domingo, 12 de octubre de 2014

Se llama sensatez

La Casa de Campo de Madrid


Es verdad que los meteorólogos se “curan en salud” muchas veces. Cierto que algunos lugares parecen tener un micro clima diferente al resto y muchas veces se saltan las reglas...


Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos

Cuantos ciclistas aparecen a menudo en las crónicas, lamentándose de no ser tan decididos como sus compañeros y haber acabado perdiéndose una buena ruta.

Las ganas de disfrutar de la bicicleta con los amigos se nos supone a todos, pero seamos sensatos.

Todos teníamos claro que este domingo iba a ser un “día de perros”, que la lluvia iba a ser protagonista de forma generalizada y aún así, las propuestas para rutas no faltaban.



Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos



Compruebo, en otros grupos, que varios ciclistas justifican su ausencia a las 8 de la mañana, aquellos que en horas nocturnas de ayer estaban dispuestos a todo.

Aunque... tal vez sea bueno no llegar a la resignación mientras la evidencia no te obligue (frase para la posteridad).

Seguro que algunos compañeros han podido escaparse hoy domingo por las cercanías de su casa y se han librado de lluvia, pero es muy difíci acertar a priori a localizar el oasis cuando tienes que arrastrar a un grupo grande. Sería genial poder teletransportarte cada hora al lugar donde no estuviera lloviendo.


Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos


Ayer sábado fue distinto. Más de uno habrá podido aprovechar algún hueco entre chaparrón y chaparrón para pegar unas pedaladas.

Mucha suerte hemos tenido en Madrid Juan Pérez y yo. Remanso climatológico y la Casa de Campo a mano. (Coto de caza real hasta 1931).

A las 10’00 horas nos encontramos en la explanada del Lago. Yo he llegado en coche, Juan pedaleando desde su casa. Se ve que los espinariegos no lo pueden remediar y siempre les encanta hacer algún kilómetro de más.


Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos


Grupos de ciclistas y algún aficionado solitario preparan su montura para iniciar ruta. La mayoría visten de largo y van pertrechados de chubasqueros. Alguno veo con braga al cuello. ¡Por Dios, qué agobio!.

Nosotros haremos toda la ruta con culotte y maillot corto. La temperatura nos parece excelente.

Pensamos que vamos a encontrar barro en los caminos y la intención es darnos un par de vueltas por una de las rutas clásicas circulares, siguiendo la pista principal que tiene grava compactada. Pero solamente aguantaremos un par de kilómetros.



Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Puente en Arroyo Meaques - Casa de Campo de Madrid



Juan propone desvío por la izquierda, en zona de toboganes en ascenso que te pone las piernas a tono y el cuerpo con algunos grados de más. No hay barro, apenas algo de arena húmeda se pega a las cubiertas... Nada diferente de tantas y tantas salidas. Nos animamos.

Se que Juan rueda con mejor forma que yo habitualmente, pero hoy me siento bien y lo noto desde los primeros kilómetros.

¿Pista circular...? ¿Sin barro y con el ánimo que llevamos...? ¡¡A por los senderos!!



Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos


A partir de ahora alternaremos en cabeza, manteniéndonos muy juntos, como hermanos siameses, tanto que podemos hablarnos cuando el esfuerzo lo permite, pero siempre uno tras otro, por senderos single.

Él se conoce cada sendero, yo también y disfrutamos con cada esfuerzo, con cada descenso, con cada viraje divertido, aprovechando bien los cambios de piñones con antelación. No hace falta que el de delante vuelva la cabeza, el de atrás le sigue a un par de ruedas.

Hemos encontrado el equilibrio perfecto, la sinfonía armónica en el pedaleo. Un ritmo muy vivo de principio a fin, incluso en las zonas más complicadas.



Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Puente en Arroyo Meaques - Casa de Campo de Madrid


Cualquier GPS hubiera pedido la jubilación anticipada antes de volverse loco. Es difícil prever el siguiente tramo que vamos a realizar. Depende de la improvisación del compañero que va delante en ese instante y que actúa con total libertad de movimientos.

Nos hemos dejado muchos senderos por recorrer, será en próximas ocasiones, pero han sido casi tres horas en las que no se ha renunciado a poner a prueba nuestras fuerzas, nuestras piernas.

Apenas un par de paradas breves para tomar algo de líquido. En este tipo de rutas no te puedes soltar de una mano para beber sin ponerte en peligro y ninguno llevamos el camel-bak. Hubiera sido también complicado llevarse la boquilla a la boca.

Casa de Campo de Madrid - Alfonsoyamigos
Portillo de los Pinos - Casa de Campo de Madrid

Aprovecharé en la segunda ocasión que paramos para cambiarme el pañuelo de la cabeza y aplicarme mis propios consejos con la ingesta de un plátano. (Ver Plátano y ciclistas). Juan dará cuenta de una barrita energética.

La siguiente parada, la tercera, ya será para irnos directamente a tomar unas cervecitas con limón, la mía sin alcohol como ya es costumbre y comentar lo afortunados que hemos sido con esta escapada.

Después le acompañaré durante un buen trecho de su recorrido de vuelta a casa. Y sin una sola gota de lluvia.

De las veces que más me he divertido en la Casa de Campo. Gracias Juan.

Curiosidad: La Casa de Campo ocupa una extensión cinco veces superior a Central Park en New York.



ooOoo


El Castañar de El Tiemblo - Alfonsoyamigos
Ruta de El Castañar de El Tiemblo en Noviembre de 2013
Ruta de El Castañar de El Tiemblo: Quedan apenas dos semanas para que realicemos este Rutón. Es preciso conocer cuanto antes quiénes vamos a acudir para realizar la reserva del restaurante (el mismo de la ocasión anterior). Por favor, colaborad.

Podéis mandar mensaje pinchando AQUÍ.

ooOoo


El Miércoles 15 de Octubre publicamos Entrega núm. 9 de Guerra en las Cumbres. No te la pierdas.


2 comentarios:

  1. La Casa de Campo, tantas veces recorrida, nunca te deja indiferente. Desde que empecé con el bici-o, siempre ha sido una ruta recurrente.

    Ruta espontánea de dos conocedores de sus caminos y senderos que, de manera improvisada, han trazado un recorrido inédito.

    Impecable mañana e inmejorable compañía.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que hayas disfrutado en la casa de campo.
    No se si algún bicioso se habrá atrevido a salir en el Espinar porque el día amaneció bastante feo.
    Espero que el próximo fin de semana podáis disfrutar todos juntos.
    Un saludo. CHARO

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.