Casona.

AlfonsoyAmigos

Objetivo conseguido, obstáculos superados eso sí, muy pocos kilómetros pero engañosos y que han dejado huella en el cuerpo. Con las cervezas en la mano todo son risas.

¡Hasta la próxima! 



6 comentarios:

  1. Otro domingo más de diversión sobre la bici, ruta conocida en algunos de sus tramos y otros novedosos con encanto, consiguiendo llegar a lugares espectaculares que algunos como yo, no los conocía aún.
    Mañana entre risas, alegría, compartiendo buena conversación y buenas pedaladas, no nos falto el minibaño y una refrescante cerveza al llegar al destino.
    Feliz semana a tod@s

    ResponderEliminar
  2. Mañana de bici-naturaleza, inédita gracias a la labor I+D de Alfonso. Fue sorprendente bajar aquel trialeron, imposible en algunos tramos, que nos sorprendió de repente con el refugio. Parecía que nos estaba esperando. Gracias por la compañía. Buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Por lo leído,esta ruta se puede decir,que ha sido cuesta arriba,o mejor dicho,montaña arriba
    .
    Muy curioso el refugio
    Y muy refrescante el baño.
    Una vez más
    Deporte y naturaleza
    Buena combinación.
    Un saludo. Charo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre encantados de recibir tu comentario y tu saludo, Charo.

      Eliminar
  4. Pues me llevo una buena sorpresa por el trabajo de búsqueda que llevaste a cabo, "el que la sigue la consigue". El refugio esquivo apareció y lograste enseñarlo a un pequeño grupo de compañeros. Eso sí con las fotos tan vistosas no se yo si nos convencerás en otro momento de ir a visitarlo.
    Buena ruta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuándo, comentando la ruta a la sombra y con unas "aceitunitas"... y una cerveza con limón y sin alcohol, Juan, creo recordar, dijo que habían salido algo más de 20 km. ¿?
    Y luego de mirar el GPS...
    Si, a si fue.

    Una vez más, no son los Kms. recorridos, es la intensidad del recorrido y
    en esta ruta la belleza de lo recorrido, con la sorpresa de la llegada al refugio.
    En una bajada de vértigo ( con trechos andando) y detrás de un cerrado bloque de pinos, nos encontramos el refugio de Valledenmedio, ni que decir que fue asombroso reconocer la arquitectura calcada a los demás refugios de la Sierra de Guadarrama (todos en pésimo estado)pero, yo cómo era la primera vez que lo veía disfrute rodeándolo y recorriendo por dentro y posando, con los compañeros, en su maravillosa arcada a modo de porche.

    No quiero dejar pasar e incidir en las vistas que observamos en lo más alto de la ruta y aunque el día era borroso debido a la calima, también disfrutamos con ello.
    Aunque repito, lo mejor fue lo vivido en el refugio , y la llegado de Javi, que cómo el el edificio de Vallenmedio, apareció de repente detrás de los pinos...

    Me quedo también con quién me acompaña en estos recorridos realzando sensaciones y risas.

    Sed Felices. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.