miércoles, 8 de marzo de 2017

El Último Trayecto: Clara

Apeadero de San Rafael


Fotografía: Alfonso Fdez.

Ahí estaba ella, como antaño lo estuviese, sentada en aquel Apeadero ahora decimonónico y decadente.

S
us manos temblaban mientras sus ojos, empequeñecidos por los muchos años que ya llevaba a cuestas, se llenaban de lágrimas a golpe de recuerdos.

AlfonsoyAmigos


Aquel retrato en sepia se había convertido en su compañero de viaje. Era, para Clara, la puerta abierta hacia los recuerdos, hacia ese ayer que liviano se columpiaba llenando su párvula existencia de días inciertos, contados... por su ya longeva edad que se inclinaba al pasado porque el presente le recordaba que el futuro ya no existía, que podía truncarse en cualquier momento.


AlfonsoyAmigos


El frío aire de la sierra se incrustaba en sus ya desgastados huesos pero eso era lo que menos le asustaba. Ella, a quien temía, era a aquella dama de oscuro que con su guadaña anunciaba el final de una vida tan intensa de emociones, experiencia, recuerdos...


AlfonsoyAmigos


Un tren pasaba de largo por aquel Apeadero de San Rafael que antaño viviese sus mejores momentos de gloria, algarabía, alborozo... y sintió cómo el corazón palpitaba con más fuerza mientras su mente de nuevo viajaba al pasado, a aquellos años en que la estación estaba abierta y la cantina repleta de pasajeros que se detenían a tomar aquella leche merengada que ella servía con la mejor de sus sonrisas.

AlfonsoyAmigos

 
C
erró los ojos, asió aquel retrato contra su pecho y dejó que el ayer volviese de nuevo a su vida.

La soledad, el frío de un noviembre que anunciaba inviernos crudos, intensos... tornóse en esos instantes en primaveras y veranos en blanco y negro.


AlfonsoyAmigos


Ahí estaba ella, de mocita, sonriendo, antojándosele la vida luenga y no efímera, como lo era realmente ahora, en el ocaso de esa vida que sigilosa se columpiaba entre dos mundos: el vivido y el que restaba para partir en ese viaje con billete de ida pero sin vuelta...


AlfonsoyAmigos


El ruido del silbato del tren se confundía con el de la chiquillería que aguardaba impaciente en ese apeadero lleno de vida, ingente trasiego y... allí estaba ella en su lozanía, con aquella falda a cuadros y la más bella de sus sonrisas. Sus ojos no tenían arrugas, sus manos no temblaban, sus piernas lucían hermosas, esbeltas, ligeras...

AlfonsoyAmigos


--- Clara -le decía su hoy hipotecado e incierto- Un día fuiste joven pero el tiempo no pasa en balde para nadie. Recuerda, somos aves de paso pero con un equipaje cargado de reminiscencias que nos acompañarán hasta el postrero viaje.

No, se decía. Ahora no soy Clara, sino Clarita, aquella joven inquieta, dicharachera, sonriente y con demasiados sueños por cumplir...


AlfonsoyAmigos


El amor de juventud se detuvo de nuevo. Ahí estaba Rafael, frente a ella, sonriendo mientras sus palabras eran caricias para su alma y su mirada ese soplo de vida que se escapaba.

--- Eres tú, lo sé. No eres un sueño. Puedo sentir tu aroma, tus caricias, abrazos, besos...

AlfonsoyAmigos


Se sintió ligera, aliviada, transportada a ese oasis de magia, de sueños... del que no quería despertarse nunca para no sentir que el tiempo es humo, etéreo, quebradizo, efímero, incierto...


AlfonsoyAmigos


Empezaba a nevar y aquellos copos níveos, virginales... cubrían de blanco el asfalto y ahí, en ese banco de piedra al albur del tiempo, Clara dormía plácidamente, para la eternidad, pero con una sonrisa asomando en sus labios mientras aquel retrato en sepia se aferraba a su pecho...





11 comentarios:

  1. Muy bonito relato, es importante prestar atención al tren de la vida, porque se puede ir en cualquier instante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que el tren pasa varias veces por nuestra vida pero no siempre con los mismos pasajeros. Además, el tiempo pasa y en su trasiego se deja en el camino hasta a aquellos que hasta el postrero trayecto esperan, como Clara, al viajero.

      No, no pierdas, ni agotes tu tiempo, tu vida, por alguien que no se merece lapsos tan largos de espera infructuosa.

      Gracias, Samuel de Diego por dejar tu impronta en el relato de este blog de Alfonso. Un saludo.

      María Jesús Maricalva

      Eliminar
  2. Ese tren de la vida, el cual el mismo tiempo te provoca una lágrima y una sonrisa cuando miras al pasado. El pasado, puede doler pero es señal de que la experiencia de la vida te acompaña. Ese pasado es señal de que existe un futuro, por mucho tiempo que se lleve en el tren de la vida, y cuando ese tren quiera pararse definitivamente siempre quedará el recuerdo como máximo exponente de tu futuro.

    Precios relato, María Jesús, donde se pone de manifiesto esa nostalgia y alegría al ir en ese tren que nunca para y que siempre sigue hacia adelante.
    Además en ese tren hay que viajar con optimismo, ya que no te haces mas viejo, te haces mas sabio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tren, metáfora de la vida , nos recuerda que nuestra existencia no es eterna; sino breve, fugaz, efímera. Trenes hay muchos y con distintos pasajeros pero cuando alguien se aferra a un recuerdo, a un amor marchito, sin futuro, perdido en el tiempo, en la memoria de algunos, en este caso en la de Rafael, es absurdo, baldío el sacrificio. Atrás dejó primaveras, veranos y adentróse en otoños que anunciaban inviernos, partidas... ¿Merece la pena obcecarse por un sueño? ¿Reconforta abrazarse hasta la muerte a un recuerdo?

      La vida es breve aunque en la párvula puericia, en el despertar de la inocencia, se nos antoje tan luenga. Todo pasa, todo llega, todo fluye y todo se lo lleva el tiempo, ese que nunca perdona...

      Gracias, Luis Ángel por tu comentario y reflexión. Un abrazo.

      María Jesús Maricalva

      Eliminar
  3. Es grato empezar el miércoles con un relato como este, gracias Alfonso, por la labor y la entrega, por cuidar de todo y de tod@s y sobre todo por el carácter amplio que le otorgaste al blog desde sus inicios, como un visionario, para que tuviera una proyección grande, y en algo grande se ha convertido por un conjunto de cosas, la cuidada redacción de sus crónicas, sus fotos, sus videos, el hermanamiento que sigue promoviendo entre los que lo componen y también hacia los que quieran unirse a él, por todos los reportajes que nos incluyes y con los que nos ilustras y nos permites asomarnos a la cultura, al conocimiento, a la geografía, a la historia desde el motor que mueve el blog: la amistad. Una y otra vez gracias por el trabajo que realizas, que es ingente y silencioso, cuando además se tiene que compatibilizar con otras obligaciones que marcan el ritmo cotidiano.

    Gracias María Jesús, porque siempre nos transportas a la escena, en tus relatos, nos haces inevitable que formemos parte de ella. He podido leer muchas publicaciones tuyas y con ninguna me dejas indiferente. Gracias por mostrarnos a Clara, en esa estación como una Penélope en la estación de San Rafael, o mejor dicho el Apeadero de San Rafael, del que siempre escuché hablar a mi madre, a mis abuelos, y hasta que yo misma quise viajar un día desde Madrid y llegar hasta allí en tren para ver cómo era esa sensación aunque fuera con tintes modernos ya. Te he leído otras historias que has escrito, noveladas, por capítulos, que se desarrollan en el contexto de los trenes, el cual dominas, muy bien escritas, con gran carga histórica, y sobre todo de esa que queda en las casas y en la memoria, con apasionantes historias de vida, audaces, reflexivas, emotivas, intimistas, de intriga, de miedo como “El Fantasma de Tablada” y tantas otras.

    Y sobre todo me gustaría destacar ese amor que le tienes a esta tierra, tu tierra, nuestra tierra, San Rafael, El Espinar, La Estación, Gudillos, y alrededores a los que has dedicado reportajes, videos y fotografías cámara en mano, tanto de la sierra segoviana como de la vertiente madrileña, que hacen que podamos disfrutar mucho más esas historias enmarcadas en el carácter y en este entorno que rodea a las mismas.

    Gracias por este relato corto y por el mensaje que traslada. Una mujer, la protagonista, que se conforma con una espera que no se produce, con un tren que nunca llega o que nunca regresa, sin haber desistido a sentarse en ese apeadero tan especial para ella, donde un día creyó que ese tren volvería por ella. Valora quizás demasiado tarde, que "hay más tiempo que vida", que el tiempo pasa y no tiene la paciencia infinita para quien no aprovecha las oportunidades ni coge el tren que bien puede ser su tren. Y en esa dirección ella siguió esperando indefinidamente al tren que la devuelva a quien un buen día decidió no volver. Está claro que el que no arriesga no gana y para que el balance en las postrimerías de una vida sea el de sentirse satisfecho y feliz ha de haberse arriesgado lo suficiente para decidirse a agarrar ese tren renunciando a quedarse varado en la estación por la que no volverá a pasar...

    Enhorabuena María Jesús, precioso relato el de Clara con ese flashback que incorpora sentada en esa estación tan especial...sin poder hacer nada ya más que recordar y lamentar el tiempo marchito, incompleto, deslucido, que se le fue y el que le quede añorando otra vida que no pudo ser.

    Y con vuestro permiso, no quiero acabar este comentario sin reivindicar, por ser el día que es, como mujer: que los tiempos han cambiado, que la vida que llevamos las mujeres es muy diferente a la que llevaron las mujeres de hace varias décadas, como la de Clara, que se ha avanzado en esa mal denominada igualdad de oportunidades, pero que hay otra serie de aspectos que no han cambiado ni cambiarán, puede que se deba a que en esta “guerra de sexos” que seguimos lidiando, seguimos siendo distintos por dentro y como consecuencia pensamos, sentimos y expresamos de modo diferente. Ojalá no hubiera guerras!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aranzazu por tu enorme reciprocidad, por leerme siempre con tanto cariño, mimo, celo y comentar mis relatos, vídeos, escritos... Valoro tu tesón, constancia y, cómo no, tu cuidada prosa tanto al comentar como al escribir. Me alegra que te haya gustado y que hayas hecho la lectura que plasmas y que es la esencia, la moralina de una historia no recíproca entre Clara y Rafael sino suspendida en el aire, en el tiempo fugaz que nos recuerda que a veces las esperas no traen consigo recompensas.
      La vida, su tren, sus estaciones, pasajeros... nos recuerdan que nada es eterno sino efímero y que abrazarse a un recuerdo que duele en la distancia, en el tiempo... es eternizar la agonía hasta en las postrimerías de una vida que se agota, consume, apaga, diluye, esfuma...
      ¡¡¡Cuántas Claras, Penélopes esperarán eternamente al viajero, caminante, pasajero que se detuvo mucho antes!!!

      Moraleja: Las oportunidades si no se atrapan al vuelo, se dejan escapar o se dilatan en el espacio y el tiempo... mejor obviarlas antes de que nos atrape el invierno.

      Gracias, guapa. Un besazo y miles de gracias, también, a Alfonso por dejarnos invadir este espacio tan maravilloso donde hay cabida para todo: cultura, deporte, historia, sensaciones, reflexiones.

      Feliz 8 de marzo, amig@s.

      María Jesús Maricalva

      Eliminar
    2. Gracias, Aranzazu. A ver si esta vez no se me borra el comentario al darle a publicar. Certera tu reflexión, como siempre, acerca se esos trenes, esas esperas que se dilatan en el tiempo y en el espacio para al final no reportarnos nada y dejarnos vacíos por dentro o con el alma henchida de recuerdos y que lejos de darnos luz, nos consumen, nos roban la vida, nos quitan el aliento... Cuántas Claras y Penélopes aguardarán silentes a ese caminante, pasajero, viajero... que nunca retornará mas que en el recuerdo de quien se niega a olvidar, a pasar página mientras su vida se consume, agota, apaga... amarrada a un sueño, una ilusión, a un ayer que se perdió, desdibujó en el tiempo, con esa partida, silbato, tren... que se alejaba para detenerse en otra estación allende a la de ellas.

      El tiempo es fugaz, breve, efímero, etéreo y se debe disfrutar antes de llegar a la última estación, el invierno, ese que anuncia ocasos, partidas sin regreso.

      Gracias, de nuevo, por tu reciprocidad no solo con este relato sino con todo lo que escribo, comparto... Ahora nos toca esperar a nosotros el desenlace de María y Teresa. No tardes, please.

      Alfonso Fdez, mil gracias a ti también por dar cabida a este relato en tu maravilloso blog repleto de aventura, emoción, historia, cultura... Gran labor la tuya, amigo.

      Eliminar
  4. Magnifica tu prosa poetica,como siempre,que me hace recordar aquellos trenes con bancos de listones de madera,la vendedora de piñones y moras,medidas a cubiletes de parchis y la mejor leche merengada de mi vida.

    Emilio Mendez de Vigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emilio por estar siempre ahí, leyéndome, comentándome... Así da gusto escribir y compartir con todos vosotros.
      Un abrazo enorme, de corazón.

      Eliminar
  5. Es un relato subyugante. Han acudido a mi mente los recuerdos de adolescencia cuando estudiaba en Segovia. Aquellos lunes deprimentes en que debía tomar el tren para ir al internado. Nieve, frío, y la tristeza de abandonar mi pueblo durante cinco eternos días......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús por plasmar tus recuerdos al hilo de este relato cuyo Apeadero, en cierto modo, despierta en todos nosotros un halo de nostalgia que a veces creemos dormida, aparcada en un ayer que nunca muere mientras haya vida, memoria, recuerdos...

      Un abrazo, amigo.

      María Jesús Maricalva

      Eliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.