miércoles, 11 de marzo de 2015

Un Cuento de Alfonsoyamigos


A la ruta MTB del pasado domingo se incorporó nuestro compañero Carlos. Llevaba varios meses sin montar en bicicleta con motivo de su reciente paternidad.

Al afrontar uno de los duros repechos de la jornada, Carlos sintió que le fallaban las fuerzas y aflojó el ritmo. A los pocos segundos sintió a su lado la presencia de Juan Carlos “platón” que se había dado cuenta de la circunstancia y acudía presto a dar ánimo, ofreciéndose incluso a ayudar con algún suave empujoncito.

Alfonsoyamigos
Juan Carlos y Alfonso
Esta situación había sido muy habitual en fechas no muy lejanas, protagonizada en cada ocasión por este o aquel compañero del grupo.

Pero esta vez es diferente, Carlos pega un pequeño respingo, aprieta los riñones, se agarra más fuerte al manillar de su bicicleta y saca fuerzas de flaqueza a la vez que con la respiración entrecortada le dice a Juan Carlos: -“No gracias, no me empujes, voy a intentarlo solo”.

Alfonsoyamigos


Sorprendido con la respuesta, Juan Carlos frunce el ceño, afloja su pedalada y deja marchar a Carlos, quedándose ensimismado en sus propios pensamientos:

Esto ya no es lo que era... ya nadie me necesita... los compañeros están fuertes y afrontan lo que les pongas por delante...” “Ya no tiene sentido que me quede siempre al final del grupo”.

Alfonsoyamigos


“¡Cuántas averías habré arreglado!, ¡Cuántos pinchazos habré solucionado!... Apenas ya viene Forlán el destroza cadenas o Jorge, tan habitual de sufrir pinchazos ¡¡¡Malditas ruedas tubelizadas!!!”

Y mientras sigue rodando, nadie se percata de que una lágrima solitaria resbala por su mejilla.


Alfonsoyamigos


¡Juan!, ¡Juan!, ¡Juaaaaaaannnnnnn! ¿Es que no me oyes? – es Paco – no se lo que le ocurre a la bici pero no me entran bien los cambios...

Y vemos que Juan, nuestro querido Juan, acude presuroso en apoyo de quien le pide ayuda y sus ojos, tristes hace unos instantes, se han vuelto a iluminar.


ooOoo

Dedicado a Juan Carlos..... Un lujo de compañero y de amigo.




11 comentarios:

  1. Juan "Platón". Ese compañero que lo primero que haces tras saludar a todos a primera hora es mirar si esta para saber que ya cualquier incidencia será menor. Desprende tranquilidad y generosidad. Pero es que es mas, una vez en ruta, vayas por donde vayas y mires por donde mires, siempre esta Juan, dispuesto a cualquier eventualidad de la ruta y rápido en cualquier ayuda. Nunca falla.
    Si. Un lujo de amigo y compañero.
    Juan gracias por todos esos momentos de ayuda y esfuerzo generoso por los demás.
    Y no os preocupéis, en ruta Juan siempre esta ahí.......

    ResponderEliminar
  2. Que grande eres Juanito!
    un fuerte abrazo!

    Joss

    ResponderEliminar
  3. ¡Grande Juan "Platón"!, siempre acechando en la sombra por si alguien necesita de su ayuda...siempre vigilando la retaguardia por si alguien muestra signos de flaqueza o se extravia. Muchas veces me ayudo Juan en estos ultimos meses y me ha dado muchos buenos consejos que intento seguir: "no vayas tanto a molinillo", "reservate 2 piñones por si viene un repecho", "ponte depie de vez en cuando en cuestas para cambiar de musculatura y postura", "culo atras del sillin en las trialeras de bajada", etc... Muchos consejos que me han ayudado poco a poco a mejorar en subidas y bajadas. Consejos de sabios pues "Platón" era sabio y tambien escuchar de los que saben es de sabios y Juan desde su humildad nos ayuda y aconseja a todos. Refleja perfectament el espiritu de Aya.
    Un abrazo Juan...¡No cambies!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario va dedicado a tí, Juan, que incluso tengo el placer de conocerte personalmente.
    Con tu actitud y tu gran compañerismo demuestras ser una gran persona y un buen deportista, pues en vez de pasar de todo e ir a tu propio ritmo siempre estás pendiente de los demás.
    Yo, que leo semana tras semana todas las crónocas de este blog, raro es el día que no se te nombra por haber ayudado a uno u otro.FELICIDADES, JUAN.
    Un saludo. CHARO.

    ResponderEliminar
  5. Juan,
    Compañero todo lo dicho es merecido y felicitarte obligado Y es un honor tenerte como amigo.

    Decirte que el grupo va también y cada día mejor por tu culpa, pues no nos dejas ni charlar, casi ni comer y menos coger boletos y niscalos....

    Un abrazo, fenómeno.

    Ángel Sierra.

    ResponderEliminar
  6. Mi gran reconocimiento para el gran compañero que es Juan qué tantas veces me ha tenido que sufrir atrás.Yo yo me acuerdo de unos cuantos otros y entre ellos esta aunque no viene frecuentemente es mi amigo Jorge.Mi gran reconocimiento para todos ellos

    ResponderEliminar
  7. La labor de Juan es inigualable y digna del gran reconocimiento que tiene y se merece, creo que nadie de los habituales del grupo somos capaces de sustituir, algunos bastante tenemos con recorrer los km. sin pedir ayuda, pero ojo, alguien se a preguntado si realmente disfruta de algunas rutas?? nos hemos preguntado alguno, si se lo puede estar tomando como una obligación, cómoda para el resto del grupo ?? este va jodido, pero va Juan con el, creo y me consta que hay rutas que le gustaría disfrutar mas de ellas.
    Es una reflexión que creo que es importante, o no?? quizá me equivoque.

    ResponderEliminar
  8. Juan, mi mas cordial respeto y enhorabuena por bien hacer.

    ResponderEliminar
  9. Yo he sido uno de los agraciados en más de una ocasión de los empujones de Juan, y otras muchas veces de su compañía en la cola del grupo ayudando a mantener el ritmo o avisando que ya quedaba poco.
    ¡Qué decir de su habilidad desmontando cubiertas!, una auténtica máquina, todos cuando pinchamos sabemos que con Juan cerca el pinchazo se resuelve en un santiamén.
    Estoy con Ferluy en que muchas veces su presencia hace que otros se desentiendan de los últimos y ese esfuerzo de Juan conlleva que no disfrute como los demás de las rutas, ya que no puede apretarse como le gustaría.
    Un muy merecido homenaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En mi primera salida, estreno y debut con el grupo tuve la mala suerte de pinchar y la gran fortuna de conocer a Juan, raudo, sin dejarme ni pensar en un pis-pas estaba la cámara cambiada y la rueda montada. Acostumbrado a otras facetas mas agresivas de nuestros ámbitos sociales y laborales, me sorprendió el trato tan deferente que tuvo con un perfecto desconocido, como era yo.

    Personas como Juan, hacen grande a AyA para que ruta a ruta crezca,nos enganche y tenga asegurada su permanencia como grupo de aficionados, compañeros y amigos.

    Yo también he reflexionado interiormente sobre lo comentado por Ferluy. ¿Realmente disfruta plenamente de algunas rutas?. Me alegra cuando le veo pletórico, adelantándonos, como si quisiera tener ese momento en el que todos nos encontramos fuertes y disfrutamos realmente de este deporte.

    Simplemente, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Bravo Alfonso y bravo Juan.
    Un abrazo a ambos,
    Javier

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.