miércoles, 27 de diciembre de 2017

¿Lesiones o dolores posturales?

Creo firmemente que las experiencias buenas deben ser compartidas con aquellos que aprecias y quieres


Luis Ángel Domínguez-Sol

Por eso os cuento algo que me ha ocurrido en los últimos meses y no quería dejar de exponerlo por si alguno puede beneficiarse de alguna manera.



Hace 6 meses, en concreto en junio, me hice un estudio biomecánico para mejorar la posición sobre la bici.  Durante las modificaciones que me hicieron de altura e inclinación de sillín, posición de las manetas, etc, también me realizaron un ajuste de las calas de las zapatillas. En aquella ocasión las zapatillas sobre las que se hicieron las modificaciones fueron las que utilizo para hacer spinning.



Yo, los deportes que practico son como bien sabéis, bici, tanto MTB, como spinning 3 veces por semana, karate con alto entrenamiento lunes  miércoles y viernes y esquí. Todos ellos tienen un enorme componente de rodilla para el desarrollo de cada una de las actividades.



Han ido pasando los meses, y progresivamente he notado cada vez más, mayor dolor en las rodillas, sobre todo en la derecha, que todo sea dicho de pasó  fue operada de menisco hace 5 años. Esa operación no me impidió, sino todo lo contrario, seguir con mi actividad deportiva de 7 días a la semana sin ningún tipo de descanso.


Pero las molestias en estos últimos seis meses han ido a mas, llegando a tener más que molestias sobre todo en los tiempos de descanso, es decir cuando no practicaba deporte. Es más, lo paradójico es que cuando hacía cualquiera de esas actividades y a mayor intensidad, el dolor tras los primeros diez minutos de calentamiento, desaparecía y notaba alivio en las rodillas, tanto durante el ejercicio como en las 2 ó 3 horas siguientes. La rodilla se "engrasaba" y al estar caliente dejaba de dolerme. El problema estaba tras esas 2-3 horas posteriores.



Es por este motivo por el cual mis compañeros de AlfonsoyAmigos rara vez habrán notado durante nuestras rutas nada sobre el tema, ya que en ruta el dolor desaparecía casi por completo.

No era un dolor incapacitante, pero si una especie de agujeta muy intensa que no me permitía hacer fuerza, a no ser que estuviera ya caliente la articulación. Hasta tal punto llegó la molestia, que llegué a pensar si realmente podría aguantar el resto de mi vida con esos dolores cuando no hacia deporte. Pensar que no podía levantarme sin dolor tras estar sentado, y este se minimizaba, muy poco, hasta que daba 5-6 pasos, o bien no podía salir del coche con comodidad si no era apoyándome con el hombro en la puerta. Por supuesto agacharme de rodillas o en cuclillas era absolutamente impensable.



El traumatólogo al que acudí, me comentó que podía ser una artrosis derivada de la operación y que podría paliarme los dolores con unas inyecciones de ácido hialurónico en las propias rodillas y que esas inyecciones deberían ser recurrentes una vez al año durante el resto de mi vida. Yo estaba dispuesto a ello ya que no eran perjudiciales, pero por creer que se me podrían pasar esos dolores no me inyecté en ningún momento.



Tras esa modificación en las calas que comentaba al principio empecé a hacer spinning y comprobaba que me costaba muchísimo tanto meter como sacar la cala en los pedales teniendo que hacer muchísima fuerza en cada uno de esos movimientos. Eso suponía dos esfuerzos máximos  por rodilla cada día y tres veces por semana. Sin duda estaba forzando la rodilla al meter y sacar la cala con torsiones demasiado importantes para la articulación. Tenía más dolores en la derecha seguramente por estar un poco más endeble por la propia operación comentada.



Hace dos o tres semanas comprobé que la cala en spinning me molestaba un poco al pisar, es decir en la planta del pie, posiblemente por desgaste de la suela de la propia zapatilla, y decidí adelantarla un poco para tener una pisada un poco más cómoda, tal como las tengo en mis zapatillas de MTB y que nunca modifiqué. Cuando fui a clase de ciclo comprobé inmediatamente que los pedales los podía ajustar prácticamente sin esfuerzo y sin dolor alguno tanto al meter como al liberar los pedales de las zapatillas.

¿Qué es lo que ocurría? Seguramente (o seguro) esa torsión constante de las rodillas al inicio y final de cada clase me estaba provocando algún edema o hematoma en la articulación que hacía que las rodillas me doliesen tantísimo y solo desaparecía estando engrasada la rodilla por el hecho de ejercitarla. Posiblemente la posición de la cala en la pisada también estaba incidiendo en la lesión.



Al mismo tiempo, encontré en casa unas muestras de colágeno con ácido hialurónico y magnesio, que decidí empezar a tomar justo cuando había modificado la posición de las calas.

La  conclusión a la que he llegado es que la coincidencia de ambas cosas, modificación de las calas e ingesta del colágeno, han hecho que los dolores desaparezcan definitivamente y las articulaciones hayan dejado de dolerme por completo, incluso cuando estoy en reposo.



¿Cuánto le podría dar de fiabilidad a las modificaciones de las calas?  un 65% aproximadamente o tal vez algo más. Al colágeno el resto. Y digo el resto porque también es cierto que desde que lo estoy tomando, y solo hace 15 días de ello, he notado menos dolores y molestias en las articulaciones de todo el cuerpo, castigadas por los muchos días de entrenamiento y poco descanso.

El estudio biomecánico puede ser muy beneficioso, pero ojo, creo firmemente que esas mediciones dan unos rangos los cuales deben ser  modificables en función de las sensaciones de cada uno y no tomarlas como una regla perfecta. Quien mejor conoce su cuerpo es cada uno, y es preferible ir haciendo pequeñas modificaciones si los dolores empiezan a aparecer de repente ya que en  muchas ocasiones esas molestias o lesiones pueden ser posturales.




En segundo lugar, y creo que no menos importante, llegados a ciertas edades y si además la actividad física es intensa, es bueno ayudar a las articulaciones, músculos y organismo en general con algún tipo de compuesto de colágeno o similar que mantenga y ayude a la flexibilidad de las articulaciones y eviten el mayor desgaste y deterioro de las mismas por el paso del tiempo.

Espero que este relato pueda ayudar de alguna manera a pensar que si tenéis molestias que aparecen de repente, es posible que no se trate de una lesión grave y sí que puede deberse a alguna modificación que tengáis que hacer o corregir en vuestra bici o calzado.





12 comentarios:

  1. Gracias por compartir la experiencia. A veces pasamos muchas horas encima de la bici y una posición correcta disminuye la fatiga y evita lesiones de rodilla y también de espalda, brazos, etc...
    Me gusta la foto de esquiador, juraría que esa pista es El Bosque en Formigal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ernesto. Esas horas encima de la bici hace que tengamos que poner especial atencion para no caer en lesiones duraderas.
      Seguiremos montando muchas muchas horas.

      Si, en efecto es la pista del Bosque en Formigal.

      Eliminar
  2. Creo que con tu relato y experiencia, estás encendiendo una lucecita a más de uno.
    A veces, se cometen unos errores( sin saber), como lo del calzado o la medida que cada uno debe poner el sillin, la cala etc, pueden llegar a provocar estas cosas que nos cuentas, narradas desde tu propia experiencia.
    Muchas gracias por lo consejos y me alegro que a tí, te hayan servido para mejorar tu estado físico.
    Madre mía¡¡¡¡ Te queda tiempo para dormir. jajaja.
    un saludo. CHARO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese era el animo de esta historia Charo. En mi caso he podido corregir algo para poder seguir disfrutando de todas las actividades sin dolores.
      Ademas me alegro haber encontrado donde radicaba el problema ya que si no la unica manera de mitigar el dolor era haciendo 24 horas diarias de deporte....

      Gracias pir tu cariñoso comentario, como siempre.

      Eliminar
  3. Gracias por compartir tu experiencia y en mi caso, me confirmas alguna de mi creencia.
    Creo que, en cuanto a las calas, sillin, etc... Sé debe de partir de la base ya conocida por todos, e ir, con paciencia, haciendo pequeñas correcciones. Cada cuerpo es un mundo y la mente es....

    Gracias otra vez, Luis Ángel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Angel, paciencia y no desesperar en las incomodidades que mas tatde o temprano puedes subsanar con esas pequeñas modificaciones. El que mejor se conoce es uno mismo.

      Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Muy interesante.
    Tomo nota, gracias Luis Ángel
    Fernando

    ResponderEliminar
  5. Muy buen articulo Luis Ángel, estoy de acuerdo contigo, la biomecánica es muy importante, pero cada uno somos un mundo, lo que a uno le va bien a otro no, pero aun así coincido contigo.
    Sergio Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio. Ya ves en mi caso como fue. Intenta hacer algun cambio en algun componente poco a poco para ver si esa rodilla deja de molestarte.
      Seguro que pronto puedes volver a montar con nosotros con normalidad.

      Mucho animo y un abrazo.

      Eliminar
  6. Eres un crack. Si ves que tal sabes que soy técnico en alimentos perecederos(TAP), vamos carnicero con 28 años de experiencia jajaja, si te sobra algo de rodilla se quita y para el cocido, una lipo………lo que se te ocurra, eso si, si te queda tiempo de venir y pasar por el tajo jajaja. Bonita explicación y experiencia contada. Pienso como tu y aun teniendo la biomecanica echa, también retoque cositas, eso si poco a poco, y siendo incluso milímetros.
    Un abrazo Brother.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toño ya sabes que esas piernas y rodillas nos tienen que durar muchos años para cuantas mas salidas en bici mejor. Sin limites!!
      Gracias por estar siempre ahi, ayudando en cualquier aspecto que tenga que ver con la bici, tanto fisico como mecánico.

      Lo que nos queda por delante. Lo mejor esta por llegar!!!

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.