sábado, 13 de julio de 2013

II Marcha MTB Padres e Hijos Alfonsoyamigos

A los jóvenes puedes transmitirles tus conocimientos, tu experiencia, pero ellos no dejarán de sorprenderte con su energía y entusiasmo

Alfonsoyamigos convocaba la II Marcha MTB para Padres e Hijos, esta vez partiendo desde El Espinar.

alfonsoyamigos

A pesar de que se solicitaba una inscripción previa, lo cierto es que muchos amigos parecen tomar la decisión de acudir a última hora y te impide hacer planes antes del día elegido.

alfonsoyamigos

Listos y con ganas de colaborar los amigos de Protección Civil, que siempre velan por nosotros, así como el amigo Germán, Policía Municipal, que hoy está de guardia y no duda en facilitarnos las cosas.

alfonsoyamigos

Acudo el primero a la Plaza del Ayuntamiento de El Espinar, pero en pocos minutos ya van acudiendo los que se manejan bien con el frescor de la mañana.

Veo a compañeros y grandes amigos, algunos con sus hijos, que acuden con ganas a la convocatoria. Algunas nuevas caras que prueban por primera vez y echo de menos a algunos que habían quedado en venir.

En la primera Marcha para Padres e Hijos que realizamos, se solicitó que los jóvenes fueran mayores de 13 años y aún así, padres confiados en las capacidades de sus  hijos con menor edad acudieron juntos a la cita.

En esta ocasión ha vuelto a ocurrir lo mismo, tal vez fiándose de nuestro criterio a la hora de fijar el recorrido, lo que resulta harto difícil.

alfonsoyamigos

De Madrid han venido unos buenos amigos, Aitor padre, Aitor hijo. Y también tendremos una fémina entre nuestros jóvenes, que ha marchado como una campeona.

alfonsoyamigos

La experiencia de guiar a un grupo de adultos, en ocasiones más grande, te puede valer pero solamente en su justa medida.  Los niños son otro mundo.
Basta con que les hayas dejado moverse un poco con sus bicicletas, para que al final te dejen sorprendido. Tendrán mayor o menor habilidad en algunos senderos, pero sus ganas les darán el coraje que necesitan.
La Policía Municipal abre la marcha y realizamos pequeño recorrido urbano. Pasamos por la Frutería Hnos. Fernández de nuestro amigo Santi, que nos obsequia a todos con unos plátanos. En la antigüedad, los vecinos de los pueblos lanzaban pétalos de flores desde la ventana  a los que marchaban a la aventura, pero los plátanos nos han sido entregados en mano para evitar incidentes. Gracias Santi y familia.

alfonsoyamigos


Poco más adelante, hacemos notar que tenemos a la vista, lejos de nuestro alcance, la Casa de las Lanchas, antigua casa de guardas forestales, que es nuestro primer punto de destino.

alfonsoyamigos

A los jovencitos les cuesta mantener un ritmo constante. Son como caballos desbocados ansiosos de gloria, pero somos muchos los mayores que guardamos la marcha. Protección Civil, con Chema en bicicleta y el resto de amigos en el vehículo cierran la comitiva.
En cruce con la Carretera de Ávila para pasar hacia la finca de La Fuensanta, ya nos espera nuestro poli más deportivo. Allí está Germán, que ayuda a que crucemos agrupados y sin problemas.

alfonsoyamigos
Casa de las Lanchas

Y los caminos fáciles han finalizado, pero también abandonamos la zona menos protegida por árboles y sombras. Hace dos semanas el paisaje hubiera sido diferente, pero no menos bonito.

alfonsoyamigos

alfonsoyamigos













El recorrido hacia Las Lanchas es muy conocido por nosotros. Las  monturas te llevan por inercia, podrían ir a ciegas, pero hoy tenemos de quien ocuparnos.

alfonsoyamigos

E grupo de hoy es variopinto, de edades y capacidades, pero todos sabemos que no se trata de correr, de batir metas, de ser el mejor, sino de pasar unas horas en un agradable entorno de naturaleza y amistad.

alfonsoyamigos


La ansiedad y expectativas que se generan de cara a una prueba, a cualquier prueba, son malas consejeras. Nos ocurre a los mayores, pero también a los pequeños, que quieren dar todo de si mismos en los primeros kilómetros.
Pero cuando se les sujeta de las riendas, cuando finalmente se dan cuenta de que lo importante es estar entre el grupo de amigos, de que van a tener ayuda y no exigencia, las cosas se normalizan, se serenan las pulsaciones y cada uno da lo mejor que tiene, su amistad y su sonrisa.

alfonsoyamigos


En la Casa de las Lanchas tenemos un primer avituallamiento, para tomar algún bollito que amablemente nos ha regalado GRUPO SIRO de El Espinar, o tal vez los plátanos de nuestro amigo frutero.

alfonsoyamigos

Protección Civil, con mucho cariño, dará atención a Jakob. Le ayuda a normalizar su ansiedad y ya no tendrá problemas el resto de la ruta.

alfonsoyamigos



Al pequeño Aitor también le ha costado romper el ritmo, pero animado por muchos va solventando lo complicado del camino.

alfonsoyamigos

Aquí no hay grandes pistas, son senderos que no siempre están marcados, pero vamos guiando la marcha en todo momento.

alfonsoyamigos








Zonas habilidosas, con repechos y toboganes, con frecuentes curvas cerradas, con ramas sueltas en el suelo, con zarzas y arbustos que mejor esquivas; piedras y camino desigual.
Hemos cruzado también el cauce del Arroyo Goyato, ahora seco, y cuando algún repecho es muy duro, te dejas ayudar o pones pie en tierra, pero esto es MTB y los jóvenes van adquiriendo control.


alfonsoyamigos

Guiados para indicarles la mejor trazada, pero los aspirantes a campeones van muchas veces al frente y en cuanto se “estira la goma” proponemos una parada para reagrupar.


alfonsoyamigos

Superada la zona dura y difícil sobre los depósitos de agua, alcanzamos explanada junto a la pista forestal. Parece que todos van contentos.
Único punto en el que el grupo se separa en dos. Unos seguiremos por zona más trialera y complicada y otros seguirán por la pista forestal escoltados por Protección Civil hasta la Fuente de La Barranca.


alfonsoyamigos

Foto, agua fresca y damos cuenta del resto de la bollería que nos ha regalado SIRO.
Algún padre pregunta irónicamente: -¿... Y esto es una ruta para niños?- pero creo que es él mismo el que duda de sus posibilidades, porque los críos ya “han calentado” y marchan sin quejarse.


alfonsoyamigos

Abandonamos una vez más la pista forestal para tomar nuevos senderos, ahora en descenso y nos agruparemos de nuevo cuando ya tenemos a la vista El Espinar.

alfonsoyamigos

Protección Civil nos escolta por pista forestal, cruce de carretera y zona urbana que nos pone a la vista de la Iglesia de San Eutropio.

alfonsoyamigos

Los vecinos, que ya están a estas horas en la calle, aplauden la marcha del grupo, sobre todo de los más pequeños, que ahora tienen ganas de apretar y tener su “minuto de gloria”. Nos suele pasar igual a los mayores.

alfonsoyamigos

En la Plaza del Ayuntamiento formamos piña para hacernos juntos “una ola” con grito de triunfo.

alfonsoyamigos

Nuestra amiga Mary, de La Típica, nos tendrá listas unas jugosas viandas y refrescos con los que celebrar nuestro triunfo.

alfonsoyamigos

Mientras los mayores comentamos laA jornada y alguna cosa más, los pequeños siguen jugueteando con sus bicis por las calles peatonales. Aún les sobran energías.

alfonsoyamigos

Alfonsoyamigos felicita a todos los participantes, a la familia Carboneras que ya tiene récord de asistencia, a nuestra fémina campeona entre tanto muchachote y a todos los compañeros por su colaboración y buen hacer.

alfonsoyamigos

Dar las gracias a Policía Municipal, voluntarios de Protección Civil, Oficina de Turismo y al MI Ayuntamiento de El Espinar por su inestimable colaboración.


video

Os esperamos a todos en una nueva ocasión.




3 comentarios:

  1. la foto de mi hijo con su padre haciendo deporte, lo mas grande del corazon

    ResponderEliminar
  2. tenemos relevo garantizado! grandes!
    pispa

    ResponderEliminar
  3. ¡¡ENHORABUENA Y FELICIDADES A TODOS¡¡¡¡. en especial al organizador. Preciosa mañana llena de buenos amigos y diversion deportiva pasando un buen rato a pesar del gran esfuerzo por parte de los mas pequeños, e incluso de algunos grandes. Espero que para la siguiente la lista de apuntados sea mayor. Un saludo. CHARO

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.