domingo, 7 de agosto de 2016

AlfonsoyAmigos en el Cañón del Río Lobos

Dícese y haremos bien en creerlo, que la Orden del Temple fue fundada por nueve caballeros.

AlfonsoyAmigos tuvo también sus orígenes, hace menos años, claro está, pero al día de la fecha no se sabe a ciencia cierta su número exacto de miembros, pues no hay contador que se haya puesto a la tarea y algunos permanecen en la sombra esperando el momento oportuno para aparecer.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
El Rincón de María
Hontoria del Pinar (Soria)
Lo que es sabido por todos y nadie pondrá ya en duda a estas alturas, es que basta que se lance una propuesta y flote en el aire la posibilidad de “obtener gloria”, para que un grupo numeroso dé un paso al frente y se presente voluntario sin preguntar más que: ¿Dónde? ¿Cuándo?


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Finalizando la ruta el domingo anterior, ya quedó claro que recorrer el Cañón del Río Lobos, en Soria, era el nuevo objetivo marcado.

Varios compañeros habíamos tenido ocasión de disfrutar de esta ruta el año pasado, pero fueron otros muchos los que no dudaron en aprovechar la oportunidad que anteriormente habían perdido.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


El martes se colapsaban las vías de comunicación, nadie quería esperar a que llegara la propuesta “oficial” y todos reclamaban información de manera inmediata. (Cansino realmente, con un WhatsApp que tintinea constantemente).


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Unos con intención de desplazarse el sábado por la tarde y pernoctar en el punto de encuentro, otros con mayor sacrificio, madrugando e incluso sin acostarse después de noche de guardia.

Trece, catorce, quince… el número iba en aumento, pero “el hombre es dueño de sus intenciones, no de sus consecuencias”


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Rafa, ausente en numerosas rutas, estaba dispuesto a acudir con su hijo, pero el mismísimo sábado se fractura un codo en una absurda caída. Juan acaba siendo sensato y desestima la escapada al comprobar que aún le duelen las costillas después de su reciente caída.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Un par de bajas más, ausencias con justificaciones ineludibles y el grupo protegido por los hados queda conformado como sigue:

Andrés, Ángel, Chicho, Enrique, Eva, Ferluy, Juan Patricio, Paco, Pawel, Toño y Alfonso.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Cuatro pasamos noche en el Hotel Manrique de Lara en San Leonardo de Yagüe y Juan Patricio hace lo propio en Navaleno… localidad que al ser consultada por internet te lanza inmediatamente información tentadora sobre el restaurante galardonado con un estrella Michelin, La Lobita.


Ferluy tan cordial como siempre
Arriba en 2015, abajo en 2016

No queda muy claro quien enredó a quien o si es que todos deseábamos darnos un homenaje a la amistad, pero allí acabamos cenando los cinco y disfrutando de una explosión de sabores. Alguno lamentó no haberse llevado las gafas de ver de cerca, pero aprendimos muchas cosas y nos reímos mucho más.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Perdonad, pero las anécdotas de la cena dan para crónica aparte y para risas durante meses.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Ante todo amistad
Domingo por la mañana, sincronización perfecta de relojes y el inicio de ruta solamente se demora unos minutos por disfrutar con las primeras risas en un desayuno relajado.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Buen rollo y simpatía

El perfil de la ruta resulta engañoso a la vista, pero el mayor desnivel se supera en los primeros 6 kilómetros, siendo el resto en descenso o en suave ascenso. Hoy el reto no consiste en la realización de grandes esfuerzos. La habilidad de cada uno será puesta a prueba.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
¿Calavera?, ¿Cara del diablo? ... ¿La puedes ver?
Salimos de San Leonardo de Yagüe y por pista forestal nos dirigimos hacia la localidad de Casarejos. Él no lo nota, pero la nueva bicicleta de Ferluy parece tener vida propia y desbocarse en ocasiones.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Antiguo lavadero municipal en el pueblo de Casarejos, que siempre da pie a las fotografías y a las bromas, y abandonando a nuestra izquierda la Ermita de Nuestra Señora de las Angustias (que ella nos proteja) nos pegamos al cauce del Arroyo de Valderrueda, que ya donó toda el agua que le restaba.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Circulamos por los primeros senderos divertidos y sinuosos que empiezan a hacer la delicia de los compañeros novatos en esta ruta. Los veteranos sonreímos sabiendo que lo mejor, lo impresionante, está por llegar.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Las paredes del cañón van tomando dimensión y nos muestran grutas y cuevas aquí y allí.  La mirada se te va de un lado y a otro pero ¡Ojo!, que vamos rápido y te puedes salir del camino.

AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Toño se encuentra sombrero de señora que ya no abandonará hasta final de ruta
Llegamos al Río Lobos, en el que desembocan todos los pequeños arroyos del cañón. El  camino zigzaguea y nos obliga a vadear el arroyo en varias ocasiones. Unos, montados sobre sus bicis con mayor o menor fortuna; otros, desmontando y pasando a pie sobre piedras resbaladizas que hacen el intento tal vez más peligroso ¿verdad Andrés?


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Sí, porque es Andrés el que resbala y acaba metiendo un pie en remojo. A partir de aquí como se dice "de perdidos al río” y no, no perderá ocasión de refrescar sus pies en cada travesía.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


En esta zona ya hay que tener precaución con los paseantes y excursionistas que te cruzas o adelantas. Los avisos por walkie no cesan.



La Cueva del Presón, pero la impresionante es la Cueva Grande, que se adentra unas decenas de metros en la roca con dura pendiente de arena. Los que ya conocemos el lugar “bajamos piñones” adelantamos el culo en el sillín y remontamos sin problemas hasta casi el fondo de la cueva, montados en nuestras máquinas, con la admiración de cuantos nos observan.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Ermita de San Bartolomé desde la Cueva Grande
Habrá propios y ajenos que lo intenten, pero con diferentes resultados.
Ansia por hacer fotos que, con severo contraluz, son muy difíciles de lograr.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Interior de la Cueva Grande
Visitamos la Ermita de San Bartolomé, cuya puerta custodia quien cobra unas monedas por permitir la entrada. Mientras tanto, Ferluy y Toño (no sé si alguno más) se esfuerzan casi al límite por conseguir ascenso muy empinado por zona rocosa, para saludar a dos buitres que nos observan tal vez curiosos, tal vez aburridos.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Ermita de San Bartolomé
No doy más detalles de la Ermita de la que hay sobrada documentación en internet.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Unos kilómetros más hasta fuente que necesita de bombeo manual y regreso por sendero diferente y complicado. Ya “todo es regreso”.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Interior de la Ermita de San Bartolomé
Se empezó con temperaturas fresquitas, tanto que Chicho dudó si llevarse algo de ropa de abrigo, pero ahora empiezan a subir los grados y el aire se caldea más de lo deseado.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Nuevos vadeados del Río Lobos, Andrés por medio del agua a pie ya sin dudarlo, Ferluy superando lo impracticable, Ángel pensando que es mejor acabar refrescándose y lo hace mojándose hasta las rodillas, Pawel, Enrique, Juan, Eva, Toño… todos lo intentan, en esta o en otra ocasión, menos el fotógrafo oficial que se asegura de que la cámara no acabe como submarino y se pierda el reportaje.



AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Andarines por aquí, paseantes por allá, pequeños grupos ciclistas en ocasiones voluntariosos, pero tal vez menos habilidosos. Todos reímos cuando propios o ajenos acaban remojados.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Próxima parada el Puente de los Sietes Ojos que, un año más por estas fechas, solamente nos muestra los cantos rodados de su cauce. El agua brilla por su ausencia… y mira que se hubiera agradecido.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Tras descanso y avituallamiento comienza nuevo recorrido. No es el más bonito, pero si el más divertido y por sí mismo se merece el desplazamiento que hemos hecho.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


Seguimos el trazado del Río Lobos, alternando sus márgenes y recorriendo su propio cauce repleto de:

   piedrecillas, piedras y pedrolos de todos los tamaños y condición,
   que a veces esconden bancos de arena en los que te hundes sin remisión.
          (Me ha salido un pareado)


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Por experiencia, lo mejor es alcanzar un buen ritmo que te permita rodar por encima de las trampas que te encuentras y disfrutar con el continuo zigzagueo de los senderos, que apenas miden en ocasiones el ancho del manillar de tu bicicleta.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Puente de los Siete Ojos
Sobre el cauce del Río Lobos
Casi 11 kms con ritmo vertiginoso en el que la velocidad la marca Toño, que conoce el recorrido y además va sobrado. Con frecuencia vuelve la cabeza para ver si le seguimos, si debe apretar o disminuir la marcha… Toño, Ángel, Alfonso, Paco…y detrás Ferluy, que achucha para no perder enlace.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Esquivando árboles, remontando mini repechos a toda velocidad, superando raíces, agujeros, piedras que crujen a nuestro paso como si fueran de cristal y otras que saltan disparadas al ser pilladas de canto por nuestras ruedas.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos
Sendero que parece interminable a juzgar por el dolor que empieza a surgir en los brazos y, sin embargo, que temes que acabe en cualquier momento.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


De los que venían más atrás nada puedo decir, pero sí agradecer que llegáramos sanos y salvos, sin pinchazos, reventones o extravíos hasta la fuente en la que nos agrupamos y refrescamos todos. Yo, al borde de reventar de congestión soy víctima de las bromas y del agua que ninguno duda en echarme por encima.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos


No hemos acabado la ruta pero las felicitaciones y caras de satisfacción son compartidas.


AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Y ya con parsimonia, hasta el Rincón de María, en Hontoria del Pinar donde nos esperan nuestras amigas Paula y María, encantadoras como el año anterior, que nos preparan estupendas viandas a base raciones variadas y sabrosas, con cervezas con o sin alcohol pero bien acogidas.



AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Aprovechamos para dar las gracias a Paula, a María y a Paco, ciclista, deportista, conocedor de la zona como nadie, que se acercó a saludarnos al saber de nuestra llegada, compartió anécdotas y dio recuerdos para los ausentes en esta ocasión.
El Rincón de María, recomendado por AlfonsoyAmigos. ¡Volveremos!

AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Con el estómago lleno, cuando ya habíamos conseguido normalizar la temperatura corporal… Los termómetros marcan 35º y aún nos quedan casi 10 kms para finalizar nuestra ruta.

AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

Apenas una o dos sombras solitarias dan cobijo a este grupo, que ya emplea las fuerzas que le quedan para apretar la pedalada, para exprimir al máximo la jornada.

AlfonsoyAmigos - Cañón del Río Lobos

La sonrisa de todos y los abrazos no son forzados, otro rutón que contar, otra jornada que mantener en la memoria para recordar.



12 comentarios:

  1. Preciosa ruta....jope....menudas vistas!!!!
    Maria González García

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien hice las rutas !! Una pasada, lo recomiendo !!
    Marisa Bermejo

    ResponderEliminar
  3. Resulta increible comprobar que en invierno apenas da abasto el Puente de los Siete Ojos para absorver el caudal de agua.
    Un saludo y a seguir disfrutando de la bicicleta.
    Alvaro Iraquez

    ResponderEliminar
  4. Lastima que a los madrileños nos coge bastante lejos tiene que ser una pasada como contais. Enhorabuena opor la ruta y por vuestra página. Saludos. Sergio Vara.

    ResponderEliminar
  5. Dicen que los recuerdos que todos tenemos de la primera adolescencia tienden a magnificar sucesos, personar, lugares o cosas...pero en esta ocasión creo que los superan y no defraudan. Allá por el 1974 anduve por este cañón y siempre he tenido en mi memoria un recuerdo imborrable de mi paso por él. No voy a entrar en detalles, pero aquellos que me conocen saben a que me refiero. En esta ocasión, gracias a mis compañeros de AyA he refrescado cada milímetro de su trazado y de mi memoria.

    Creo que es de los lugares que no se pueden dejar de visitar. En los primeros kilómetros tenia que hacer verdaderos esfuerzos de coordinación para disfrutar de las vistas y tratar de localizar aquellas imágenes que mantengo en mi memoria, y a la vez, mantener el equilibrio en la bici por aquellos senderos tan rápidos y sinuosos. Es una ruta para disfrutar del entorno y os garantizo que os pasará como a mí: la recordareis para siempre.

    Que decir del grupo...que cada vez se agradece mas la compañía y la complicidad que se respira dentro.

    ¿La Lobita?, recomendable para paladares exigentes, que no para estómagos necesitados. Durante la cena, que tuve la suerte de compartir con mis compañeros, el 10 se lo doy a quien normalmente lo dá...y todos sabéis a quien me refiero: ¿se encuentra vd. cómodo en la mesa caballero?, solo había que ver las caras que ponía, jajajaja.

    En fin un día y la noche de la víspera, para recordar. Gracias amigos.

    ResponderEliminar
  6. Os librasteis de mi presencia por un pelo, una inoportuna lesion que iba, venia, se iba..... me dejo con las ganas. Rutaza sin duda por un paraje espectacular. Mucha envidia de la buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, las convocatorias van cayendo una tras otra. Agárrate a la primera que quieras.

      Eliminar
  7. El año pasado me quedé con las ganas, además los compañeros diciendo que además de la belleza del paisaje por el cañón los senderos eran espectaculares, asi que la ruta se propuso y nos juntamos 10 biciosos y nuestra campeona Eva.
    Fin de semana de disfrute total, espero que el video os acerque la sensación de haber hecho la ruta, a 2:15 de Madrid y de El Espinar.
    ¡Querer es poder!
    Ahora marcho de vacaciones pero prepararemos una buena tras los templarios.
    Un abrazo y disfrutar de la bici.

    ResponderEliminar
  8. Ruta ni difícil ni complicada, sin ninguna exigencia, sin ningún rampon ni descenso de vértigo,pero amig@s,UN RUTON como se puede ver en las fotos y leer en la gran cronica de Alfonso, como dice Juan de las que no podrás olvidar, con la tarde y noche del sábado de por medio, con esa cena entre compañeros, con esas risas que nos pasamos, joder que bien me lo he pasado, lo he pasado de 10, por eso, como culpables que considero que soys tod@s de ello, ningun@ merece esta semana ese 10 que suelo reconocer a algún miembro del grupo cada ruta, esta semana considero que merecemos todos ese 10, creo que ha quedado mas que demostrado la amistad y el compañerismo que derrochamos, por eso somos quien somos, AyA.

    ResponderEliminar
  9. Preciosa ruta os habéis marcado.Veo por la crónica que aparte del deporte,lo disfrutasteis de lo lindo.Caminos bonitos y divertidos,y con vuestro sentido del humor que nunca falta.
    Las fotos bonitas y muy simpáticas,
    Me alegro mucho.
    Un saludo. Charo.

    ResponderEliminar
  10. Hola queridos amigos
    Acabo de leer la crónica y como siempre no queda más que felicitaros...
    El viernes me fui a entrenar a las 8:30 y me caí nada más salir de casa, ha sido muy duro tener que anular la ruta con vosotros...
    Gracias por los mensajes de ánimo y espero veros en septiembre.
    Un abrazo fuerte, en especial para Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recupérate Rafa, a ver si podemos coincidir antes de que acabe el verano.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.