domingo, 6 de junio de 2010

Ruta improvisada


Como en otras muchas ocasiones, salgo a rodar con Fernando sin tener una idea fija. Jorge tiene otros compromisos. Improvisamos la ruta en base a nuestras primeras sensaciones y, en esta ocasión, no son nada malas. Tenemos algún grado menos que ayer y se agradece. Comenzamos por la subida de Iberpistas, que hemos dado en llamar "alfonsina" y que hacía tiempo que no ascendíamos. Resulta de lo más agradable rodar a la sombra y con aire suave. Variante paralela a la pista hacia el "pilón" y sin que Fernando me ponga reparos, ascendemos por cuesta dura para llegar a alcanzar el arrastradero que parte de la puerta de Campanillas. Accedemos a la pista de la Garganta y subida a buena marcha. Fernando recomienda abandonar la subida clásica y al alcanzar el arbol en "V" lo hacemos descendiendo por arrastradero, primero hacia los "acebos" y después hacia las proximidades del Puente Negro. Mi buena orientación nos permite tomar el camino correcto en dos ocasiones, a pesar de que las pistas no están cuidadas y sí bastante sucias; muchas ramas sueltas victimas de un invierno muy duro y follaje muy desarrollado por los altos niveles de lluvia. (Nota: Intentarlo en subida en las actuales condiciones). Tomamos rumbo hacia la puerta de Campanillas, desde el Puente Negro, abandonando nuevamente la pista principal y cogiendo la variante de la derecha, por la que habitualmente descendemos. Fernando ya me conoce y no rechista, solamente sonríe y tira para arriba (algún murmullo entre dientes). Para volver, lo hacemos por el camino que le encanta a Fernando... rumbo hacia la encrucijada de Cabeza Reina, descendemos por arrastradero y enlazamos con el camino paralelo a la vía del tren hacia la Estación. Por cierto, han arreglado el apeadero, pero han dejado el andén más alto y resulta más complicado cruzar las vías. En "Las Farolas" nos acogen como siempre con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.