domingo, 10 de mayo de 2015

Mtb Embalse de la Aceña por La Cepeda

Otros 50 kms a la saca


Unos partiendo desde San Rafael a las 8,30 y otras aguardando ya en El Espinar para formar el grupo de hoy de AlfonsoyAmigos.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Albergue Casa de la Cueva

La sorpresa es mayúscula cuando al acercarnos a El Espinar divisamos de lejos la figura de Juan Carlos, que tan solo dos días antes anunciaba que estaba “malito en cama” y de Javier “Galo”, que creíamos le teníamos perdido para la causa por estar dedicado a otros menesteres deportivos.

Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Hoy han podido acudir:

Andrés, Chicho, Enrique, Ferluy, Galo, Jorge, Juan, Juan Carlos, Lourdes, Manolo, Patrick, Samuel, Toño y Alfonso.

Primer repecho para tomar algo de altura nada más comenzar a pedalear juntos.

Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Saliendo de El Espinar
Nos alejamos de El Espinar y cogemos la Vereda de la Talanquera, testigo de otras muchas rutas de AlfonsoyAmigos, de la que recorremos poco más de cinco kilómetros hasta su extremo oeste.

El cielo despejado y altas temperaturas a estas horas nos avisan de que hoy no hacía falta cargar con mucha ropa de abrigo.

Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Descartamos coger la Vereda del Guijo que se nos presenta por la izquierda, a pesar de que algunos la sugieren como buena opción. Ya tomaremos esta dura alternativa en otra ocasión.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Y al llegar al final del camino giramos a la izquierda, abrimos portela y avanzamos bordeando los Prados de Gansapájaras confiando en que el “nombrecito” no sea premonitorio de alguna “pájara” inoportuna.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos

No damos mucha importancia al ver a Juan Carlos “platón” quedándose atrás, estamos habituados a que así sea a pesar de su fortaleza, pero hoy está sufriendo las consecuencias de su gripe y pasa algún apuro. La preocupación durará poco, muy poco, pues a los pocos kilómetros ya le vemos pedalear con soltura. ¡Bravo!


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


El primer tramo es suave, hasta superar el Arroyo de la Chorlera que en una curva nos presenta caño y pilón de agua fresca. Pero a partir de aquí ya te das cuenta de que tienes por delante una dura pendiente que superar. ¿O son más de una? Se pierde la cuenta.

Sería recomendable una breve parada donde se cruza la Vereda de los Serranos y el Camino de Peguerinos, pero hay quien prefiere no detenerse.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos

La dura pendiente ya superada se hace ahora mas pronunciada y además hay que sortear con habilidad guijos y piedras que retrasan la marcha, pero será lo habitual durante unos cuantos kilómetros.

El pedaleo es algo cansino, pero la mayoría no estamos para hacer alardes que después puedes pagar caro.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos

Cuando podemos ver a nuestra izquierda la Vereda de Santa Quiteria y el cañón impresionante bajo el que fluye el Arroyo del Boquerón, es que ya casi hemos llegado al límite de las Tres Provincias.

Nos detenemos en la fuente junto al Refugio del Berceal, coqueto pero perfectamente cuidado, hasta con ventanas de marcos de aluminio, mesa escritorio, botiquín de primeros auxilios, leña, libro de visitas... Aquí se detienen los peregrinos en ruta hacia la Ermita del Cubillo

Un saludo para mi buen amigo Javier Sanz.

Antes de descender a la Dehesa de la Cepeda estamos a 1620 m de altura. El inicio de ruta partió de 1183 m.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Y tal vez te apetezca recordar juegos infantiles saltando a una sola pierna mientras cantas: Ahora estoy en Segovia, ahora estoy en Ávila, ahora estoy en Madrid.

Galo decide abandonarnos en este punto. Punto en el que confluyen varias de nuestras rutas clásicas y que han escrito su propia historia o la escribirán en fechas no muy lejanas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos

Patrick comenta que no conoce el famoso Puente Romano de La Cepeda pero se tendrá que conformar con verlo en próxima ocasión, en ruta con tramos a la inversa del que será protagonista. Acercarnos hoy supondría un duro retraso y queda mucha ruta.

Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Hoy el Puente Romano se esconde y no se deja ver.

Empezamos ruta en la provincia de Segovia, nos introdujimos sin apenas darnos cuenta en la de Madrid y apenas en un suspiro hemos vuelto a salir para saltar a la de Ávila, que nos acogerá durante unos cuantos kilómetros.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Algunos nos detenemos brevemente para observar a grupo de buitres posados sobre zona rocosa a baja altura. Impresionantes.

Tramos largos de la Cañada Leonesa en la que han entrado las máquinas para ensanchar sus dimensiones y hacer un esfuerzo por limpiarla de piedras y pedrolos, pero en tramos se diría que han aparecido nuevas como si fueran setas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Al alcanzar un punto alto, encrucijada de caminos, cuando hemos superado duro repecho y los restos de un par de bunkers, debemos reconocer que ha sobrevolado nuestras cabezas la duda de si seguir con la ruta o recortarla, pero apenas ha sido un breve y efímero relámpago.

Jorge, tal vez más justo de tiempo, decide retirarse y coger recorrido de atajo para volver a San Rafael.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


De momento se han acabado las cuestas arriba y comienzan los descensos. No seré el único que piense que bajar y bajar no puede ser bueno... pues alguna vez habrá que volver a pedalear en busca de la cota perdida. (Me acaba de sonar a título de película).

Cuando atravesamos el Prado Nuevo y la Urbanización las Damas queda a nuestra izquierda es momento de dejar que nuestras bicicletas rueden con alegría sin dar pedales. La localidad de Peguerinos y el Embalse de La Aceña son nuestros próximos destinos.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Refugio del Berceal y su fuente más cercana

Tramos en los que la pista forestal ha sido cubierta por capa de hormigón para aguantar lo duros inviernos y donde los frenos se ponen al rojo vivo salvo que te lances “a tumba abierta”.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


La Plaza Mayor de Peguerinos, metida en labores de adoquinado de sus calles, nos ve pasar sin detenernos. Seguimos hacia el cementerio de la localidad y el Embalse de la Aceña.

Un espectáculo rodear el Embalse con magnífico nivel de agua, disfrutando de las formidables vistas y pedaleando sin agobios.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Buitrera
Pero se acaba lo bueno, a nuestra izquierda se deja oír el Arroyo de Navalacuerda y una pista forestal nos indicará que debemos tomarla sin excusa. Aprovechamos para una breve parada y tomar algún alimento. Llevamos 27 kms en las piernas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Llegando a Peguerinos

La pista es muy llevadera, no todos pensarán igual, pero conviene no forzar la marcha y dejar que los kilómetros transcurran. Aún quedan tramos duros por llegar.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
El Embalse de la Aceña - Peguerinos

Alcanzar el Albergue Forestal Casa de la Cueva, que hace ya bastantes años regentó el famoso y televisivo alpinista César Pérez de Tudela, da pie a una parada obligada, unas fotitos de recuerdo y algunas bromas. Ahora breves kilómetros asfaltados.

Abandonamos la carretera y tomamos la Cañada Real Leonesa, que en los mapas se pierde en las cercanías de Peguerinos.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Embalse de la Aceña en Peguerinos

Tendremos unos kilómetros de respiro a partir de ahora... tal vez engañosos, pues nos encontramos con una sucesión de toboganes que  aumentan el desgaste de las fuerzas que nos quedan.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Bordeando en Embalse de la Aceña

A nuestra izquierda superamos el Campamento de Peñas Blancas... no se si hablamos de las “peñas madridistas”

Y alcanzamos el Arroyo de Collado Hornillo.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
Bordeando el Embalse de la Aceña

¡Cuantas veces hemos recorrido este sendero en descenso! Pensado y aparentemente creado por la naturaleza para el disfrute en descenso... Pero hoy lo intentaremos en ascenso en alguno de sus tramos, en aquellos que seamos capaces de superar, poniendo a prueba nuestra fuerza y habilidad... y se requiere mucho de ambas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Ferluy, Samuel, creo que Manuel también lo intentan con más fuerza y empeño, no les veremos alejarse. Lo conseguirán hasta donde es posible y el resto abandonaremos poco antes para coger la pista asfaltada.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Dura pendiente, asfalto caliente a estas horas, fuerzas limitadas... pero no queda más remedio que dar pedales y avanzar. Yo mismo necesito poner pie en tierra, las nuevas cubiertas se pegan al suelo como si fueran de velcro.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos
En Peña El Águila

En Collado Hornillo nos agrupamos y damos un fuerte suspiro de alivio, tal vez de triunfo.

El descenso hacia Peña El Águila y después los senderos divertidos animan al grupo, que disfruta de los últimos kilómetros de ruta antes de llegar a San Rafael y a la terraza de Las Farolas a muy  buena hora, ideal para relajarnos con bromas y risas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos


Abrazos, cervezas aperitivos y otros 50 kms a la saca. Otra dura prueba superada y todos pensando en próximas rutas.


Embalse de la Aceña - AlfonsoyAmigos

Un fuerte abrazo para los que hoy no pudisteis acudir.





8 comentarios:

  1. Algunos compañeros disfrutaron del calorcito pero ya me conocéis: Gasté 4 pañuelos de cabeza (el 5º se lo había prestado a Ferluy) y dos maillot. Miedo me da la llegada del verano.
    A pesar de los kms y repechos pudimos disfrutar de las cervezas a muy buena hora.
    Enhorabuena a todos.

    ResponderEliminar
  2. Amig@s tod@s. Leo la crónica y no dejo de extrañarme el no estar ahí "dentro" después de haber sido un fijo durante todo el invierno. Compruebo que fue otra de esas rutas que por un motivo u otro quedan siempre como especiales, esta como veo por el calor y las rampas que acometisteis. Y aunque tanto Luis Ángel como yo estuvimos en el Alto Tajo haciendo una de esas rutas de muchísimo calor, distancia y dureza, eso si de una belleza extrema, no dejamos de acordarnos de tod@s vosotr@s sabiendo que lo habréis pasado como se hace domingo a domingo en las rutas de A&A, de manera inmejorable. Dentro de un par de semanas, reapareceremos en la alineación titular de A&A y afrontaremos estos meses de calor compartiendo excursiones magníficas.

    Con muchas (muchísimas) ganas de reaparecer os mandamos Luis Angel x 2, un fuerte abrazo.

    En quince días.....................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os echamos de menos Luis Ángel x 2 y prueba de ello es que ruta que íbamos a hacer el próximo domingo ha quedado aplazada para el siguiente para que podáis participar. Vosotros podéis al menos refrescaros los pies en el Río Tajo.
      Un fuerte abrazo para ambos.

      Eliminar
  3. Ya veo que la ruta fue estupenda, aunque también e observado que no teníais ni una pequeña sobra para daros un respiro.
    Espero que no tomeis la decisión de haceros muchas de este tipo para los próximos meses, pues Alfonso, te veo con un maletín de repuesto.Por cierto, qué calladito te tenías que estrenabas nueva bici, jajaja.
    Me alegro que todo saliera bien.
    Un saludo. CHARO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Charo. He cambiado la bicicleta de carbono por la de plástico prensado versión mini, aunque le falla la amortiguación.

      Eliminar
  4. Bueno, otra ruta de las pendientes realizada. La verdad es que me gustó mucho bajar el collado Hornillo después de tantas veces subiéndolo pero es cierto que se las trae la llegada tras los kilómetros realizados.
    Si bien hizo calor, el aire consiguió que la sensación térmica fuera muy buena, miedo me da la de los sexmos...
    Sigo echando de menos a muchos amigos que antes acudían a las rutas, el espíritu es el mismo de siempre y no hay por qué tener miedo a sufrir un poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como cada domingo excelente ruta, unas gustan mas a unos compañeros otras menos a otros, esta es completa, pista, subidas exigentes, trialeras en ascenso, bajadas rápidas y limpias, descensos vertiginosos, buen tiempo, agua en todo el recorrido, pedimos mas, no, no se puede, si a todo esto le añades el gran grupo que formamos, cóctel completo e insustituible.

    Hablando de grupo, estoy totalmente de acuerdo con Enrique, creo que se trata a todo el mundo bien, respetando su forma fisica, como siempre digo, si hay que esperar se espera y si hay que parar se para, somos todos iguales y nadie se come a nadie, animaros coño.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que tuvieseis un buen día, en otra ocasión será que pueda formar parte del equipo titular.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.