jueves, 7 de noviembre de 2013

Ruta de la Abuela ¿y el Lobo?

* Lo lamento, no se ve bien a través de dispositivos móviles.


Había una vez un ciclista muy aventurero. Recientemente había adquirido un maillot rojo, y un casco del mismo color. Se le conocía como Caperucito Rojo.
Un día, decidió hacer una ruta en bicicleta enseñada por su abuela, a tal ritmo que le permitiera escuchar el sonido de los arroyos y el cantar de los pájaros.

De repente vio al lobo, que parecía enorme delante de él.
- ¿A dónde vas, ciclista de casco rojo?- le preguntó el lobo con su voz ronca.
- A hacer la Ruta de la Abuela, hoy es sábado, le dijo Caperucito.
- Umm- pensó el lobo para sí, dándose media vuelta.
Caperucito empezó a dar pedales y se entretuvo haciendo fotos de algunas fuentes. - El lobo se ha ido -pensó- no tengo nada que temer, hoy realizaré una ruta suavecita.
Otoño en San Rafael
Otoño en San Rafael
Pero el lobo regresó y devoró a la abuelita, imponiéndola su frenético ritmo. Se puso el gorro rosa de la desdichada y se escondió entre los árboles. 
Caperucito Rojo rodaba muy tranquilo, sin prisas y sin realizar grandes esfuerzos, como le gustaba. Estaba en la Ruta de la Abuela, así que nada le hizo pensar que fuera a ser de otra forma.
Otoño en San Rafael
Otoño en San Rafael

Cuando vio al Lobo disfrazado, preguntó:
- Abuelita, abuelita, ¡qué ruedas más grandes tienes!
- Son de 29”, para rodar mejor y más tranquila- dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.
- Abuelita, abuelita, ¡qué amortiguador más grande tienes!
- Es para rodar mejor y más suave- siguió diciendo el lobo.
- Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes y sólo dos platos!
Otoño en San Rafael
Otoño en San Rafael

- Son para...¡comerte mejoooor!- y diciendo esto, el lobo malvado comenzó a dar a los pedales como loco y adelantó a Caperucito en un suspiro, lo mismo que había hecho con la abuelita, arrastrándole cuesta arriba una y otra vez y por los peores senderos
Caperucito sufrió aquel día un gran susto y llegó a casa muy, pero que muy cansado.
MORALEJA: No te fíes ni de las rutas de tu abuela, podría estar detrás el lobo.
FIN
Mañana se publicarán las propuestas para este fin de semana, incluida la Ruta de la Abuela

9 comentarios:

  1. Jajajaja cuanta razón tienes Alfonso!!! eres un auténtico crack!!! jajaja ese cuento para contarle a nuestros pequeños!! jajajaja y es que de un biker como tú no se espera otra cosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi seguro que sí!! espero no me pillen los lobos, que ando muy abuela últimamente... jajaja

      Eliminar
  2. Preciosas fotos otoñales. La mejor época seguro para pasear.
    Saludos.
    Damián de Segovia

    ResponderEliminar
  3. Imaginacion arroyadora¡¡¡¡¡ ¿De donde sacas tantas ideas?, es genial el cuento, me he divertido muchisimo al leerlo. Un saludo. CHARO

    ResponderEliminar
  4. Juas me parto.... ha quedado genial la nueva versión MTB del tradicional cuento de Caperucita Roja.

    Las ruedas de 29, el amortiguador y los dos platos con dientes jaja genial!!!!

    ResponderEliminar
  5. Jooo!!! que susto es para pensarselo,el salir por esos bosques........
    con tanto lobo suelto.
    Por si acaso saldre con el hacha y mucho ojito.
    Forlan

    ResponderEliminar
  6. Moraleja, los de 26 con tres platos y dientes desgastados nos vamos por nuestra cuenta, y los de 29 a sufrir como lobos.

    Un abrazo,
    Javi B

    ResponderEliminar
  7. RUEDA INTELIGENTE COPENHAGEN WHWEEL
    Si veis esta entrada en google os daréis cuenta que la ruda de 29 no es imbatible.
    Putada para "Mr. Lobo"
    Ja, ja...
    Besetes
    Javi B

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.