sábado, 10 de septiembre de 2011

Cabeza Reina - Puesta de sol

Será la última vez que podamos salir por la tarde entre semana.

Este jueves, Fernando me acompaña a rodar, pero sin establecer una ruta fija.

Nuestro amigo Nacho
Iniciaremos camino por detrás de Iberpistas pero, a partir de ahí, nos dejaremos llevar por la intención de seguir pequeños senderos apenas marcados.

Este atrevimiento nos llevará a tener que afrontar algunos repechos bastante duros que hacía tiempo que no recorríamos y esquivar zonas muy sucias de ramas, arbustos y algún árbol derribado.

Apareceremos junto al camino que conduce al Arcipreste, pero desistiremos de subir.

En descenso hacia la puerta de Campanillas, Fernando propone subir a Cabeza Reina (como farol de tahúr), pero allá que vamos finalmente sin abrir la boca.
Desde el refugio

La tarde va cayendo, los días duran menos y el tono del paisaje irá cambiando rápidamente.

En la cumbre, encontraremos a Nacho, fiel guardián y amigo, que durante estos meses cuida de la seguridad de todos, avisando de cualquier atisbo de humo. Labor solitaria, dura y poco reconocida.

Mantendremos una amena charla y nos mostrará un refugio de guerra, que actualmente se encuentra bastante destruido, pero desde el que se puede divisar cualquier movimiento por carretera o monte.

Las fotos no reflejan con claridad lo que vemos, incluso algunas marcas en la roca, donde se distingue algo parecido a “alerta camarada”.

Volveremos a casa bajando rápidos hacia la estación de tren.

Desde aquí y tras una estupenda salida, nuestro saludo y nuestro sincero reconocimiento a Nacho y a su labor.

¿Qué miras, Fernando?














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.