domingo, 23 de julio de 2017

AlfonsoyAmigos cabalgan juntos - Santo Domingo de Silos

No hay paisaje castellano ni tierra más brava que ésta. Gallardía hay en la cuesta y misticismo en el llano

Crónica: Enrique Moratalla

Cuando se acerca el verano es tiempo de proponer una ruta fuera de nuestro entorno habitual y con la excusa de conocer “nuevos territorios” compartir un fin de semana completo y disfrutar de la amistad y la bici.



El pasado año conocimos el Camino del Cid, ruta que partiendo de Vivar del Cid y terminando en Orihuela recorre multitud de localidades, muchas de ellas con muy poca población. En aquella ocasión estuvimos por la provincia de Teruel y en esta vez se propuso irnos a la provincia de Burgos.




Y dicho y hecho, escalonando la llegada entre la tarde del viernes y la mañana del domingo nos encontramos en Santo Domingo de Silos Alfonso, Andrés, Ángel, Chicho, Ferluy, Jesús, Juan, Juan Patricio, Lourdes, Luis Ángel, Miguel Ángel, Paco, Pawel, Santi, Toño, y este que les resume la crónica, Enrique.



Por mucho que revises track, veas información de la zona y de la persona de quien la tomas, siempre tienes la incertidumbre del desconocimiento e intenté busca una ruta no demasiado dura "sobre el papel" y que tuviera “cositas” que ver.






Así, tras reparaciones varias de última hora, salimos de Santo Domingo de Silos con rumbo a nuestro primer alto de montaña, el de la Merendilla. Subida por pista con algún rampón corto pero intenso pero que al ser de inicio se subió por todo el grupo a buen ritmo, eso sí, tras reparar un megapinchazo de Chicho.






Desde allí es mirar hacia a las montañas y decir: “este paisaje me suena”, es como si lo tuviéramos grabado en la memoria desde pequeños. ¿Quién no ha visto películas del oeste y jugado a indios y a americanos?




Nos encontrábamos viendo las montañas que rodean el valle del cementerio de Sad Hill, mítico lugar donde “El Rubio”, “Sentencia” y “Tuco” se retaban para encontrar la tumba que escondía 200.000 $ en oro….



¿No sabéis de que hablo? Es una de las escenas más míticas de uno de los mejores western: “El bueno, el feo y el malo” con una música que está grabada en la memoria de cada uno de nosotros. 




Iniciamos un descenso vertiginoso y allí nos plantamos a rememorar y recordar escenas de la película.




Tras las múltiples fotos realizadas, ahorcados incluidos, proseguimos la ruta descendiendo por pista hasta Contreras y viendo los restos de un árbol fosilizado de más de 120 millones de años.



Subidas cortas pero intensas a través de los sabinares del Arlanza hasta llegar a Retuerta, pueblo muy próximo a Cobarrubias, el cual visitamos el sábado, pero que no era punto de paso de esta ruta y tras tomar carretera asfaltada iniciamos ascenso de unos tres kilómetros para llegar a otra zona de sabinas y disfrutar de una trialera preciosa que nos lleva al pueblo escondido en un valle, Ura.


Es en esta localidad donde sale el sendero que te adentra en el cañón del Mataviejas, ciclable prácticamente en su totalidad que en media hora te lleva hasta Castroceniza por un recorrido precioso y con buitres sobrevolando continuamente a nuestro alrededor… daba miedo echarse la siesta por si bajaban.



De nuevo nos vemos obligados a tomar carretera para llegar ahora por el denominado camino de las ermitas a Quintanilla del Coco, visitar la Ermita de Nuestra Señora de las Naves, dónde se afanaba en restaurar un mueble de la misma una restauradora, y es por ello que pudimos verla abierta..



 Y a través de un llano de cebada llegamos a la ermita de Santa Cecilia. Esta es una auténtica joya, ermita prerrománica de finales del IX principios del X, una auténtica preciosidad situada sobre una loma que resalta aún más su belleza en soledad.




Allí la tranquilidad del grupo se turbó con una llamada procedente del Hotel dónde teníamos las cosas y si bien generó cierta inquietud, al final todo terminó bien, aunque esto daría para otra crónica.



Estamos tan solo a 10 km del final, nos queda una “cuesta” y luego bajar hasta el desfiladero de la Yecla y de ahí al hotel...




Pero ojo, hace calor y la cuesta se llama Alto de la PedrajaPedazo subida, por terreno suelto, rampones del 15 %, calor, final de ruta… tanto es así que por un descuido Jesús y Lourdes se nos despistan.



Cuando coronamos vemos que no llegan y el gran Juan no hace sino tirarse por esos rampones hacia abajo para buscarlos. Tras varios minutos de espera nos informa que Jesús ha bajado hasta la Yecla y que ya que íbamos hacia allí, para qué subir de nuevo, pero que Lourdes sube hacia el alto. ¡Bravo Lourdes!.




Nos tiramos por una trialera un poco complicada al inicio, llegamos a Hinojal de Cervera y de allí carretera que pasa por el desfiladero de la Yecla, que visitaríamos tras la comida y llegada a Silos por la puerta del Monasterio y la iglesia de San Esteban.





Aunque Ángel y Toño faltos de subida todavía se atrevieron con unos rampones brutales para llegar a la ermita que está enfrente del Monasterio.




Llegada al hotel, arreglarnos, recoger y corriendo a comer para seguir disfrutando de una gran jornada entre amigos.



Un placer haber compartido la organización y este fin de semana con vosotros. 












9 comentarios:

  1. Chulísima la ruta. El desfiladero de La Yecla imprescindible visitarlo.
    Ángel Manuel Martín Vielva

    ResponderEliminar
  2. Genial la ruta,por lo que puedo leer,incluidas las visitas turísticas que habéis hecho y disfrutado.
    Fotos geniales y divertidas. No todo el mundo puede decir que visitó el lugar donde se rodaron famosas películas, gracias a la crónica, los de casa,hemos podido disfrutar de todo.
    Me alegro que lo pasarais a lo grande.
    Un saludo. Charo.

    ResponderEliminar
  3. Saludos a todos,valientes
    Emilio Mendez de Vigo Jimenez

    ResponderEliminar
  4. Después de una intensa jornada bicicletera que alivia penas y levanta el ánimo, es justo dar las gracias a quien se ha tomado el interés y la molestia, durante más tiempo del que pensamos, para organizar la ruta que todos los asistentes hemos disfrutado. Eso sí, dejándonos llevar como corderitos, para atacar duros repechos que invitaban a soltar algún improperio, solo contenido por la cercanía de las numerosas ermitas y monasterios que nos rodearon en todo momento.
    Gracias Enrique y adláteres, vuestro esfuerzo ha merecido la pena.

    ResponderEliminar
  5. Dire que el fin de semana, en mi caso, sobre pasa, no quiero ser pedante (creerme),lo fantastico, mistico, divertido que se yo... Sabeis que estube en un "tris" de no acudir ni siquira el Domingo ,quiza por eso lo disfrute como un jovenzuelo(que soy, jaja).

    El sabado, Fernado y yo hicimos una jornada epica, ruta de las que no se olvidan, disfrutamos con la bici en lugares y pueblos de una soledad, diria que aplastante, sobrecogedora.
    Tan solos que no conseguimos que nos pusieran ni un sello de Correos.

    El Domingo con el resto del grupo, la
    ruta fue diferente, no menos apasionan te,con el jolgorio habitual, tambien con miles de cosas que ver y admirar, pueblos (menos solitarios), y con calor que nos endurecio la ruta, muy bien planteada y dirigida por Enrique (con el dron le falta...pero todo se andara)
    En la cronica leisteís y visteís, bien explicado y fotografiado los momentos que pasamos.
    Tambien se aprecian momentos espirituales ,misticos y vanales en los que nos solazamos alrededor de mesas con viandas regadas con bebidas y comentarios sobre los ocurridos y anecdotas.

    Enrique ,buena la ruta ,buenos los adelantos de la pelicula, buena la cronica. Gracias por el trabajo impresionante què hicíste y por el que te queda. (estoy oyendo el wasp, posiblemente son tuyos con la conclusión del trabajo).

    Gracias,Toño por el video,que bien te lo curras.

    No puedo olvidarme de Fernando, compañero de todo el fin de semana, de la ruta del sabado. Lastima que
    no le guste el canto celestial de los monjes...
    Se que él lo vivió como yo y nos acordaremos mucho tiempo.
    Gracias compañero, por estar ahí.
    Por todo.

    Gracias, grupo por hacer de la afición de montar en bici(que ya de por si es gratificante), algo realmente sublime.

    Sed felices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Poco más puedo añadir...

    Misticismo: todo... El canto de los frailes te envuelve.

    Algo que me guardo en el bolsillo: las palabras de Enrique mientras esperábamos la llegada de los frailes.

    Sonrisas: las que me provoca el grupo aún en tiempos complicados.

    Emoción: la de una ruta por conocer y un mundo que pedalear.

    Y paciencia: la que aquellos, muchos, por acompañarme en cada pedalada.

    Gracias a todos y, en especial a ENRIQUE, por todo tu tiempo invertido en hacer de este finde un FINDE un tanto FELIZ :") !!!

    Lou...rrrdes

    ResponderEliminar
  7. Desde luego hay rutas que uno no se debería perder. Y la de este fin de semana en Santo Domingo de Silos es una de ellas. Ese cementerio de Sad Hill, es mucho mas imponente de lo que uno se podría imaginar. Pero es que el resto de la excursión es a medida que van pasando los kilómetros, mejor y mejor..

    Pudimos disfrutar de los campos de Castilla, de un sinfín de ermitas de hace muchos siglos, de cañones con sus buitres, y en definitiva de una jornada memorable.

    Lo mejor como siempre ese grupo de amigos dispuestos a que el día sea especial en todos los sentidos. Es cierto que hicimos muchas paradas, quizás mas de las debidas, pero estas rutas "extramuros" tienen ese algo especial que merezca la pena ver, fotografiar y contemplar todo lo que íbamos descubriendo en cada momento. Cierto es que tampoco faltaron sus rampas tremendas y esfuerzo máximo en algunos tramos del recorrido.

    Un fin de semana sensacional, rodeado de los amig@s con los que quiero compartir el resto de los domingos que nos quedan por delante, aunque siempre se echa en falta a tod@s los que no pudieron venir.

    Mención especial este fin de semana a Enrique, que consiguió una organización perfecta desde que se propuso este fin de semana en Silos. Gracias Enrique por haberlo hecho tan especial.

    Creo que Santo Domingo de Silos, se merece una segunda oportunidad, y no solo por volver a saborear todos esos campos de Castilla y el propio Monasterio, si no por que los que est fin de semana no pudieron acompañarnos se puedan unir en esa ocasión.

    Gracias a tod@s por haber hecho de nuevo que otra jornada de AlfonsoyAmigos sea tan auténtica.

    Además tenemos la oportunidad de vernos este domingo de nuevo.
    El domingo que viene...........cada vez mas cerca.

    Un abrazo para tod@s.

    P.D. Angel y Ferluy el sábado completaron una ruta que por lo que nos comentaron fue igual de impresionante que la hecha por el grupo el domingo. Me atrevo a proponer esa ruta de estos dos magníficos para un domingo de septiembre-octubre. Seguro que nos alegraremos de hacerla. Ahí queda esa idea.

    ResponderEliminar
  8. Pues, ¿que mas decir?. Ya lo habéis comentado todo. Me quedo con la unidad del grupo, con lo cómodo que te sientes dentro de él, en realidad no extrañas a nadie sino muy al contrario. Estas excursiones "extramuros", como las calificáis, prolongan esa compañía habitual de los fines de semana, y las hacen especiales.

    Respecto a los sitios visitados, me quedo con ese cementerio mítico, inicio de ruta y de ilusiones, con esos pueblos tranquilos, solitarios, muestra de arquitectura popular, por los cuales parece que no pasa el tiempo, con las ermitas, remanso de paz y tranquilidad y, como no, con ese canto monacal que te hace trasladarte a otra época.

    En fin, gracias a todos y sobre todo a Enrique que con la dedicación y el interés que le caracteriza, ha hecho posible que disfrutáramos de todo con despreocupación. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Difícil añadir algo más a todas las impresiones y recuerdos que unos y otros habéis mencionado ya. A mí me gustaría destacar lo divertidas que son estas salidas "especiales", la ilusión con que se planifican, las ganas que hay de que llegue el día marcado y finalmente lo bien que nos lo pasamos juntos pedaleando más allá de las fronteras de "La Comarca".
    Gracias Enrique por sacarte de la chistera (o sea, por echarle ratos y ratos de planificación) una ruta con tanto que ver y disfrutar.
    Un abrazo para todos y nos vemos el domingo a pesar del madrugón.
    Chicho

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.