domingo, 19 de octubre de 2014

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros

El encanto de una ruta MTB diferente


No, no. Alfonsoyamigos no ha abandonado la bicicleta este fin de semana.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Arte
Foto: Miguel Ángel


Sabíamos de antemano que muchos compañeros estarían ausentes, por vacaciones, por trabajo, por otros compromisos... y se han añadido algunas bajas de última hora.

En la recámara quedan estupendas rutas, unas realizadas en anterior o anteriores ocasiones, otras que ya se han convertido en clásicas y muchas inéditas que iremos disfrutando a lo largo del año.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
En el Apeadero de San Rafael




Y ante la duda, no tenemos nada más que acercarnos con nuestras bicicletas a esa maravilla natural que es la Garganta del Río Moros.

Esperamos, con ansiedad y emoción, la ruta que tenemos prevista para la semana próxima a El Tiemblo y a su magnífico Castañar, que tiene todas las papeletas para convertirse en otra clásica anual, sobretodo en otoño, a pesar del desplazamiento que hay que realizar.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Añadiendo color al pinar


Mientras transcurren los días y nos vamos acercando al 26, en esta ocasión no cogemos los coches, no hay desplazamientos, solo Patrick pero viene de cerca. Hoy “jugamos en casa”.

Nos juntamos: Ángel, Belén, Eusebio, Galo, Juan, Miguel Ángel, José, Patrick y Alfonso.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Casa del Baldío



La temperatura es propicia, las máquinas están a punto, las ganas de pasarlo bien muchas y nos ponemos en marcha.

Belén nos acompañó ayer en nuestra Ruta de la Abuela y hoy se ha animado de nuevo. Quiere ponerse a punto para la semana próxima... A todos los asistentes nos viene de lujo la ruta de hoy.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Selfie de Miguel Ángel con Belén y Galo


Vamos a rodar, de eso se trata, pero también afrontaremos los repechos suficientes como para exigir a nuestras piernas una controlada sobre carga.

No van a faltar algunos tramos novedosos pero, en general, pedalear por la Garganta se convierte en algo muy familiar y cercano, casi como jugar con el triciclo en el patio de casa y no por ello dejar de disfrutar.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Junto a la Casa del Baldío

Ahora en otoño, el colorido de la vegetación que nos rodea cambia a unos tonos rojizos que le dan un encanto especial a nuestra ruta.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Bajando
Pedaleo, conversación, risas... pero otro protagonista hace su aparición.

José es el primero en darse cuenta. Puede que haya salido de casa con predisposición especial al encuentro.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Explosión de color


El resto, nos damos cuenta al comprobar que José se ha quedado descolgado en una zona no complicada.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Subiendo


Se ha producido el primero de los encuentros y de las presentaciones: “Aquí José... aquí un hongo”.

Algún comentario de protesta. “¿A qué hemos venido a bicicletas o a rolex?” –ya conocéis el chiste. Y seguimos rodando unos kilómetros.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Alfonso en pleno esfuerzo
Foto: Miguel Ángel


El problema es que no es necesario abandonar nuestra ruta, nuestro trazado previsto, ya que son los hongos los que se empeñan en acercarse al borde del camino a saludarnos, a tentarnos.

Y hoy hemos salido a montar un grupo con poca voluntad, muy poca voluntad, fáciles de convencer.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Camaradería: Juan y Alfonso
Foto: Miguel Ángel



Nos cruzamos con varios vehículos turismo, probablemente hayan pagado su licencia para acceder a los puntos más alejados, pero es seguro que esa licencia nos les dará libertad para circular a velocidades que pongan en peligro a ciclistas y excursionistas, como hemos comprobado en un par de ocasiones.

Por favor, más precaución y respeto a los demás por parte de todos.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Belén sacando fuerzas de flaqueza
Foto: Miguel Ángel




José ya tiene para su aperitivo de hoy, pero no puede remediar que la vista le juegue malas pasadas y tenga la sensación de que los hongos saltan a su paso con un “cógeme, cógeme”.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Embalse de El Espinar o del Vado de las Cabras

Galo tiene también vista aguzada, pero acabaremos todos siendo capaces de detectar hongos a derecha e izquierda.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
En el Embalse de El Espinar




La naturaleza es sabia y tiene sus ciclos. Este año predominan los boletus y el pasado fue idóneo para los níscalos.

No llevamos cesta de mimbre, pero todos volveremos con el aperitivo en la mochila, no solo José que fue quién prendió la mecha.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Menudo trofeo .Con uno... basta
Foto: Miguel Ángel
A nuestro regreso nos encontraremos con muchos andarines que han aprovechado para, con cesta de mimbre en ristre, lanzarse al monte. A una señora de cierta edad llego a preguntarla: ¿A dónde vas Caperucita con esa cesta tan bonita? La interpelada también ríe.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
No, no es un alien el que ataca a Patrick
Foto: Miguel Ángel


Grupos de excursionistas se nos cruzan y saludan amigables, ciclistas que suben y bajan, seguramente con el Collado de Marichivas como referencia. Algunos pasan de largo sin saludar y resulta extraño, porque el amor compartido a la naturaleza parece unirnos a todos.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Juan superando sin problemas repecho duro. Mas abajo Ángel.


Pero no os equivoquéis. Puede que penséis que esto no ha sido una ruta ciclista, pero ha habido tiempo para todo y os garantizo que en los duros ascensos nadie se ha detenido.

Algo más de 40 kms, 50 para los espinariegos, que nos han permitido dar la vuelta a la Garganta, visitar el Embalse de El Espinar o del Vado de las Cabras, que se encuentra repleto de agua en estas fechas, (si, ya sabemos que es el más pequeño), acercarnos una vez más a las ruinas del Chozo Madrid, junto al Arroyo Gargantilla, por el que ya discurre agua, comprobar que el Embalse del Tejo no alcanza su nivel más óptimo y rodar por lugares llenos de color y de encanto.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Unos con esfuerzo y otros muy sobrados




La solidaridad del grupo se ha puesto nuevamente de manifiesto cuando ha hecho falta y Belén podrá dar fe de ello.

Podíamos haber alargado más la ruta, pero estábamos deseando llegar a casa y mostrar nuestros trofeos. José es el primero en escapar, ya le conocemos.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
El espíritu de Alfonsoyamigos


Galo, por su parte, decide no dar por terminada la jornada y se despide para continuar ruta por su cuenta. Se quejará, pero está en plena forma.

Todavía hemos tenido tiempo de acercarnos a saludar a los amigos de Cafetería Jara, para disfrutar de refrescos y raciones.

Jornada Micológica en la Garganta del Río Moros - Alfonsoyamigos
Cafetería Jara


Charla apetecible bajo un sol muy agradable, intercambio de recetas con los hongos como protagonistas y escapados a casa para convertirnos en Master Chef.

¡¡Bon appetit!!



7 comentarios:

  1. Despues de dos fines de semana sin acudir a las rutas de AyA por diferentes actividades fuera de Madrid, el domingo que viene volveremos a estar con tod@s vosotros, y con muchísimas ganas.
    Divertida ruta la que hicisteis ayer y como siempre con un ambiente insuperable. Habiéndonos convertido en fijos de estas rutas tanto Luis Ángel como yo, se leen con atención y con cierta pena de no haberla disfrutado. De todas maneras queda toda la temporada por delante.
    El domingo en El Tiemblo promete ser una ruta especial, como lo fue el año pasado y como será a partir de ahora ya que seguro que se convertirá en una clásica de todos los años. Seremos muchos y el día será de los que dejan huella.
    El Tiemblo cada vez mas cerca......

    Un abrazo a tod@s

    ResponderEliminar
  2. ¡Jornada redonda lo de ayer! Dia insuperable de bici con unas temperaturas mas que agradables, un pinar otoñal precioso, unas sendas nuevas para mi y una buena cosecha de Boletus para casa y como siempre un gran ambiente y genial compañerismo. Al final 40km con algunos repechos duros y alguna trialera tambien...nada de un "paseo" por la Garganta.
    Un abrazo a tod@s

    ResponderEliminar
  3. Esto si que ha sido matar de un tiro dos pájaros.
    Mientras la gente trepa monte arriba a vosotros se os aparecen en el camino.
    Precioso día.
    Me crucé con vosotros en S.Rafael cuando regresaba a los madriles.
    Un saludo. CHARO

    ResponderEliminar
  4. Imprevistos de ultima hora me impidieron ir a una ruta, que veo el comentario y me muero de la envidia,hay días que mejor quedarse en casa.
    Me alegro por los que estuvisteis, seguro que lo pasasteis en grande.

    ResponderEliminar
  5. Como bien dices Alfonso, la garganta nunca defrauda.
    Me alegro que Patrick haya podido llevarse esos boletus a casa, ya que en la última ruta por la garganta se quedó con ganas.
    El domingo tenemos pendiente ese rutón asi que alli nos veremos.

    ResponderEliminar
  6. Menuda jartá a boletussss.... Este año ....
    Y pedazo fotossss!!!, Como siempre... El buen rollitoooo se respira a través de ellas...no hace falta ir para comprobarlo!!
    Hasta el finde que vieneeeee...
    Lourdessss.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena opción, otros colegas también disfrutamos los dos últimos fines de semana del extraordinario entorno de la Garganta haciendo bici-setas.

    Un abrazo, amigos

    Jesús

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.