miércoles, 11 de enero de 2017

Mujeres en la Sierra Segoviana años 50


Relato de: Aranzazu González

María, nacía en el seno de una familia acomodada un otoño de 1942 en la madrileña Plaza de La Cebada. Sus padres arrendaban cada verano una casona de piedra en San Rafael (enclave privilegiado de la sierra segoviana pasado el Alto del León) donde permanecían desde junio hasta octubre.

AlfonsoyAmigos


Su infancia y adolescencia fue de lo más llevadera comparada con la de su amiga Teresa, en una España todavía castigada por una postguerra que golpeó sin vacilar las economías domésticas de cuantos tuvieron que sobrevivir a aquellos fríos y duros inviernos, aliviados en parte con la llegada de cierta ayuda norteamericana, en forma de leche en polvo, mantequilla y queso que desde 1955 a 1963 repartieron los colegios, las parroquias y hospitales de caridad.


AlfonsoyAmigos

En dos universos paralelos vivían María y Teresa, esta última hija de los guardeses del hotelito donde cada año se alojaba la familia de María.

Ambas muchachas tejieron una amistad desde niñas jugando en el patio de la casa todos los veranos. Y en una atmósfera de precariedad para unos y de cierta holgura para otros Teresa fue aceptando su identidad social y la educación inculcada por sus padres, a merced de los ratos de libertad inconsciente que María le proporcionaba con una generosidad, amistad y cariño que se fortalecería con los años.

AlfonsoyAmigos

En aquel tiempo de correrías adolescentes la felicidad se presentaba cuando de repente María se colaba a escondidas en la cocina del gran caserón y sisaba media hogaza de pan y media libra de chocolate para repartir con su amiga, botín que disfrutaban alejadas de aquella finca de El Cordel, recuerdos imborrables para el resto de sus vidas.

Los años pasaban y las dos niñas fueron creciendo, convirtiéndose en mujeres que estarían llamadas a protagonizar vidas muy distintas, en una inercia marcada por las circunstancias y los condicionamientos sociales y económicos.

AlfonsoyAmigos

El padre de Teresa trabajaba en el aserradero que había junto al Preventorio, hasta que enfermó, algo que obligó a su madre a compaginar el trabajo de la casa con el que los maestros del pueblo, Dña. Fuencisla y su esposo Don Cirilo, habían querido ayudarla, limpiando las escuelas situadas en Las Peinetas.


AlfonsoyAmigos

Arropada por pinos silvestres y masas de roble, tejos, acebos, enebros que conformaban el paisaje de sus ojos, Teresa pasaba los días afanada en acudir a la escuela al tiempo que debía ocuparse de los quehaceres impuestos por una rutina ineludible, esperando ansiosa que llegase el mes de junio para ver a su amiga María.

AlfonsoyAmigos


En febrero de 1958 el padre de Teresa fallecía tras una lucha sin cuartel en ausencia de medicinas efectivas que pudieran parar aquella tuberculosis, por lo que Teresa se vería obligada a trabajar durante todo el verano con el fin de ayudar a su madre a atesorar lo suficiente para sobrevivir durante el severo y acentuado periodo de nevadas.


  

Rozando el mes de junio hacía su desembarco la legión de veraneantes, algunos de ellos con su respectivo personal de servicio para instalarse en aquellas casonas, disfrutando de lo que vino a denominase el veraneo de finales de los cincuenta.

AlfonsoyAmigos

La sierra comenzó a convertirse en un destino preferente. Eran los tiempos de descansar lejos del sofocante calor de la capital, de hacer excursiones, de montar en bici por Arroyo Mayor recorriendo los senderos a la espalda de la Ermita del Carmen hasta Gudillos, siestas placenteras, conversaciones tranquilas, viernes musicales en el Paseo Rivera y dejarse abrazar por el viento fresco de la noche. Lugar donde, como diría Machado, brotaba el agua santa del peñasco y reposaba el huésped dolorido del labio exangüe y el angosto pecho.


AlfonsoyAmigos
Ermita del Carmen - San Rafael
María retornaba a San Rafael cada verano, impaciente por ver a Teresa y a sus otras amigas, con ganas de estrenar el regalo con el que sus padres le habían obsequiado aquel año por las buenas notas: una bicicleta verde que la permitiría aventurarse por aquellos sitios que veladamente descubriría sin consentimiento expreso de sus mayores.


  
Una vez que Teresa terminaba sus tareas como dependienta en Ultramarinos Álvarez, entre las cuales estaban las entregas de pedidos a domicilio que realizaba sirviéndose de un carro en el que transportaba las botellas de leche, pan, miel, tortas y toda una serie de productos que encargaban aquellos moradores de temporada alojados en los hotelitos de verano en pleno apogeo estival, las dos muchachas se reunían con sus amigas y amigos del barrio Buenos Aires.



En esas excursiones y andanzas con el resto de chicos y chicas los días para María y Teresa pasaban sin apenas darse cuenta, divirtiéndose con todo cuanto las rodeaba, recorriendo los prados de Vázquez donde pastaban las vacas del Sr. Eutiquio, y subiendo y bajando la calle de La Tejera en la bici, para después refrescarse en el arroyo de El Estepar, sitio no exento de peligros ligados a la fauna ya desperezada que poblaba el lugar.


 Así fueron sumando veranos Teresa y María a sus vidas, compartiendo paseos a pie y en bici, soñando juntas e imaginando su futuro, recorriendo aquellos parajes del pinar de los que hablaban en la correspondencia que mantenían durante el invierno, haciendo acopio de las piñas caídas a modo de distracción relajada que bien servirían para encender el hornillo donde se cocinaba, y la estufa de leña durante el frío invierno.




18 comentarios:

  1. El relato es muy emotivo. Por otro lado me doy cuenta al leerlo de que este bendito país ha disfrutado de escasas e incluso me atrevería a decir ninguna época en que el ciudadano de a pie no lo haya pasado mal,guerras, gobiernos inoperantes o corruptos y por ende políticos de perfil bajo con nula preparación, en fin creo que demasiado bien nos va para lo que tenemos y hemos tenido.....deprimente

    ResponderEliminar
  2. Por unos instantes me he sentido como Teresa. Qué maravilla de relato, Aranzazu G. Herranz. Gracias, Alfonso por dejarnos disfrutar de la prosa cuidada y elaborada de esta gran amiga que escribe genial. Enhorabuena a los dos. Besos.

    María Jesús Maricalva

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Aranzazu,me alegro de leerte y disfrutar de tu relato y darte de nuevo la bienvenida a esta familia, antes como seguidora y ahora también como escritora y plumilla,pronto te vemos dando pedales con nosotros……continuará…??? Espero que si. Un besoabrazo y genial relato

    ResponderEliminar
  4. Relato muy comovedor de una época no tan lejana y donde vemos que estas diferencias sociales que describes, hoy dia siguen existiendo aunque con otros tintes. Comparte algunos leitmotiv de Alfonsoyamigos: Bicicleta y Amistad... que no decaigan nunca.
    Esperamos los próximos relatos con impaciencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta:Esa epoca la he vivido en persona y me llena de recuerdos increibles donde creo que habia menos maldad y mas romanticismo que ahora Aranzazu enhorabuena escribes muy bonito

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho!!! Quiero saber más de María y Teresa. Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia de amistad Aranzazu. Como siempre las mejores historias de amistad son aquellas forjadas desde niños y tambien las que no entienden de condicionamientos sociales y/o económicos. Otras veces esos lazos de amistad los encuentras a lo largo de tu vida y se hacen prácticamente inquebrantables. Es el caso de AlfonsoyAmigos que a traves de cronicas, aventuras, y relatos como el tuyo en este blog, parecen haber nacido desde hace muchísimos años.
    Gracias por traer este pequeño cuento, todavia mejor y mas emocionante al ser real. Un placer leerte y saber que participas en este blog de aventuras e historias imperecederas que nos acercan los unos a los otros de una forma tan natural y sana.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a todos por la acogida que le habéis mostrado al relato, es un honor que te publiquen en el blog de AlfonsoyAmigos.

    Y sólo deciros que no busquéis ni a Teresa ni a María por San Rafael, porque son personajes creados por mí junto con su historia, es cierto que he jugado con ubicaciones que sí son reales así como las fotos que habréis podido comprobar que algunas proceden de rutas vuestras, algo modificadas, eso sí, para adaptarlas a este relato.

    Y si queréis que continúe la historia, la continuaremos, como continua la que empezó con este blog y con esta familia de A&A.

    Un abrazo y a seguir en la brecha...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historia bonita, que no deberías dejarnos con las ganas de saber,como continua la vida de dos amigas en nuestros maravillosos parajes………

      Eliminar
  9. Quisiera dar la enhorabuena a Aranzazu González por este magnífico relato. Todos, en cierta manera, nos hemos visto identificados y hemos vuelto a revivir antiguos recuerdos de nuestra infancia por los maravillosos paisajes del Espinar y San Rafael. Me encanta como mezclas la sensibilidad de tu narración con los maravillosos paisajes que todos conocemos. Y ,sobre todo, me resulta un gran acierto la mención del gran Antonio Machado, buen conocedor de los encantos de la sierra segoviana. Ha sido la guinda de un relato bonito y entrañable.
    Gracias por ayudarme a sacar de un rincón de nuestra memoria estos magníficos recuerdos. Estamos impacientes por vivir mas experiencias espinariegas con María y Teresa. Sigue así Aranzazu!!!

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito Aranzazu, ademas con ese formato es mas facil de leer para los que como yo se nos juntan las letras...

    Roberto Alcazar Marine

    ResponderEliminar
  11. Precioso relato. Una historia real, de la calle, perfectamente contada. Enhorabuena de quien a día de hoy disfruta de ese entorno e intenta transmitírselo a los niños con quienes "trabaja"...

    Gabriel González Gala

    ResponderEliminar
  12. Muy bonito relato Aranzazu !!! Me recuerda de alguna manera a mí veranos en Riaza, cuando esperábamos impacientes la llegada de nuestros amigos estivales procedentes de Madrid, con los que todo era más emociante y divertido. Grandes tardes de verano, ya fuera con la bicicleta, el balón, la raqueta....... y sin una hora de vuelta a casa porque todo era con la confianza de antaño...... Hoy, eso ya es imposible ...... Me ha gustado mucho, y espero que nos sigas deleitando con más relatos como este..... Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como nos conocemos y sé que eres tú, Gracias Alfonso Durán de Riaza, porque sé que querías poner tu nombre pero no ha salido.
      Es cierto que San Rafael es el marco geográfico en esta ocasión, a modo de excusa para contar historias como la de María y Teresa, afines seguramente a otras que tuvieron lugar en otros sitios de la sierra segoviana e incluso madrileña, y por supuesto la historia trata de recoger principalmente lo que ha conseguido evocarnos a todos un poco, esos recuerdos de antes y el valor de la amistad, a aquellos que podían veranear en sitios como San Rafael, El Espinar, La Granja, Riaza, Cercedilla, El Escorial, etc. salvando las diferencias generacionales y las propias de la situación del país en varias décadas.

      Eliminar
  13. Que bonito Aranzazu! Me has hecho imaginarme correteando por esos paisajes, viviendo esos inviernos y disfrutando de esos veranos, que ganas de seguir sabiendo mas de la historia...supongo que eso es lo mas grande que te puedo decir como simple lectora, que me quedo con ganas de mas!! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amaya Nuño, me has dejado comentario en el muro, pero te replico la respuesta por aquí, mejor. Muy emotivo y más si echamos la vista atrás recordando viejos tiempos...

      Eliminar
  14. Qué virtuosa! Bonito relato. Me ha hecho viajar sensorialmente a recuerdos muy vívidos de la infancia, de esos veranos en el pueblo experimentando esa libertad salvaje y desinhibida que siento que ahora está bastante vetada a nuestros niños por el excesivo celo social y la atomización que produce tanta tecnología. Era esa época de caerse, mercromina y salir a jugar otra vez, a la bici, al barro, a los cacharritos...Era genial! La amistad en esa época y en ese paraje natural que tan bien has retratado, es una lindeza de muchas infancias que ahora están durmiendo bajo las canas y las arruguillas nostálgicas de mejores tiempos irrepetibles. Felicidades por tu apasionante relato Aranzazu!!!

    ResponderEliminar
  15. Vienen a mi mente imágenes frescas, de la infancia de mis abuelos... De como se iniciaban las amistades en aquella época y como se mantenían en la distancia... Que bonito! Tengo que decir que se me ha hecho muy corto, está historia debe continuar... Como se hacen mayores María y Teresa, si se enamoran, si se casan, si se separan o siguen siempre juntas... Arancha pon a trabajar esa prodigiosa imaginación y continua está bonita historia teniendo como fondo los parajes segovianos que tan bien conoces!

    Ana Galeote

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.