sábado, 12 de junio de 2010

Collado Mediano - El Calvario

Como si me leyera el pensamiento, Jorge me propone salir de Collado Mediano y subir hacia el Puerto de Navacerrada, pero sin tocar nada de carretera en el ascenso.

A las 9 de la mañana ya estamos los dos preparados para la marcha. El ambiente es fresco y húmedo. No da tiempo a calentar, a los tres minutos del inicio, ya estamos atacando las primeras rampas duras para llegar a atravesar la “Sierra del Castillo” y dejando a la derecha (no sé si llegamos a subirlo) el “Cerro de la Cobañera”. 

Caminos que nos obligan a ir sorteando los numerosos charcos y lagunillas que nos vamos encontrando. Después de atravesar urbanización de chalets, giramos a la izquierda para seguir subiendo hacia el Cerro de los Agregados. Hemos dejado abajo, a la derecha, el Embalse de Navacerrada. No sabemos el desnivel de la subida, pero damos fe de que es duro. (¡Creo que me he traído mucha ropa!). Dejamos a la izquierda la Ermita de San Antonio (se ve de reciente construcción, o está muy rehabilitada) y, poco más adelante, a la derecha, fuente en los “Altos del Guijo”. Descenso largo sin complicaciones, que me hace pensar que hemos subido “pa na”. Cruzar carretera y ya estamos en la senda principal, por “El Pinarcillo”. Realizamos un par de fotos, teniendo a la vista el Embalse de Navalmedio, que debe ser el único que no está lleno a estas alturas. Al rato, Jorge pincha la rueda delantera, que cambiamos en pocos minutos. A toda la subida damos en llamarla “El Calvario”, pero realmente se trata del “Regato del Puerto”, que discurre por el “Collado de los Emburraderos”. Después de dos duras subidas, y de atravesar arroyo, giro a la derecha y saludamos al árbol encadenado (1840 – 1924). Todavía nos queda otro fuerte repecho antes de giro a la izquierda y pequeño alivio.

Subimos a marcha lenta, pero después de unos cientos de metros, ni esa marcha es suficiente. Hay que subir aún más lento y con el esfuerzo adicional de sortear y superar las piedras que siembran todo el camino. Todos nos acordamos de haber realizado esta subida con anterioridad y de su extrema dureza, pero siempre tienes la esperanza
de que tu forma física haya mejorado o de que, algún alma caritativa, se haya entretenido en quitar piedras en los últimos días. Lamentablemente no es así y solamente algunos elegidos llegan al final sin poner pié en tierra. Ayer no paró de llover y hoy cae chirimiri continuo. El recorrido está especialmente difícil, pero Jorge, en su línea, supera la prueba.


Sin llegar a alcanzar la estación de Navacerrada, decidimos emprender el regreso por el mismo camino. (El descenso tampoco es sencillo). Tomamos desviación a izquierdas, para salir cerca de la Estación Biogeológica y la Fonda Real a tomar carretera con numerosas curvas en descenso. Nos ceñimos a la derecha para permitir el paso de coches que nos adelantan con precaución. Nuevo pinchazo de Jorge, esta vez la rueda delantera. Además, la llanta le sigue dando problemas. Parada obligatoria y nuevo cambio de cámara. Llegando a Collado Mediano, Jorge me lleva a saludar a otro conocido suyo hostelero, que nos recibe con saludos, botellines y alguna gratificante ración.


Finalmente, 33 kms., en dos horas y media de marcha.
¿Que más se puede pedir?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar vuestros mensajes.
Son importantes para nosotros.