miércoles, 25 de mayo de 2016

Yo sobreviví a la Marcha MTB Madrid-Segovia 2016

Fin de semana, tan completo como este pasado, me cuesta recordar.


Relato de Ángel Sierra


V
iernes, ya despierto antes de lo habitual, aunque tenía previsto ir a la hora de comer a recoger el dorsal, pero el come-come no me dejaba en paz.



En el trabajo por la tarde, no me vieron ni el pelo y corriendo a buscar el coche, enfilé la carretera de La Coruña, Zarzuela y allí mi bici me esperaba más ansiosa qué yo.

En Segovia a las 5:10 h. con la bici, en el camión, encartonada, esperando su viaje a Madrid, y yo a la 5:30 h. sentado en el bus esperando a que apareciera Toñín y que arrancaran pronto. Se nos hizo largo el viaje.



En la salida nos reunimos 6 emocionados compañer@s y esperamos el turno y... hasta el infinito y más allá.

En los primeros kilómetros había más dureza de la esperada, pero iban pasando y se formaron dos grupos, Eva, Santi y Toñín y en el que iba yo con Ernesto y Antonio, que llevábamos un ritmo más alto. Y mientras pasaban los Kms. más llanos del recorrido, Ernesto, comentó que no le esperáramos si veíamos que se quedaba atrás.


Con un ritmo bueno nos presentamos en Cercedilla alrededor de las 14 h. donde comimos y nos esperaba Chicho para darnos ánimo y compartir un rato comentando cómo había transcurrido lo qué llevábamos de ruta y si sabíamos por dónde iban los compañeros, pues la retransmisión de Santi por Wikiloc se había parado.

En apenas 15'm. nos pusimos en marcha despidiéndonos de Chicho, qué nos deseó suerte y empezamos Los Lomitos y... salió el sol... y la digestión... Y sudar... y la bici ni subía ni yo era capaz de divisar la fuente...pero llegue y no sé si el estómago se centró o si ya había sudado todo lo que podía sudar...

Fin del primer capítulo.


El caso es que poco a poco me fui encontrando cada vez mejor hasta llegar al Alto del León y sobre todo qué, por la senda del Arcipreste bajé andando, no como Antonio que lo hizo casi sin bajarse, y el estirar las piernas durante un par de Kms. me vino fenomenal. 

L
legamos a la puerta de Campanillas, había un avituallamiento, y bajamos hasta la garganta de Río Moros, por donde iríamos a coger el cordel. 

Y nada más pasar los Ángeles de San Rafael ya empezaron las piernas a decirme ¡cuidadin! ya conoces el cordel y no has hecho nada más que empezarle. 


A
sí que trataba de dosificarme y qué las pulsaciones no me subieran de 150, pero Antonio daba pedales como endemoniado y aunque por momentos se alejaba yo seguía a mi ritmo cogiéndole en los tramos más llanos y favorables a mi pedaleo 

L
a experiencia de conocer perfectamente estos parajes, debido a las innumerables rutas con AlfonsoyAmigos y recordar algunos momentos de risas y charlas con ellos, me ayudó un montón. Y sobre todo agradecer a Antonio su ayuda, pues en los repechos antes de llegar al río del pantano le dije "ya voy muy justito, los voy a subir andando, si quieres vete”, pero me iba esperando.
 
Y
por fin el embalse de Puente Alta. Esto ya está chupado, pensé y me baje a darle más aceite en la cadena pues sonaba, otra vez con mil chirridos.

Pero quedaba todavía "mucha tela que cortar" y mucho desnivel que salvar y llegamos al último avituallamiento, donde Antonio, me preguntó si parábamos, pero le dije "si me bajo de la bicicleta, ya no vuelvo a subir " así que continuamos.




Calculamos que quedaban 9Kms. Y se nos abrió una pista prácticamente llana y veíamos Segovia a nuestra derecha, pero los Kms, parecían eternos y eso qué el cuentakilómetros marcaba entre 20 y 23 Kms por hora y Segovia parecía alejarse. Antonio tiraba de mi con una fuerza increíble y más increíble era que yo pudiera seguirle... 

De repente el arco azul de meta a unos 300 m. Nos felicitamos y yo quería qué entrase él primero, pero me extendió su mano y entramos a la par.

(
En la clasificación, estoy antes qué el por el orden alfabético, es anecdótico, por supuesto, me hubiera gustado qué él constara delante de mi).


Quedaba otro momento emocionante, el más emocionante, bajar por las escaleras del acueducto hacia la plaza del Azoguejo, con bastante gente animando y aplaudiendo, fue sensacional.

Un abrazo con Antonio, con la medalla al cuello y unas fotos y a comer que me sentó de maravilla... Pero, después de una media hora de estar sentado lo que me costó ponerme en pie, menos mal que la ducha de agua fría me curó y conseguí llegar al coche, guardar la bici y llegar a Zarzuela. Y la cama directamente.

Fin del segundo capítulo.


A
las 7 de la mañana, otra vez sin que sonará el despertador, preparar la impedimenta del ciclista, otro día con AlfonsoyAmigos, también hoy muchos amigos de Machoteros en bici, sexmo de Santa Eulalia... 

E
n Bernardos, saludé a Santi y a Toñín, unos abrazos llenos de orgullo por lo conseguido y yo más orgulloso de, si cabe, por haberlo compartido con ellos y con Eva y Ernesto.

D
espués de un chaparrón, nos dieron la salida desde la plaza del pueblo, en un principio me costó ponerme en marcha, pero a medida que transcurrían los Kms las piernas se iban soltando y entre conversaciones y risas y algún piscinazo, sin agua y el árbitro mirando para otro lado, con Andrés partiéndose la caja de tanto reír transcurrió la ruta dónde el aire nos dio una buena paliza.


La llegada y entrada en la plaza de Bernardos, donde también estaba situada la META, estuvo muy bien, llegamos juntos un buen número de miembros de AlfonsoyAmigos. Después de los abrazos de felicitación... A por la paella, muy buena, después tomamos un café en la plaza sentados tan ricamente, al sol compartiendo anécdotas y sucedidos de este fin de semana, para mi tan completo.

U
n abrazo a los que estuvisteis viendo al Boss, ya sabéis, os echamos de menos.


Un abrazo para tod@s, gracias por estar ahí.

Colorín, colorado este cuento se ha acabado.

SED FELICES.


10 comentarios:

  1. No os podéis perder el relato de Ángel Sierra.

    ResponderEliminar
  2. Angel, Antonio, Ernesto, Eva, Toño y Santi:

    Admiración de compañero de ruta/s y mis respetos. Yo no dudaba que algun@ de los que asististeis a la Madrid-Segovia, no culminarais la ruta. Por la forma física de la que hacéis gala, ruta tras ruta, pero sobre todo por ese acicate de superación que se lleva en la cabeza y que es el responsable de terminar un reto tan importante.

    Pero lo que mas me sorprendió es que al día siguiente aparecierais en Los Sexmos, ¡eso ya es insuperable!. Me confieso incapaz de lo primero y de lo segundo.

    Un abrazo muy fuerte de admiración y respeto para todos.

    ResponderEliminar
  3. Gran hazaña la de este fin de semana la vuestra de haber conquistado "La Madrid - Segovia" demostrando ese afán de superación constante. Leo con atención y mucha envidia toda la aventura que ya conozco de años anteriores y por conocerla, se lo dura y larga que se hace en muchos tramos del día.

    Felicidades a todos y ya sabéis cuanto me alegro de que tuvierais vuestra recompensa de la llegada para estar muy orgullosos de acabar como lo hicisteis. El año que viene estaré con vosotros ya que me parece una de las mejores experiencias que se pueden tener a lo largo de la temporada. Sirve como colofón a una temporada de bici que ya se sabe que en nosotros no tiene ni principio ni fin. El entrenamiento y las rutas semana tras semanas al final tienen su recompensa y este logro personal de cada uno de vosotros es para sentirse muy orgullosos.

    Enhorabuena a todos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ángel un placer de ruta. Para mi en la primera ruta de este tipo, nunca había pasa de 70km, fuiste una compañía imprescindible. Recordandome comer, beber y no tomarme demasiadas alegrias en la primera mitad. Esa primera mitad en la que me ibas contando anécdotas de las rutas con el grupo mintras los kilómetros pasaban volando.
    En nuestra para en Cercedilla creo que pagamos la novatada, deberíamos haber hecho una parada más breve y haber comido algo menos y aprovechar los tramos de pateo para comer algo más. Para la próxima ya lo sabemos.
    De la segunda parte de la ruta tengo que confesar que me impactó el silencio del camino de los Lomitos, solo se oía el ruedo de nuestras bicis, nadie hablaba con el compañero. Aquí pasé mi peor momento con dos amagos de calambre muy fuertes, en sendos tramos llanos, por suerte poniendo el molinillo y con la seguridad que me daba tener a Ángel al lado el problema se fue solucionando solo.
    Desde Campañillas a Segovia me encontraba bastante mejor de lo esperado así que intentaba, torpemente, ayudar a Ángel quitandole el aire en los tramos que soplaba en contra. Ángel comenta que se sentía justo, pero era de los que mejor iba de nuestro grupeto. La inmensa mayoría necesitaba bajarse de la bici en cualquier repecho, el cansancio hacia mella en todos.
    Eso si la llegada un placer, entrando de la mano dos compañeros tras una larga etapa. Ese era el mejor final para el día.

    PD ¿Estoy muy enfermo por estar pensando ya en el próximo año?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba, salir al día siguiente a estirar un poco las piernas. De pronto tienes que echar un pie a tierra y pasen tus compañeros por la carretera y te llamen al instante por si necesitas algo es un lujo a la altura de muy pocos grupos.
      Muchas gracias

      Eliminar
  5. Pues yo lo mismo pero una hora mas tarde, y el domingo 25 kilometros menos jajajajajjaja.
    Es curioso el Punto de vista de cada uno, las sensaciones, las emociones,los ratos vividos antes, durante y despues. No tienen nada k ver, en mi caso me chupe varias horas mas en todos los aspectos, antes, durante y despues. Pero la alegria de disfrutar de la gente que te quiere y quiero no tiene precio, por encima de la bici,compartir 14 horas con otros 6 qmigos no tiene precio. Volveria a repetirla solo por la satisfaccion que se me quedo en el cuerpo,me acuerdo de cada kilometro,anecdota, mal trago y sobre todo bueno.
    Una experiencia unica aunk me levante a las 4 dela mañana a trabajar y me acoste a las 12 de la noche despues de trabajar, limpiar la bici y engrasarla, y preparar la mochila y ropa para acudir a ver a mi gente de A&A, comer con ellos y echar de menos a algunos k no pudieron acudir. Una lastima.

    ResponderEliminar
  6. Genial relato de Angel!! da muuuchas ganas de apuntarse el año que viene. Sabiendo que vas con este excelente grupo y acompañado seguro que ayuda y mucho a superar los tramos duros y los momentos de bajones que siempre estan.
    El momento de pasar la meta debe de ser increible!!
    Angel ha descrito perfectamente las emociones y logra motivar para apuntarse a tal aventura!!!
    Enhorabuena campeones! sois tod@s muy grandes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Otro gran plumilla en el grupo, si señor Angel, buen relato, como dice Patrik dan ganas de apuntarse mañana mismo para el año que viene,sois un@s maquinas, me quede con muchas ganas, pero francamente yo este año no me encontraba preparado para hacerla, este año me tengo que conformar con la larga de los Sexmos, que estuvo bien, con algún incidente, pero bien, el que desconocidos paren a socorrerte en averías y tu puedas hacer lo mismo, dice mucho de este deporte el cual somos muchos los que le compartimos y queremos, el aire fue traicionero y gran enemigo en los últimos 15 km, buena paliza nos coloco, pero en fin como dice Ángel, otra al saco.

    Esta semana tenemos un montón de 10eeesss, cogeros uno cada uno campeones.

    ResponderEliminar
  8. Guauuuu.... SIN PALABRAS!!! chicos...

    Chapeau ;")

    ResponderEliminar
  9. Guauuuu.... SIN PALABRAS!!! chicos...

    Chapeau ;")

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.