sábado, 25 de enero de 2014

La cantera merece una ruta

MTB en El Espinar
Después de finalizar la Ruta de la Abuela de hoy, nos dice Luis Ángel a través del WhatsApp:
Precioso paseo el de esta mañana. Con todo nublado, niebla y mucho agua y barro en los caminos, pero hemos rodado muy bien y con mucho ánimo”

Alfonsoyamigos

Javier “Galo” estaba como loco por pedalear, aunque no era el único. Desde hacía varios días, su impaciencia le había llevado a lanzar propuesta para el sábado.

Alfonsoyamigos

Es el pistoletazo de salida para algunos que están desarrollando de manera anómala los dedos pulgares de sus manos, a base de mandar mensajes de manera incontrolada. Cualquier motivo les parece bueno para mandar mensaje, aunque solo contenga una cara sonriente.

Alfonsoyamigos

Cuando nos juntemos de nuevo un grupo grande, no dejéis de echar un vistazo de soslayo a las manos de los compañeros. Podréis identificarlos con claridad.


A Galo se le complican temas personales y nos avisa a última hora del viernes de que tendremos que prescindir de su compañía y buena guía. Posiblemente no nos pueda acompañar tampoco el domingo.


Unos convalecientes y otros no, pero todos deseando dar rienda suelta a un mono enrabietado, aparecemos en El Espinar ocho amigos. Alguno viene desde Madrid.

Daniel, Ferluy, Juan, Lourdes, Luis Ángel, Paco, Quique y este portador de virus que no ha podido resistirse.

Ya se ha dicho, la niebla nos acompaña y estará presente en casi todo el recorrido. El día pugna por aclarar pero no lo consigue.
No queremos forzar la máquina, pero el propio terreno nos pondrá las cosas difíciles.

Alfonsoyamigos

Sin demora nos adentramos en la zona industrial y tomamos la Vereda de la Talanquera, tantas veces recorrida en ambos sentidos. Barro no encontramos de momento, pero realizaremos slalom intentando esquivar los numerosos charcos y lagunillas que nos encontramos. Son muchos los pequeños arroyos que atraviesan esta vereda y hoy todos llevan agua.

Alfonsoyamigos

No toca tomar la Vereda del Guijo, ya la seguiremos en otra ocasión. Se merece una ruta.
Poco más adelante, a nuestra izquierda, la Casa de El Alberche.

Alfonsoyamigos

Intentamos ir bastante agrupados, pero se nota que salvo Juan no andamos muy finos los demás. Ferluy se queja, pero se le nota fuerte.
Se escuchan los ecos de disparos de escopeta.

Alfonsoyamigos

Alcanzamos cruce con la carretera SG-500 poco más allá del km 9.  Un kilómetro más y nos introducimos en la Cerca Portillo.
Vehículos aparcados, los cazadores están a lo suyo. Mañana es el último día que les queda con permiso.

Alfonsoyamigos

Algunas puertas que deberían estar abiertas, que siempre están abiertas, ahora lucen hermosos candados.
Tendremos que dar algún pequeño rodeo para retomar el camino, pero lo abandonaremos para rodar campo a través, procurando no alejarnos de la cerca de piedra, lo más apartados de los tiros de escopeta que seguimos escuchando.

Alfonsoyamigos

Por los senderos no hubiera sido hoy fácil pedalear y sobre el pasto húmedo se complica mucho más todavía. Las ruedas se clavan en el suelo a cada rodada y salpican agua continuamente.


Con frecuencia tenemos que superar el obstáculo de vadear arroyo tras arroyo y alcanzar el alto de algunos repechos que resultan especialmente duros. Nadie se queja.
Hemos llegado a la Cañada Soriana Occidental, que tomamos tras saltar la cerca pensando que rodaremos mejor durante un tramo. Barro, agua.

Alfonsoyamigos

Hace fresco por esta zona y paramos a tomar una barrita junto a unos coches de otros cazadores que tienen los perros dentro. Tal vez por curiosidad, tal vez temiendo alguna “travesura” por nuestra parte, los dueños de los perros y coches descienden de una loma a nuestro encuentro.
Lo sentimos, no queríamos molestar, pero parece que ellos no piensan igual.

Alfonsoyamigos

Seguimos adelante, sabiendo que todavía veremos a más cazadores. Paco propone volver por donde hemos llegado, pero es que no conoce la zona. Quiere alejarse de posible peligro y de algún tiro perdido.
Iremos ahora más agrupados que antes y procurando no hacer demasiado ruido.
Nos encontraremos a Quique, el padre de Sergio Carboneras, con la escopeta bajo el brazo. Pararemos gustosos y cruzaremos saludos.

Alfonsoyamigos

Intento rodar ya hacia El Espinar, pero hay compañeros que aún no han visto la cantera de Navalvillar y me lo hacen notar. Galo también quería haberles llevado a verla.
La verdad es que aparece de la nada y llama la atención a todo el que se acerca a verla.

AlfonsoyamigosDespués, ya no hay pérdida, descender hasta la carretera y abandonarla para pasar junto a la Ermita de San Isidro antes de llegar de nuevo a El Espinar.
Jorge me avisa que tampoco nos acompañará mañana, está con bronquitis. ¿Cuantas bajas llevamos?

Mañana veremos quién logra aparecer.


Y no os olvidéis de dejar un MENSAJE si queréis participar en el sorteo de unas guantes. Tenéis hasta el martes.

7 comentarios:

  1. MADRE MÍA QUÉ ENVIDIA!!!
    Chicos qué ganas tengo de recuperarme para volver a disfrutar de esta compañá, rutas, risas, pedaleo....
    el lunes empiezo rehabilitación, tengo q fortalecer y recuperar parte de mi musculatura, pero en cuanto que me den libertad, ahí estaré. No quiero ponerme una fecha, así no será tan duro, pero voy a ser buena y a obedecer para incorporarme cuanto antes a la vida deportiva.
    Muchos besoso amigos
    Belén

    ResponderEliminar
  2. Lo de las puertas cerradas es de escandalo. Pretenden evitar el furtiveo de robles , me explico. Si esto se hiciera con vigilancia podria pasar por esa puerta un ciclista, caballista, paseante, ,cazador, fotografo quien sea! Pero este ayuntamiento funciona asi : se sacan las vacas de la finca pues cierro asi no se llevan los robles pero el problema esta en que ya se han llevado los robles (algunos de ellos vuelven cargados cuando van a cuidar sus vacas en la cerca del portillo y la dehesa) MAS VIGILANCIA Y MENOS CANDADOS un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  3. Por lo que veo la ruta ha estado un poco complicada y con obstaculos, entre la niebla, los candados y algun tiro que otro teniais que ir mas pendientes de esas cosas que disfrutar del recorrido, pero al final se ha conseguido.
    Alfonso, han podido mas las ganas de montar que terminar de curarte, espero estes mejor.
    Gracioso montaje¡¡. Un saludo. CHARO.

    ResponderEliminar
  4. Joder, cuanta gente buena y buenísima junta.
    No he podido acompañaros, un fuerte abrazo, y una ruta divertida.
    bsts
    jb

    ResponderEliminar
  5. No soy habitual de la abuela, pero me ha podido el ansia, y despues de estar toda la semana muy fastidiado con la gripe, no he podido mas y ahi me he presentado, con grandes compañeros, en otros momentos la ruta no es nada exigente, pero en las condiciones fisicas que algunos nos encontramos y las malas condiciones del terreno, seguro que mañana lo pagamos, pero como dice el refran, sarna con gusto no pica.

    ResponderEliminar
  6. Que felicidad, Alfonso, que se nos ve en nuestras salidas; nos olvidamos de todo por unos momentos, y eso es de agradecer; por un momento había pensado que lo de la cantera era gente nueva y joven que empezabanm ya a acompañaros, hasta que me he dado de que se trataba de una cantera de piedras; jajaja; que más da; lo pasáis genial y nosotros nos alegramos; un fuerte abrazo, Alfonso.

    ResponderEliminar
  7. Increible ruta y cantera que desconocía o solo conocía en fotos.
    La compañía, inigualable como de costumbre.
    Estando fuera de forma completamente, se me ha hecho un paseillo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.